domingo 25 de enero de 2009 - 10:00 AM

'He tenido un sueño… horrible'

Después del claro ejemplo democrático de los Estados Unidos, una vez que, a pesar de ser considerada por muchos extranjeros como una nación altamente racista, eligió como presidente a un hombre de raza negra, queda una pregunta en el aire: ¿habrá un país en Latinoamérica preparado para romper la barrera de la discriminación racial?

Pues bien, supongamos que ese país es Colombia. En ese escenario hipotético tendríamos a dos flamantes candidatos: Édgar Perea y Piedad Córdoba.

Aunque lo más correcto sería decir: 'Que venga el diablo y escoja', en este ejercicio vamos a suponer que el pueblo colombiano es ‘iluso’ (por no decir una mala palabra) y decide escoger entre uno de los dos. Posiblemente así se desarrollarían los hechos:

La campaña de Córdoba


- Enfatizaría en que las minorías ahora sí serían vistas. Lo raro es que cuando ella habla de las minorías se refiere a los Negros (pero Colombia es el segundo país con mayor población de etnia negra), los indígenas (pero Colombia es un país con muchichichisísimos indios) y los homosexuales (otra cosa es que el 99% de ellos no hayan salido del clóset, pero minoría… ¡já!)… Como quien dice, la minoría es indiscutiblemente la etnia blanca.
- Su campaña sería financiada por 'amigos de la causa'.
- Recorrería todo el país (Venezuela) y sus zonas fronterizas (del lado de Ecuador y Venezuela).
- No tendría jefe de debate sino ideólogo.
- No habría sedes de campaña sino campamentos.
- El turbante lo haría con tela camuflada o 'roja rojita'.
- La campaña costaría unos cuantos cientos de millones de bolívares fuertes.
- Ni ‘po’el chiras’ se desplazaría en un helicóptero blanco con naranja de alguna ONG humanitaria.
- En el tarjetón aparecería con el nombre de ‘Teodora’.
- Las únicas entrevistas serían para Telesur y el periódico La Voz.
- Prometería nacionalizar la Coca Cola, la Drumont y hasta a la Embajada Estadounidense.

La campaña de Perea

- Los colores que identificarían su campaña serían: salmón, zapote, verde pollito, amarillo encendido, fucsia y ‘anaranjado’, con rayas blancas y rojas (por aquello del Júnior).
- Le cantaría la tabla a todos los adversarios.
- Se recorrería todo el país en una Chiva multicolor.
- En sus discursos dejaría escapar una que otra palabrita en el idioma Zulú (para ‘chicanear’) aprendida durante su estadía vacacional como embajador en Sudáfrica.
- La campaña costaría unos pocos milloncitos de barras.
- Prometería el ascenso del Unión Magdalena a la A para así conquistar esos voticos.
- Para ganarse el voto de los pastusos aseguraría que él tiene sangre pastusa y por eso su humildad.
- Con tal de asegurar el voto llanero, les diría que no hay nada como una mamona con bollo limpio.
- A Chocó no iría, porque él 'con los negros, a metros'.
- Se pondría una ruana hawaiana y una corbatita con más colores que un papagayo en su periplo por Boyacá y Cundinamarca.
- En Antioquia mentiría descaradamente al asegurar que: 'Eh ave maría… ¡eeeche!, yo nunca cambiaría una bandeja paisa por un pargo frito con patacón en una playa del Tairona'.

En caso de ganar Córdoba


- El nombre del Palacio de Nariño sería reemplazado por Sucursal Bolivariana de Miraflores.
- Colombia pasaría a ser el Estado número 24 de Venezuela.
- Se suspendería la búsqueda del Tratado de Libre Comercio con EU, para firmarlo con Bolivia, Ecuador, Cuba, Nicaragua, Haití e Irán.
- San Andrés sería entregado como desagravio a Nicaragua junto con una carta ofreciendo mil disculpas por la atrocidad imperialista de haberles arrebatado la Isla.
- Chávez sería nombrado primer ‘damo con funciones dictatoriales… entre otras’.
- Julio Mario Santo Domingo y Carlos Ardila Lülle serían expropiados y las empresas serían administradas por personas idóneas (Iván Márquez, Diosdado Cabello o Ramón Rodríguez Chacín).
- El Ejército Nacional pasaría a realizar labores cívicas y los asuntos militares pasarían a las Farb (Fuerzas Armadas Revolucionarias Bolivarianas).
- El jefe de prensa bolivariano sería Timochenko.
- Propondría una enmienda constitucional que permitiera la reelección indefinida.
- No habría ningún negro en su ‘Estado Mayor’, perdón, quise decir, gabinete.
- Moreno de Caro sería embajador en Siberia (es mejor tenerlo lejos).

En caso de ganar Perea

- El discurso de posesión comenzaría así:
Gooooooooooooooooooooo-ooooooooooollllllll deee Édgar tuuuu paaaapá.
- La Casa de Nariño sería pintada con temperas de todos los colores por niños escolares de la Capital.
- Al símbolo de Colombia, el sombrero vueltiado se le adicionaría en uno de sus lados y sobre el ala a manera de tocado, una arepa’e huevo.
- El ‘CVY’ (cómo voy yo) pasaría del 20% al 30% más una del Old Parr… ¡tu sabej que ajá!
- El Batallón Guardia Presidencial sería reemplazado por un conjunto vallenato.
- Por cierto, Diomedes Díaz sería el nuevo zar Antidrogas y el cura Hoyos el Alto Comisionado para la Mamadera de Gallo y la Bacanería.
- El Pibe Valderrama sería jefe de protocolo y Moreno de Caro sería embajador en Siberia (definitivamente es mejor tenerlo lejos).
Pues bien, eso sería lo que nos espera al querer emular a Estados Unidos. Como quien dice: tocará volver a elegir a Álvaro… ¡ñedda! 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad