miércoles 22 de marzo de 2017 - 12:01 AM

Comunidad de Santander protestó por asesinato de mujer y su pequeño hijo

La mujer fue degollada. Los homicidas habrían arrojado al pequeño a un río. En el municipio de Sucre, Santander, los habitantes están consternados por el vil asesinato de Irene Pérez Ruiz, de 24 años, y su hijo de tan solo 4 años.
Escuchar este artículo

Luego de haber sido encontrado el cuerpo de Irene Pérez Ruiz, de 24 años, quien fue violada y decapitada en cercanías a la vereda Mata de Guadua del municipio de Sucre, Santander, el hijo de la víctima, un menor de cuatro años, fue hallado el pasado martes en estado descomposición en una playa del río Minero Carare.

“Hoy (ayer) la comunidad salió hacer la búsqueda sobre toda la ribera del río, como a 20 minutos de donde se halló a la mamá; en una playa, encontrarnos el esqueleto”, aseguró Isabel Cristina Serna Rentería, representante legal de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare.

La comunidad del corregimiento La India, cercano a la vereda donde sucedieron los hechos, salió ayer a marchar para rechazar el acto de barbarie y a pedir celeridad en el proceso, para que se esclarezca la situación y se dé con el paradero de los responsables. Mientras tanto, el Gobernadorde Santander  Didier Tavera ofreció una recompensa de 5 millones de pesos para quien dé información sobre los homicidas.

Los homicidios

El pasado martes en la mañana fue hallado el cuerpo sin vida del niño Juan Diego Franco Pérez, de 4 años de edad, hijo de Irene Pérez Ruiz, quien fue decapitada. Se presume que la mujer fue violada.

"Fue encontrado en una playa del río Carare, en la vereda Mata de Guadua, del municipio de Sucre", confirmó Isabel Cristina Serna, líder de la ATCC, a Ecolecuá.

Agregó que al parecer el menor fue arrojado al río Carare por el homicida u homicidas de su madre, hecho que habrían ocurrido, al parecer, el miércoles pasado cuando Irene se quedó sola su hijo de 4  en su casa ubicada en la vereda Mata de Guadua

Isabel Cristina Serna Rentería, representante legal de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare, afirmó que la mujer fue decapitada y tirada a las aguas.

“Lo que sabemos es que ella estaba el día miércoles (15 de marzo) sola en su casa, con el niño, cuando alguien llegó y la sacó de allí. Al parecer, la decapitó cerca una quebrada y echó allí su cuerpo”, sostuvo Serna Rentería.

Cabe destacar que el esposo, Arfilio Franco, se encontraba con el hijo menor de 2 años en Bucaramanga, cumpliendo una cita médica. Al llegar a casa, el mayor que se encontraba en el colegio le dijo que no estaba ni su mamá, ni su hermanito, por lo que de inmediato iniciaron el plan de búsqueda.

“El domingo como a eso de las siete u ocho de la mañana encontramos el cuerpo sin vida de Irene, estaba a unos 10 minutos de la casa, en la misma parcela. El niño no aparece ni vivo ni muerto”, acotó la líder campesina.

Lo más extraño para la comunidad de la vereda Mata de Guadua es que jamás escucharon que ella tuviera amenazas. Tras revolcar toda la casa, sus familiares se dieron cuenta que el o los responsables se le llevaron el celular y la billetera donde guardaba sus documentos personales.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad