martes 11 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Fue asesinado y enterrado, cuatro años después su familia recuperó los restos

Dennis Palencia buscó por dos años a su hermano Silfredo, desaparecido en Sur de Bolívar. Solo encontraron los huesos y dos años después del hallazgo, por fin podrá darle cristiana sepultura.
Escuchar este artículo

Después de cuatro años con un vacío en su alma y una zozobra inquebrantable, doña Dennis Palencia al fin siente paz y consuelo entre tanta tristeza.

Durante dos años buscó sin cansancio a su hermano mayor Silfredo Palencia Beltrán y por dos años más tuvo que esperar para que en Medicina Legal pudieran entregarle sus restos óseos, pues lo encontraron enterrado en el Sur de Bolívar, un crimen del que hasta hoy no se sabe nada.

Ayer en la mañana, la mujer de 73 años llegó hasta la sede del Instituto en Bucaramanga acompañada de su hija; viajaron desde Puerto Wilches exclusivamente para llevar con ellas lo que quedaba del bondadoso hombre que desapareció el 2 de febrero del 2016 cuando salió desde una finca en San Pablo, Sur de Bolívar hacia Wilches, en donde vivía junto a doña Dennis.

Búsqueda incesante

Ese 2 de febrero don Silfredo, quien estaba a pocas semanas de cumplir 69 años, salió desde zona rural de San Pablo a donde había ido a pasar unos días con otro hermano y volvía con sus cositas a Puerto Wilches, en donde convivía con su inseparable hermana.

“Era sordo y nunca se casó, ni tuvo hijos, así que vivía conmigo. Siempre trabajó en construcción, pero a esa edad ya no podía. Me avisaron que venía de regresó, pero me quedé esperándolo” contó a Vanguardia doña Dennis,

Desde ese día, la mujer inició una angustiosa y extensa búsqueda; ofreció dinero y recorrió la zona tras pistas, casi todas nulas, sobre lo que podía haberle ocurrido a su hermano.

“Me llamaban y me pedían dinero por información, me dijeron que estaba en Cartagena, otros que en una finca trabajando y así muchas veces, pero nada. Me monté en chalupas, o pedía que me llevaran en la moto de mi hijo y estuve en Santa Rosa, en Cantagallo, en toda esa zona y nunca obtuve respuestas”.

Le puede interesar: Omisión de un pare dejó un motociclista gravemente herido en Bucaramanga.

No apareció cómo quería

Pasaron dos años, hasta que una llamada -como las muchas que había recibido antes- le traía noticias, no tan buenas, sobre su hermano. Sin embargo, datos específicos que la persona le dio, la llevaron a pensar que era verdad.

Silfredo fue encontrado hecho huesos, estaba enterrado y envuelto en una bolsa de basura en zona boscosa de la vereda Sinzona, en Cantagallo, Sur de Bolívar. Un agricultor halló el cadáver mientras araba la tierra para sembrar.

“Me llamó y me dijo, yo sé dónde está su hermano Silfredo. Es él, porque tiene la cédula ahí. Yo me fui hasta allá y sí era. Tenía el bolsito con una linterna, el desodorante, el cepillo de dientes, una ropa y una loción que yo le había regalado”, agregó la mujer.

Las autoridades realizaron el levantamiento de la osamenta que fue trasladada a Medicina Legal en Bucaramanga, pero el simple hecho de hallar los documentos junto a los restos no era prueba suficiente de que fuera él y a partir de ahí inició un largo proceso.

Un mes después, a dos de sus hermanos les practicaron una prueba de ADN y los restos fueron sometidos a múltiples pruebas para verificar que efectivamente fuese Palencia Beltrán y cómo había muerto. Finalmente y tras dos largos años de espera, una llamada le confirmó a la mujer, el pasado viernes, que ya podría reclamarlo.

Lea también: Un Policía lesionado en persecución en Barrancabermeja.

¡Por fin!

No lo pensó dos veces y pese a estar recién operada vino a la capital por los restos. Muy temprano estuvo en la morgue y, luego de los protocolos y la documentación necesarios, sobre el mediodía de ayer los restos le fueron entregados.

Una funeraria se encargó del protocolo y en una caja ‘restera’ fueron acomodados los huesos mientras la mujer observaba a lo lejos en silencio. Luego, en una bolsa plástica negra, como en la que fue hallado el cadáver, envolvieron el ataúd y partió con él rumbo a Wilches, a donde Silfredo no regresó y hoy por fin podrán darle una cristiana sepultura y doña Dennis tendrá a donde llevarle flores.

Ahora siente tranquilidad, pese a no saber qué le hicieron, por qué lo mataron y sobre todo, quién fue.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad