sábado 26 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Hombre fue asesinado en Barrancabermeja, Santander

Dagler Javier San Juan, de 33 años, fue baleado en el asentamiento humano La Primavera del Puerto Petrolero y murió horas después en Bucaramanga.
Escuchar este artículo

La primavera árabe, al otro lado del mundo -entre 2010 y 2012- fue para reclamar democracia y derechos sociales, pero cuando en el asentamiento humano La Primavera de la comuna 3 de Barrancabermeja se sintieron cinco estallidos la noche del jueves, fueron para derramar sangre y sembrar dolor.

Allí, un sicario atacó a sangre fría a Dagler Javier San Juan, de 33 años.

La bronca era bestial, o por lo menos la cuenta de cobró muy alta, porque no le bastó con un disparo. El asesino hizo 5 tiros, 3 de los cuales fueron determinantes para el final de los días de Dagler.

Entonces, La Primavera del Yuma entró en pánico. El ‘tastaseo’ que se sintió a las 8:15 p.m. fue el anuncio de la muerte.

Todos escucharon con claridad el eco inconfundible de un arma de fuego escupiendo violencia, terror.

El criminal que acechaba a Dagler aprovechó la lúgubre iluminación del escenario deportivo de tierra del sector, para apretar el gatillo casi hasta vaciar el tambor del revólver que -se presume- llevaba listo para su ‘tarea’.

Quienes se encontraban en los alrededores vieron cómo, bañando en sangre, San Juan se desplomaba.

Hubo algarabía, miedo. No obstante a alguno le sobró calma para reportar el ataque, mientras aquel criminal que acababa de saciar su odio a plomo, se escabullía aprovechando la confusión.

Las autoridades de Policía trasladaron a Dagler en uno de sus vehículos hasta el Hospital Regional del Magdalena Medio, donde fue valorado.

Hasta ese momento, aunque tenue, había esperanza, porque San Juan fue remitido a un centro asistencial de mayor nivel.

No aguantó el trayecto. Prácticamente ingresó muerto al Hospital Universitario de Bucaramanga hacia las 2:00 de la madrugada del viernes. Ya no había nada qué hacer.

¿Qué pasó?

Dagler acababa de llegar de recoger a su compañera sentimental y se fue a encontrar con unos amigos cerca de su casa, en los alrededores de la cancha de tierra.

El asesino quizá ya rondaba por la zona. ¿Lo llamó?, ¿lo seguía? ¿sabía de sus pasos? ¿lo esperaba?

Lo que vino después fue una serie de llamadas con malas nuevas para sus familiares.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad