lunes 22 de abril de 2019 - 12:00 AM

Detalles del sicariato de un comerciante en Cabecera, Bucaramanga

Edwin Javier Guarín Abril ingresaba a un restaurante cuando fue baleado por cuatro sicarios que se desplazaban en motos. Familiares de la víctima manifestaron a la Policía que no conocían de amenazas de muerte.

Tendido a las afueras de un restaurante en la carrera 35A con calle 54 del sector de Cabecera, Bucaramanga, quedó el cuerpo sin vida de Edwin Javier Guarín Abril, de 48 años de edad, tras ser víctima de un ataque a bala perpetrado por cuatro sicarios, ayer sobre el mediodía.

La víctima, según información suministrada por las autoridades, se desempeñaba como comerciante de automóviles en Cartagena, Bolívar, pero hace unos pocos meses, por motivos personales que son investigados, había tomado la decisión de radicarse en la capital santandereana con su familia.

Por estos días, Guarín Abril en compañía de su esposa e hijo se encontraba pasando la Semana Santa en Bogotá, ciudad de donde este era oriundo.

Ayer en la mañana, luego de las vacaciones, la familia regresó en un vuelo al Aeropuerto Internacional de Palonegro, en Lebrija.

Le puede interesar: Hombre fue asesinado a las afueras de un restaurante en Cabecera

Allí, una fuente policial reveló a esta redacción que en el parqueadero de la terminal aérea el comerciante tenía aparcada una camioneta Toyota Prado VX blindada, de placas FOT-985. Padre, madre e hijo abordaron el vehículo de alta gama y se dirigieron al barrio Cabecera del Llano, sector en donde residían.

El asesinato

Los testigos del crimen aseguran que sobre las 11:36 de la mañana, la familia llegó en la camioneta blindada a la carrera 35A con calle 54 con el fin de almorzar en un restaurante de la zona.

Madre e hijo se adelantaron e ingresaron al establecimiento, mientras que el comerciante se quedó atrás.

Justo cuando Edwin Javier descendió del vehículo y procedía a entrar al restaurante, fue interceptado por cuatro sujetos armados que se movilizaban en dos motocicleta (una Yamaha BWS blanca y una Yamaha Libero negra).

La víctima, al observar a estos individuos que portaban chaquetas negras, intentó huir; sin embargo, sólo alcanzó a dar unos pasos antes de que sus verdugos accionaran las armas.

Lea también: Viajarían a Colombia familiares de chilena desaparecida

Fueron en total nueve los impactos de bala que recibió Edwin Javier en su humanidad. Nada pudo hacer su esposa que afanosamente salió en su auxilio y trató de levantarlo, al tiempo que pedía ayuda.

Ocurrido el crimen, uniformados de la Policía Metropolitana de Bucaramanga hicieron presencia en el lugar y procedieron a acordonar la zona.

Tras la inspección en la escena del crimen y la diligencia de levantamiento del cadáver, funcionarios de la Unidad Móvil del Laboratorio de Criminalística de la Sijín lograron ubicar cámaras de seguridad, cerca al sitio de los hechos. Estos videos serán analizados para dar identificar a los sicarios que se dieron a la fuga.

“No hay antecedentes de que hubiera tenido una amenaza. La familia también manifiesta que no tenía enemigos”, reveló la Policía.

El cuerpo del hombre de 48 años permanece en la morgue de Medicina Legal, mientras se adelantan las investigaciones para esclarecer este homicidio.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad