martes 04 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

'Gracias por devolverme la libertad, mi General'

En un operativo de inteligencia militar, hombres del Gaula de la Policía Metropolitana de Bucaramanga rescataron ayer sano y salvo a Aurelio Valdivieso Gómez, de 66 años, quien había sido secuestrado el pasado 6 de octubre en la vía de acceso al municipio de Cepitá, Santander.

El comerciante fue rescatado en una finca en la vereda El Caraño, jurisdicción del municipio La Esperanza, Norte de Santander, localizada a dos horas de la capital santandereana, vía la Costa Atlántica.

Tras permanecer 28 días en poder de sus captores, Valdivieso Gómez no cesó en darle gracias a las autoridades que lograron su rescate.
'Gracias, una y mil veces les doy las gracias. Nunca pensé que ustedes lograran llegar hasta el sitio en el que me tenían secuestrado. Por ustedes he regresado a la vida', dijo con lágrimas Valdivieso Gómez.

El comerciante fue conducido desde el municipio de La Esperanza a las instalaciones del comando de la Policía Metropolitana de Bucaramanga y a las 6:45 de la tarde se reencontró con su familia, tras 28 días de cautiverio.

'Volver a ver a mi familia es un regalo de Dios que se cumplió gracias al trabajo y el esfuerzo de los hombres que arriesgaron sus vidas para rescatarme', comentó Valdivieso Gómez.

El paso a paso del secuestro

El 6 de octubre, una patrulla de la Policía encontró abandonada a la entrada del municipio de Cepitá, Santander, la camioneta Chevrolet Gran Vitara, de placas ZGP-100, la cual era conducida por Valdivieso Gómez.

'Me abordaron dos hombres que me amenazaron con revólver. Ellos me hicieron bajar de la camioneta, me montaron en otro vehículo y me dieron a beber un agua que me dejó privado. Cuando me desperté ya estaba en la selva secuestrado', recordó la víctima.

Amarrado de pies y manos con una cadena, Valdivieso Gómez veía pasar los días, sumido en el maltrato físico y sicológico al que era sometido por parte de sus captores.

'Me daban de comer lo que les sobraba a ellos. Casi todos los días me pegaban porque me decían que les dijera cuánta plata tenía. En ocasiones, cansado de tanto sufrimiento, hasta les dije que mejor me mataran', recordó el secuestrado.

Según las autoridades, a través de una carta hecha de puño y letra del comerciante, los secuestradores exigieron $1.500 millones a cambio de su libertad.

Milimétrico rescate

Varias llamadas para realizar las exigencias económicas que los secuestradores hicieron a la familia del comerciante, a través de diferentes teléfonos celulares, les permitieron a las autoridades encaminar la investigación.

Con equipos de inteligencia de última tecnología, el Gaula de la Policía logró ubicar el lugar desde el cual se estaban realizando las llamadas.

Sin embargo, el área no había sido determinada con certeza, por lo que ordenaron el sobrevuelo de una avioneta equipada con sistemas de interceptación y por medio de una  triangulación emitida por la señal de uno de los celulares de los secuestradores ubicaron el sitio exacto donde estaba el comerciante.
Desde hacía cinco días un equipo de asalto del Gaula se encontraba en la zona esperando la orden para empezar el rescate.

Con la ubicación exacta de la víctima, el domingo en la noche se lanzó la orden. Caminando en la oscuridad, los hombres del Gaula empezaron a crear un cerco sobre los secuestradores.

Ayer al mediodía aprovecharon que los delincuentes estaban distraídos y los sorprendieron. En medio de una intensa balacera, tres de los captores se dieron a la fuga, uno de ellos fue capturado, y el comerciante recobró su libertad, sano y salvo.

'Es un trabajo milimétrico que hemos realizado para devolverle la libertad al comerciante. El rescate se dio gracias a las labores de inteligencia y a la administración de la información', señaló el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, general Orlando Pineda Gómez.
Antecedentes

El 9 de julio hombres del Gaula de la Policía Metropolitana rescataron al ganadero Jesús Sandoval Pacheco, quien había sido secuestrado en el sitio ‘La Peña’, zona rural del municipio de Lebrija, a hora y media de Bucaramanga. El comerciante fue plagiado en una finca del sector, por cuatro delincuentes armados que lo bajaron de su vehículo y lo internaron en las montañas.

Por la liberación del ganadero los delincuentes exigían el pago de $500 millones.
Durante el operativo de rescate no se produjeron capturas.

síntesis
'Son disidentes del ELN'

* El comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, general Orlando Pineda Gómez, señaló que el secuestro fue perpetrado por disidentes del Ejército de Liberación Nacional, Eln.
* 'Tenemos un capturado que será presentado en las próximas horas ante la justicia, por el delito de secuestro.
* De todas maneras la investigación continúa para dar con el paradero de todos los integrantes de esta organización criminal', señaló el general Pineda Gómez.

línea de tiempo
Secuestros en el departamento


Enero 31
Dos agrónomos que fueron plagiados en la vía que de la vereda Caraboba conduce a la escuela Tabeta, en jurisdicción del municipio de Concepción, Santander, fueron rescatados el 2 de febrero por hombres del Gaula de la Policía.

Enero 18
Blanca Gloria Quiceno Espinosa, secuestrada el 28 de diciembre de 2007 en área rural de Cimitarra, Santander, fue rescatada por agentes del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI de la Fiscalía, y hombres del Gaula del Ejército. Los secuestradores pedían $120 millones por su liberación.

Marzo 6
Ramos Delgadillo de Barbosa, de 73 años, la mujer que fue secuestrada por un grupo armado en una finca en el municipio de Puerto Araújo, Santander, el pasado 20 de enero, recobró su libertad luego de que sus captores decidieran soltarla tras 43 días de cautiverio.

Abril 11
Cuatro hombres armados llegaron a una finca en la vereda Lomitas, jurisdicción del municipio de Santa Helena del Opón, Santander, y secuestraron a una mujer de 41 años. Dos horas después la mujer fue liberada y dos de los secuestradores fueron capturados.

Abril 22
Hombres armados secuestraron al palmicultor Fernando Gómez Rangel, de 54 años. El plagio se produjo en inmediaciones de la finca La Candelaria, en la vereda La Cristalina, zona rural del municipio de Puerto Wilches, Santander.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad