miércoles 21 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Detención domiciliaria a mujer que mató en defensa propia a su marido, en Bucaramanga

Isaira Jhoana Rincón Barrera, de 33 años, no se allanó ayer a los cargos que la Fiscalía le imputó. Una juez decidió otorgarle el beneficio de detención domiciliaria.

Isaira Jhoana Rincón Barrera no quería asesinar a su marido Ernesto Gegen Pabón, ella solo deseaba que se acabaran las agresiones físicas a las que era sometida por él.

Pero el domingo pasado en la noche, en medio de la celebración de los 55 años de vida de su esposo, conocido como ‘Media Res’, en una tienda del barrio Luz de Salvación, en el sur de Bucaramanga, ocurrió la tragedia.

De acuerdo con la información de testigos, el hombre se molestó porque durante su festejo sonaron dos canciones que no eran de su agrado. Por este motivo empezó a insultar y a golpear a la mujer de 33 años, con quien en 16 años de convivencia tuvo dos hijos (de 2 y 9 años).

Le puede interesar: Tragedia familiar: mujer asesinó a su esposo tras defenderse de una agresión

En respuesta, Rincón Barrera sacó un cuchillo que llevaba en la pretina de su pantalón y le clavó la punta en la pierna izquierda, cerca a la ingle. Aunque el hombre fue traslado por su misma pareja al Hospital Universitario de Santander, HUS, llegó sin signos vitales. La herida afectó la arteria femoral.

Isaira Jhoan se puso a disposición de la Policía en este mismo centro médico.

Ayer en la mañana, tanto la Fiscal como la Juez de Control de Garantías que atendieron el caso consideraron que la procesada cometió un homicidio preterintencional. Es decir, ella no tenía la intención de asesinarlo, solo causarle un daño para detener la agresión.

“Si bien la mujer se estaba defendiendo, actuó en dolo cuando se armó con anticipación, pero con su comportamiento después del ataque demostró que la intención no era matarlo, sino detener el ataque”, expresó la juez durante su intervención.

Al analizar el material probatorio presentado por la defensa de la acusada y la Fiscalía, la togada decidió dictarle medida de aseguramiento domiciliaria.

Vivía una pesadilla

Ana Betulia Barrera, madre de la acusada, informó a Vanguardia que su hija en los 16 años que compartió con Ernesto Gegen aguantó todo tipo de insultos, humillaciones y golpes.

“El problema más reciente había ocurrido en junio pasado. Aquella vez, delante de un Policía Ernesto le dijo que la iba a matar a ella, a los hijos y se mataba él. Por esa situación se había ido de la casa, pero tres días después ella lo perdonó y volvió con la maleta, como un perro regañado. Una persona así no cambia, así fue siempre”, aseguró la progenitora.

Lea también: Sicariato en Floridablanca obedecería a un ajuste de cuentas

En las audiencias preliminares se reveló que pese a las múltiples agresiones manifestadas, solamente en una oportunidad, en noviembre de 2009, Isaira denunció penalmente a su compañero.

“Estando en embarazo del hijo mayor la golpeó con una varilla, casi le hace perder el bebé. La primera esposa que él tuvo también lo denunció, ella sufrió un trauma craneoencefálico. Hubo más agresiones pero ella callaba, no nos contaba y le seguía la cuerda a él en todo lo que decía... Quizás todo fue por el amor a su familia”, concluyó la mamá de Isaira Jhoana.

Del hombre fallecido se conoció que se ganaba la vida comercializando mercancía de contrabando de Maicao.

dato
Para sustentar la detención domiciliaria de Isaira Jhoana, su abogado defensor indicó que ella debe velar económicamente por sus dos hijos, de 2 y 9 años. La mujer trabaja en costura.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad