jueves 16 de enero de 2020 - 12:00 AM

Falleció menor que había resultado herida en el accidente de tránsito en Morrorico

Una adolescente de 13 años, herida desde el pasado viernes 10 de enero, se convirtió en la primera víctima mortal por accidente de tránsito en Bucaramanga en el 2020. La moto en la que iba como parrillera chocó de frente contra un camión en la vía Bucaramanga - Pamplona.
Escuchar este artículo

Durante cuatro días los allegados a una adolescente de 13 años, una de las dos víctimas que dejó un grave accidente de tránsito ocurrido en Morrorrico, en Bucaramanga, se aferraban no solo a lo humano sino también a una intervención divina, esperando buenas noticias.

Sin embargo, las heridas fueron determinantes y la vida de esta adolescente se esfumó en la UCI de la Clínica La Merced.

Maniobra mortal

La tragedia que golpeó en el corazón de una familia residente del barrio Albania se desató hacia las 5:00 de la tarde del viernes pasado cuando la menor viajaba como parrillera en una motocicleta Kymco Agility 125, de placa ZKI-78D.

Al mando de este vehículo iba un jovencito de 16 años quien, de acuerdo con las autoridades de tránsito, no tenía ningún documento en regla (ni Soat, ni licencia de conducción, mucho menos revisión técnico-mecánica).

Pese a todos esos impedimentos para conducir, aquella tarde, el menor subía hacia Morrorico cuando en el kilómetro 0+ 500 de la vía Bucaramanga - Pamplona decidió realizar una maniobra de adelantamiento que lo marcaría de por vida.

“Subían y dicen testigos que había como un carro parado, entonces el conductor fue a adelantar, se pasó al otro carril y no se percató que bajando venía una turbo Chevrolet (de matrícula TAX-295). Ahí de frente colisionaron”, relató un agente de Tránsito que atendió el hecho.

La magnitud del impacto fue tal que la parrillera salió expulsada y con su humanidad rompió el panorámico del pesado vehículo, para luego rebotar y terminar tendida en el asfalto. Sufrió un trauma craneoencefálico severo y una fractura en la pierna derecha.

Entre tanto, del golpazo el conductor de la moto sufrió una fractura de mandíbula y otra en la pierna derecha. Ambos fueron llevados en ambulancias a la Clínica La Merced.

No aguantó más

Durante los 4 días que la joven permaneció en la UCI de este centro médico, los suyos se aferraban a la oración en busca de una mejora en su estado de salud.

“Dios, dale fuerzas para que ella puede salir de estas con tu ayuda”.

“Lucha amiga, eres valiente y una guerrera como siempre. Hay muchos sueños aún por cumplir”, eran algunas de las palabras de aliento que le mandaban.

Pero la realidad era otra y la vida de esta niña se debilitaba cada vez más, hasta que cerca de las 10:00 de la noche del martes, pese a los esfuerzos del personal médico, se produjo el deceso.

“Perdí a uno de mis tesoros, te vi crecer y estuve contigo hasta el final. Gracias a Dios por haberme regalado una hija hermosa y llena de alegría. Feliz viaje mi reina, vuela alto”, dijo ayer la madre de la joven víctima.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad