martes 22 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Cae otro paramilitar vinculado con la masacre del 16 de mayo

En las últimas horas un fiscal especializado de la Unidad de Derechos Humanos dictó medida de aseguramiento contra Joaquín Morales, alias ‘Danilo’, señalado por su presunta participación en la masacre del 16 de mayo de 1998 en Barrancabermeja, donde fueron asesinadas 32 personas.

De acuerdo con la Fiscalía General de la Nación, alias ‘Danilo’ habría integrado las filas de las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar, al mando de Guillermo Cristancho Acosta, de 35 años, conocido con el alias de ‘Camilo Morantes’.

‘Danilo’, asegura la Fiscalía, sería uno de los paramilitares que participó en la masacre perpetrada en el barrio El Campín, en Barrancabermeja, donde irrumpió un comando armado y acribilló a siete personas y secuestró a otras 25 que posteriormente fueron asesinadas.

Tras ser presentado en indagatoria, el fiscal que adelanta el caso dictó contra alias ‘Danilo’ medida de aseguramiento sin beneficio de excarcelación por el delito de homicidio múltiple.

‘Danilo’ fue recluido en la Cárcel La Picota de la capital de la República, donde permanecerá mientras avanza la investigación.

Con alias ‘Danilo’ ya son ocho los ex integrantes de las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar que han sido capturados como presuntos responsables de la masare del 16 de mayo. (Ver recuadros)


La masacre

El 16 de mayo de 1998 un comando armado de las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar irrumpió en el barrio El Campín y secuestró a 25 personas bajo la premisa de ser auxiliadores de la guerrilla. Antes de salir del sector los paramilitares acribillaron a otras siete personas.

Meses después se conoció que las 25 personas que fueron secuestradas habían sido asesinadas y enterradas en fosas comunes en zona rural del municipio de Sabana de Torres, Santander.

Los familiares de las víctimas de la masacre del 16 de mayo de 1998 acudieron en marzo de 2002 a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que a su vez pasó el proceso a la Corte Interamericana de DDHH de la OEA.

La investigación de las autoridades señala que la masacre fue ordenada por el máximo jefe de las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar, Guillermo Cristancho Acosta, de 35 años, conocido con el alias de ‘Camilo Morantes’, quien para la fecha tenía 400 hombres armados a su mando.

El 11 de noviembre de 1999, año y medio después de la masacre del Puerto Petrolero, ‘Camilo Morantes’ fue asesinado por orden del entonces jefe máximo de las Autodefensas Unidas de Colombia, Auc, Carlos Castaño.


‘El Panadero’

Mario Jaimes Peña, alias ‘Panadero’, comandó la desaparición y muerte de 32 personas la tarde del 16 de mayo de 1998 en un populoso sector de Barrancabermeja. ‘Panadero’ señaló que la masacre fue ordenada por ‘Camilo Morantes’. ‘Panadero’ fue miliciano de las Fuerzas armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, hasta 1993. Tres años más tarde se enfiló en las Autodefensas Unidas de Santander y sur de Cesar. ‘Panadero’ confesó su participación en la masacre por lo que fue condenado a 40 años de prisión. Actualmente se encuentra recluido en la penitenciaria de mediana seguridad de Palogordo, en Girón.


‘Sandy’, ‘Freddy’ y ‘Maicol’

Las autoridades aseguran que estas tres personas fueron las encargadas de señalar a las víctimas de la masacre para montarlas en un camión. ‘Sandy’ fue capturado en las últimas horas por el DAS en un barrio de Barrancabermeja. Por su parte ‘Freddy’ fue ajusticiado por  su comandante, ‘Camilo Morantes’ por haber señalado a personas inocentes que él dijo eran guerrilleros. ‘Maicol’ también fue ajusticiado por ‘Morantes’ quien lo acusó de cometer excesos contra la población de San Rafael de Lebrija.

 

‘Chicalá’

Hermes Anaya Gutiérrez, alias ‘Chicalᒠo ‘Júnior’, desmovilizado del Bloque Norte, fue el encargado, por orden de su comandante ‘Camilo Morantes’ de cavar las fosas en las que serían enterrados las víctimas de la masacre. No obstante en mayo de 2008 acompañado por un Fiscal de exhumaciones de la Unidad de Justicia y Paz recorrió una vasta zona en área rural de municipio de Sabana de Torres, Santander, donde él mismo cavó las fosas, pero no encontraron nada.


‘Macarrón’

Era jefe del frente que perpetró la masacre. Alias ‘Picúa’ aseguró en declaraciones entregadas a la Fiscalía que ‘Macarrón’ fue quien le ordenó que cavara cuatro tumbas en zona rural del municipio de Sabana de Torres, Santander, donde enterraron a parte de las víctimas de la masacre. En otra parte de la declaración, ‘Picúa’ señaló que ‘Macarrón’ asesinó con tiros de gracia a otros de los secuestrados el 16 de mayo de 1998 en Barrancabermeja. ‘Macarrón’ según las autoridades fue asesinado poco después de la masacre.


‘Picúa’

El 20 de marzo de este año, alias ‘Picúa’, desmovilizado de las Autodefensas Unidas de Colombia, Auc, confesó en versión libre ante la Fiscalía 51 Delegada ante el tribunal de Justicia y Paz de Bucaramanga, su participación en la masacre. ‘Picúa’ es el primer y único testimonio que a la fecha tienen las autoridades sobre cómo fueron asesinadas seis de las víctimas. En su versión ‘Picúa’ aseguró que varias de las víctimas fueron asesinadas con tiros de gracia y otros a machete. ‘Picúa’ permanece privado de la libertad en la Cárcel Modelo de Bucaramanga.


‘Cuca’

Las autoridades aseguraron que alias ‘Cuca’ integró por varios años las Autodefensas Unidas de Santander y sur del Cesar, Ausac. El DAS aseguró que él fue la persona que manejó el camión en el que se llevaron a las víctimas de la masacre. ‘Cuca’, asegura el DAS, era uno de los hombres de confianza de ‘Camilo Morantes’. Él fue capturado el pasado 8 de septiembre en el barrio El Centro, ubicado en el corregimiento de San Rafael, por los delitos de homicidio agravado y desaparición forzada y agravada.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad