viernes 16 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Esteban Alejandro sí era hijo de Orlando Mosquera

Una mala interpretación por parte de la Policía sobre los resultados de la prueba de ADN practicados a Orlando Mosquera el pasado 8 de julio, hicieron pensar en principio que él no era el papá de Esteban Alejandro, el niño muerto, según la Fiscalía, a manos de su propia madre, Johana Macías Rangel, procesada por el delito de homicidio agravado.

No obstante, los resultados de la prueba de ADN que reposan en poder de la Fiscalía son claros en demostrar que Orlando Mosquera sí era el padre del pequeño Esteban Alejandro, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el pasado 16 de junio en el kilómetro 50+200 metros en la vía Pescadero.

Esta situación acaba de plano con la hipótesis planteada por el Gaula de que con la muerte de Esteban, Johana Macías Rangel, la mamá del pequeño,  estaba intentado ocultar la paternidad.

Ayer a las 4:45 de la tarde se cumplió en el Centro de Servicios Judiciales de Bucaramanga la audiencia de resolución de acusación contra Johana Macías Rangel, por el proceso que en su contra le adelanta la Fiscalía por el delito de homicidio agravado.

Durante la diligencia, la Fiscalía expuso ante el Juzgado Quinto Penal Municipal del Circuito y la defensa de Macías Rangel, el material probatorio con que cuenta para sustentar la acusación contra la procesada.

Las pruebas

Como pruebas testimoniales la Fiscalía enumeró cerca de 30 declaraciones entregadas por integrantes del Gaula de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, la Sijin y residentes del barrio Chacarita, entre otros.

Como evidencias materiales, el ente acusador presentó varios informes de campo elaborados por los investigadores del caso, así como los resultados de la necropsia practicada al pequeño Esteban Alejandro la misma noche en la que su cuerpo fue hallado en avanzado estado de descomposición.

Además la Fiscalía anexó los resultados de los exámenes psiquiátricos que le fueron practicados a Macías Rangel, días después de conocerse la muerte del pequeño Esteban Alejandro.

La Fiscalía tiene un plazo de tres días para hacerle llegar el material probatorio con el que cuenta al abogado defensor de Johana Macías.

El próximo 9 de noviembre a las 2:00 de la tarde se cumplirá con una nueva audiencia del juicio oral contra Johana Macías, dentro de la investigación que en su contra adelanta la Fiscalía por el delito de homicidio agravado.

El secuestro

El 10 de junio de este año Johana Macías denunció ante las autoridades el secuestro de su hijo Esteban Alejandro quien apenas tenía seis días de nacido. El supuesto rapto se presentó en horas de la tarde en una vivienda del barrio Chacarita, localizado en el municipio de Piedecuesta. Al día siguiente del supuesto secuestro, las autoridades dispusieron 3.500 hombres para la búsqueda del pequeño. Los operativos se extendieron al aeropuerto Palonegro de Lebrija, la Terminal de Transporte y las entradas y salidas del área metropolitana.

Marcha y otros detalles

El 12 de junio, dos días después del presunto secuestro de Esteban Alejandro,  cuatro mil personas acompañaron a Johana Macías y a Orlando Mosquera en una marcha convocada por las principales autoridades en busca de la liberación del bebé. La angustiosa búsqueda, que tres días después de la desaparición del pequeño no daba resultados, hizo que las autoridades elevaran a $75 millones la recompensa para quien suministrara información sobre el paradero del bebé. Paralelamente en toda el área metropolitana fueron pegados 10 mil afiches con una fotografía de Esteban Alejandro.

Incertidumbre en la ciudad y el país

El alcalde de Bucaramanga, el de Piedecuesta, incluso el gobernador de Santander, Horacio Serpa Uribe, visitaron el hogar de los Macias Mosquera y se solidarizaron con su tragedia. Desde la capital de la República el director de la Policía Nacional, mayor general Óscar Naranjo, seguía de cerca los avances de la investigación. Colombia seguía detalle a detalle el drama de la desaparición de Esteban Alejandro a través de las noticias.

Trágico desenlace


El 16 de junio a las 6:30 de la tarde hombres del Gaula encontraron en el kilómetro 50+200 metros en la vía Pescadero el cuerpo sin vida de Esteban Alejandro Mosquera. Según las autoridades Johana Macías fue quien llevó a los investigadores hasta el punto exacto en el que encontraron al bebé muerto. Ese día el país se enteró de la mentira. El pequeño Esteban no había sido secuestrado: estaba muerto. Al día siguiente Johana Macías fue presentada ante un juez de control de garantías por el delito de homicidio. Cerca de cinco mil personas se agolparon en el Centro de Servicios Judiciales de Piedecuesta con la firme intención de atentar contra Macías quien fue enviada a la cárcel bajo medida de aseguramiento.


línea de tiempo
El proceso judicial


Junio 18:
Limbo jurídico
Un juez de control de garantías dejó en libertad a Johana Macías contra quien en ese momento, pese a que confesó haber acabado con la vida de su hijo, no había orden de captura.

Junio 18:
Captura legal
Ese mismo día, 30 minutos después de que quedó en libertad, hombres del Gaula capturaron a Macías en el Centro de Servicios Judiciales de Piedecuesta, por el delito de homicidio agravado.

Junio 18:
Para la cárcel
Johana Macías no aceptó los cargos que por el delito de homicidio agravado le imputó la Fiscalía. Pese a ello, el juez le dictó medida de aseguramiento sin beneficio de excarcelación.

Julio 9:
Pruebas de ADN
Orlando Mosquera y Johana Macías, padres de Esteban Alejandro, se presentaron en Medicina Legal para que les tomaran las muestras de ADN, a fin de determinar la paternidad del bebé.

Julio 24
Más pruebas
En una audiencia privada la Fiscalía presentó ante un juez de control de garantías varias pruebas contra Johana Macías para que puedan ser utilizadas en el juicio oral.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad