jueves 08 de enero de 2009 - 10:00 AM

Chagas causó la muerte de otro funcionario del aeropuerto Palonegro

Casi un mes después de la muerte de su compañero de trabajo Armando Moreno Contreras, de 23 años, por síntomas que serían similares, falleció el pasado martes en la noche Julio César Reyes Castillo, de 22 años.

Los casos tienen relación, dado que los jóvenes trabajaban en el área de recibo y chequeo de equipaje del aeropuerto Palonegro, de Lebrija, y en noviembre pasado enfermaran tras manipular un equipaje, según la versión de los familiares.

Las familias de los afectados cuentan que Armando y Julio César, junto con otro compañero, abrieron por orden de un superior un tarro de color rojo, que llegó a última hora al vuelo, y que según lo indicado tendría muestras de semen equino.

'Ellos lo abrieron y de ahí salió un vapor, que los tres sin querer aspiraron. En ese momento no pasó nada, pero con el paso de los días empezaron a enfermar', indicó un familiar.

Armando Contreras murió el pasado 7 de diciembre, después de experimentar adormecimiento en el cuerpo, dolor e hinchazón en la cara y fatiga.

Su caso fue estudiado por el Instituto Nacional de Salud, que tras realizar trabajos de campo y practicar pruebas, emitió un parte médico el pasado 11 de diciembre, en el que indica que la causa de muerte de Contreras fue la Enfermedad de Chagas.

Ese día la Secretaría de Salud de Santander afirmó que los casos de los otros dos jóvenes eran estudiados, pero que podría tratarse del mismo mal.

‘La hipótesis es absurda’


Tras la muerte de su hijo Julio César, Carlos Reyes consideró que la hipótesis planteada por las autoridades es absurda, entre otras, porque su hijo recibió medicina para tratar el mal de Chagas y no presentó mejoría.

Según el padre, Julio César permaneció hospitalizado hasta el pasado 13 de diciembre y cuando fue dado de alta, empezó a recibir controles médicos y una medicina que las autoridades de salud le enviaban desde Bogotá.

'Incluso vinieron a hacer inspecciones a la casa. Preguntábamos que qué era lo que pasaba y por qué nosotros no estábamos contagiados, pero nunca nos respondían nada', comentó.

Según le manifestaron en la clínica, Julio César Reyes falleció después de presentar fallas en el estómago, corazón, hígado y los pulmones.

Al cierre de esta edición, Luis Ernesto García, secretario de salud departamental, indicó que Julio César Reyes había sido diagnosticado con la Enfermedad de Chagas y recibía tratamiento supervisado por el Ministerio de la Protección Social, el Instituto Nacional de Salud y la Secretaría de Salud de Santander.

La autoridad de salud informó que continuará con las investigaciones de los casos, para controlar la enfermedad y proporcionar los tratamientos a tiempo.

Secretaría: 'Fue por mal de chagas'

Ayer la Secretaría de Salud Departamental convocó a un comité técnico y científico y dio declaraciones y explicaciones sobre la muerte de Julio César Reyes. 'La causa fue una cardiopatía chagásica, que es un daño del músculo cardíaco por una infestación del Trypanosoma cruzi, que es el causante de la Enfermedad de Chagas', indicó Luis Ernesto García, secretario de salud de Santander.

El funcionario explicó que después de los respectivos estudios, se encontró que los tres jóvenes, trabajadores del Aeropuerto Palonegro, dos de ellos ya fallecieron, tenían la Enfermedad de Chagas.

No obstante, aclaró que el Aeropuerto de Palonegro no tiene nada que ver con los hechos, ya que el Instituto Nacional de Salud tomó 81 muestras allí y los resultados fueron negativos. De las otras 52 pruebas que practicaron en el área rural y urbana del ámbito familiar y la comunidad de los tres jóvenes, nueve resultaron positivas. Es decir, los tres jóvenes y otras seis personas más tienen el mal. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad