sábado 14 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Confirman ajustes de cuentas en los últimos crímenes de la ciudad

Aunque son pocas las pistas respecto a los móviles del homicidio ocurrido el jueves en el sector de Chimitá, ayer el Comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga confirmó la hipótesis hecha por esta redacción, la cual señala que los últimos homicidios ocurridos en el área obedecen a retaliaciones entre bandas criminales.

'Estos hechos están relacionados con ajustes de cuentas entre integrantes de bandas criminales que delinquen en otras partes del país y que han sido asesinados en el área metropolitana. Sobre estos casos ya estamos adelantando las investigaciones', señaló el general Orlando Pineda Gómez, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Mientras tanto en la morgue de Medicina Legal de Bucaramanga permanece el cadáver del hombre asesinado de dos disparos en la cabeza el jueves a las 6:30 de la mañana en la vía que del Café Madrid conduce a Chimitá, quien se convirtió en la octava víctima del mes acribillada por sicarios.

Aunque en principio las autoridades identificaron a la víctima como John Sebastián Rangel Velásquez, de 26 años, ayer se conoció que la cédula encontrada en las pertenencias del occiso es falsa, ya que no aparece en la base de datos de la Registraduría Nacional.

Las autoridades siguen a la espera de que algún familiar del occiso se acerque a la Medicina Legal a reclamar el cuerpo de la víctima para encaminar la investigación del crimen.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad