jueves 09 de enero de 2020 - 12:00 AM

Comerciante sobrevivió a un grave accidente en la vía Curos - Málaga

A una intervención divina, William Bautista Jaimes, de 42 años de edad, atribuye el hecho de estar hoy contando el cuento tras haber rodado 120 metros por un abismo en la vía Curos - Málaga, en Santander.
Escuchar este artículo

Pese a que su camioneta Toyota Hilux, de color blanco y de placas EJC-719, quedó destruida, a William tan solo se le fracturaron dos huesos de su mano derecha. De resto todo bien, “pa’ lo tremendo que fue ese golpe”.

Este comerciante llegó el pasado martes desde muy temprano a la Central de Abastos de Bucaramanga a comprar frutas y verduras con el fin de surtir un negocio de su propiedad en el municipio de San Andrés, provincia de García Rovira.

Una vez hizo el mercado y cargó todo en la camioneta, emprendió el tormentoso viaje por la polvorienta vía Curos - Málaga.

Apenas iba por el kilómetro 88+913 metros de este corredor vial, en jurisdicción de Santa Bárbara, cuando, según él, sufrió un ‘microsueño’. Eran aproximadamente las 12:30 del mediodía.

“Me cogió, me agarró el sueño y en un momentico me dormí... Ahí no supe más, cuando volví a despertar ya estaba dando botes por el abismo, sentía un vacío muy grande”, relató a Vanguardia William.

En una de las tantas volteretas que dio la Toyota Hilux, el conductor dice que salió expulsado y quedó inconsciente, en medio de la maleza.

Le puede interesar: Adulta mayor murió tras rodar 100 metros por un abismo

“Estuve inconsciente un tiempo, no sé cuánto pasó... Yo me preguntaba ¿En dónde estoy?. Como pude, con una mano fracturada, empecé a subir por todo el camino, duré dos horas bregando, hasta que llegué a la vía”, agregó el comerciante.

A eso de las 2:30 de la tarde, Bautista Jaimes se encontró con un viajero y le contó todo el drama vivido en el siniestro vial.

“Al principio no me creían que me había accidentado, decían que yo estaba bien para haberme ido por un barranco. Ya luego vieron cómo quedó la camioneta y decían que era un milagro”, afirmó William, quien enseguida fue llevado al hospital de Santa Bárbara.

De allí fue remitido a la Clínica La Merced en la capital santandereana, a donde fue por la lesión que sufrió en la mano derecha. Ayer ya había sido dado de alta.

“El próximo lunes me operan, de resto no tengo nada más. Bendito sea mi Dios”, dijo con alegría este hombre oriundo de San Andrés, Santander.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad