jueves 30 de abril de 2009 - 3:09 AM

Doble crimen sacude a Rionegro, Santander

Siete hombres armados portando armamento de corto y largo alcance incursionaron el lunes en la noche en la vereda La Colorada, a 30 minutos del municipio de Rionegro, Santander, y asesinaron a dos miembros de una familia. Las autoridades investigan los móviles del doble crimen.

Édgar Navas Lozada, de 43 años, dice estar vivo por un milagro de Dios, después de vivir aterradoras horas de angustia tras la incursión de siete hombres armados que llegaron el pasado lunes en la noche a su parcela, en la vereda La Colorada, a 30 minutos de Rionegro, Santander.

Y no es menos que un milagro porque los sujetos que incursionaron de manera violenta en su parcela, luego de asesinar a su esposa e hijo, le pusieron una bolsa en la cabeza, lo acostaron bocabajo y le dispararon en tres oportunidades, pero ninguno de los tiros dio en el blanco.

'La bolsa que ellos me colocaron en la cabeza tiene los tres huecos de los disparos que me hicieron. Yo estoy vivo de milagro', señaló ayer Navas Lozada en la funeraria Santander donde eran velados los cuerpos de su esposa e hijo.

Según el relato del agricultor a las 7:30 de la noche del pasado lunes, mientras él, su esposa y su hijo miraban el noticiero, dos hombres irrumpieron en su casa.

'Nos sacaron y nos amarraron. Afuera de la finca estaban otros cinco tipos que llegaron con tres personas de una finca cercana. A los vecinos también los amarraron y los acostaron en el piso bocabajo con nosotros', recordó Navas Lozada.

'Venimos por la plata'

Asegura el agricultor que los delincuentes les preguntaban repetidamente por un dinero que ellos decían saber estaba guardado en la finca.

'Lo único que encontraron fue $600 mil que yo tenía guardados y dos celulares. Después de buscar y buscar los tipos se nos acercaron y empezaron a dispararnos', relató el agricultor.

El primero en ser asesinado fue César Navas Alfonso, de 18 años. Él recibió un disparo en la cabeza. Luego los sujetos dispararon contra Lourdes Alfonso Rivera, de 36, a quien también le propinaron varios tiros en la cabeza.

'Después de eso me pusieron la bolsa en la cabeza y me dispararon pero gracias a Dios no dieron. A los vecinos no les hicieron tiros pero si los golpearon. Cuando se fueron logré soltarme. Miré a mi esposa y a mi hijo pero ya estaban muertos.
 
Entonces me fui corriendo y me escondí en el monte con los vecinos', recordó Navas Lozada.

Pasaron la noche escondidos
 

A las 6:00 de la mañana del martes el agricultor llegó hasta una finca vecina desde donde lograron comunicarse con la Policía.

'Como a las 10:00 de la mañana la Policía llegó a la parcela.

 Ahí estaban los cuerpos sin vida de mi esposa e hijo. Luego la Sijin hizo el levantamiento', señaló Navas Lozada.

Los cuerpos de madre e hijo fueron sepultados ayer en un cementerio de la ciudad en medio del repudio y el temor que causó entre la población de Rionegro este doble crimen.

'Estamos analizando las versiones entregadas por el esposo y padre de las víctimas para encaminar la respectiva investigación. Por ahora la Policía judicial está trabajando en el caso y no es propicio lanzar hipótesis hasta tanto tengamos algo concreto', señaló el comandante de la Policía de Santander, coronel Omar González Aguilar.

Por su parte Navas Lozada, quien dice desconocer los móviles de la sangrienta incursión, señaló que por ahora no regresara a su parcela, la misma que hace un año el Gobierno Nacional le entregó para que trabajara por su condición de desplazado de la violencia.

En la funeraria Santander, en Bucaramanga, fueron velados los cuerpos de César Navas Alfonso, de 18 años, y su progenitora Lourdes Alfonso Rivera, de 36, asesinados el lunes en la noche en Rionegro, Santander.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad