jueves 16 de julio de 2009 - 10:00 AM

Empleado de Tránsito y un vendedor de Sanandresito fueron asesinados

Pocas pistas hay sobre los autores y los móviles del doble crimen perpetrado por sicarios la noche del martes en la calle 56 con carrera 17, en Bucaramanga.

El atentado ocurrió a las 10:00 de la noche luego que dos sicarios, a bordo de una motocicleta, dispararon en repetidas oportunidades contra un taxi de placas XLM-783, en el que además del conductor se movilizaban otras tres personas.

El taxista y el hombre que iba adelante resultaron ilesos ya que la ráfaga fue disparada contra las dos personas que iban en la parte trasera del vehículo de servicio público.

Uno de ellos, identificado como Gerardo Gómez Murillo, de 53 años y quien trabajaba como vendedor en Sanandresito La Isla, llegó sin signos vitales al Hospital Universitario de Santander, HUS.

Por su parte el funcionario de la Inspección Cuarta de Tránsito, quien respondía al nombre de Daniel Palacios León, de 63 años, murió ayer a las 11:30 de la mañana en el servicio de urgencias de la Clínica La Merced.

Los instantes del atentado

Gerardo Gómez Murillo, Daniel Palacios León, junto a otra persona, se encontraban tomando cerveza en los alrededores de San Andresito La Isla, desde las 6:00 de la tarde del martes.

A las 9:55 de la noche los tres hombres pagaron la cuenta y luego pararon un taxi y le pidieron que los condujera a la Ciudadela Real de Minas.
Gerardo y Daniel se subieron en la parte trasera del vehículo mientras que el hombre que los acompañaba, al parecer un prestamista amigo de las víctimas, se subió adelante.

El vehículo tomó toda la calle 56 y cuando se detuvo en la carrera 17A para esperar el cambio del semáforo, dos hombres en una motocicleta RX-115 de color rojo se acercaron al taxi y aprovechando que se encontraba detenido, abrieron fuego contra los ocupantes.

'Escuchamos los tiros y nos escondimos porque fueron bastantes, pero alcanzamos a ver cuando los tipos de la moto bajaron por toda la calle 56 como para Real de Minas. Nos acercamos al taxi y los dos pasajeros que iban atrás estaban muy malheridos', aseguró un empleado de uno de los lavaderos de carros del sector, testigo del hecho.

La agonía y la investigación

En el mismo taxi las dos víctimas fueron llevadas al servicio de urgencias de la Clínica Metropolitana de Bucaramanga.

Sin embargo, debido a su grave estado, Gómez Murillo fue remitido al HUS a donde ingresó sin signos vitales.

Agentes de la Unidad Móvil de Criminalística de la Sijin, de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, practicaron la diligencia de levantamiento del cadáver.

Palacios León, la otra víctima, fue intervenido quirúrgicamente la misma noche del martes y luego remitido a la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, de la Clínica La Merced.

Sin embargo y pese al esfuerzo de los médicos, el funcionario de Tránsito murió ayer a las 11:30 de la mañana.

Respecto a los móviles del doble crimen, ayer el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, brigadier general Yesid Vásquez Prada, señaló que la investigación avanza pero aún se desconocen los móviles.

'Por ahora no hay personas capturadas. La Policía Judicial avanza con la investigación y esperamos cuanto antes lograr la ubicación y captura de los responsables de este hecho. No podemos hablar de los móviles hasta que se tenga algo concreto', dijo el alto oficial.

línea de tiempo
Homicidios de este mes


Julio 5
Un hombre de 29 años, identificado como Giovanni González Plata, fue asesinado dentro de su propia casa, localizada en el barrio El Reposo, en Floridablanca. Al parecer el crimen obedeció a un ajuste de cuentas.

Julio 8
John Abelardo Vargas Piedrahita, de 37 años, fue asesinado de varias puñaladas por un sujeto con el que mantuvo una discusión. La víctima murió cuando recibía atención médica en el Hospital de Girón.

Julio 12
Nilvio Muñoz, un vigilante del sector, fue asesinado por un sujeto que le propinó una puñalada. El crimen ocurrió a las 3:50 de la madrugada en una de las calles del barrio El Llanito, en el municipio de Girón.

'Un hombre tranquilo y trabajador'


Daniel Palacios León, de 63 años, llevaba trabajando 23 años en la Dirección de Tránsito y Transporte de Bucaramanga. En la actualidad estaba asignado a la Inspección Cuarta donde desempeñaba varias funciones. 'Era un hombre tranquilo y trabajador, muy querido por todos acá.

Su muerte, además de consternados, nos deja muy sorprendidos porque no era un hombre de problemas', aseguró uno de sus compañeros de trabajo. Palacios León residía con su esposa en el barrio Macaregua, localizado en la Ciudadela Real de Minas, a pocas cuadras del sitio en el que se presentó el atentado.
Su cuerpo es velado en la funeraria San Pedro.

'Más de 30 años como vendedor'

De sus 53 años de edad, Gerardo Gómez Murillo pasó 38 trabajando como vendedor de electrodomésticos en Sanandresito. 'Empezó a trabajar desde cuando Sanandresito quedaba en el parque Centenario y luego se fue para el de La Isla.

Allí lo conocían como el ‘Poli’ porque él prestó su servicio obligatorio en la Policía', recordó la viuda, quien de paso aseguró que su esposo no tenía ni enemigos ni amenazas. Gómez Murillo era padre de cuatro hijos y residía con su esposa en el barrio Campohermoso. Su cuerpo es velado en la funeraria Los Olivos y será sepultado hoy en horas de la tarde en el cementerio Central.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad