jueves 20 de octubre de 2022 - 10:40 AM

Hombre recibió una puñalada tras hurto

Johan es cristiano y una de las cosas que más lo apasiona es predicar la palabra de Dios a las personas de la calle. Precisamente el día de los hechos, el hombre de 29 años salió del culto y se dirigía a pie hacia su vivienda en el barrio Comuneros de Bucaramanga.

Johan Andrés Becerra Suárez vive en ‘carne propia’ las secuelas de la inseguridad en Bucaramanga.

El pasado 5 de octubre fue víctima de un violento robo cuando caminaba por la calle 45 con carrera 17 del centro de la ciudad. Al parecer, tres personas entre ellos dos hombres y una mujer, lo amenazaron con cuchillos para obligarlo a entregar sus pertenencias, sin embargo, al poner resistencia lo apuñalaron en el pecho, muy cerca del corazón.

Hoy se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Universitario de Santander. Sus familiares piden que se haga justicia y que el responsable pague por el daño que ha causado. Esperan todos los días que su ser querido se despierte, se recupere y regrese de nuevo a su hogar.

Johan es cristiano y una de las cosas que más lo apasiona es predicar la palabra de Dios a las personas de la calle. Precisamente el día de los hechos, el hombre de 29 años salió del culto y se dirigía a pie hacia su vivienda en el barrio Comuneros de Bucaramanga.

“Él es una persona muy amorosa y servicial por eso nos duele lo que está pasando. Porque si él tiene 10 mil pesos y ve una persona en la calle aguantando hambre, se los da. No tiene esposa, ni novia, es de la iglesia para la casa”, manifestó un allegado.

Los hechos

Johan caminaba por la calle 45 cuando las tres personas lo amedrentaron pero él se negó y en el forcejeo una mujer de 23 años le clavó el cuchillo muy cerca del corazón. Cayó sobre el pavimento mientras los delincuentes huían con sus pertenencias. Un bolso, la billetera, la Biblia y hasta las sandalias que llevaba puestas.

No tenía identificación por lo que de manera inicial pensaron que se trataría de un habitante de calle. Un patrullero lo auxilió y lo llevó hasta el HUS, donde permanece en delicado estado de salud.

La semana pasada fue sometido a una delicada cirugía pues el puñal alcanzó a comprometer el motor de su vida: su corazón.Ese mismo día, la mujer de 23 años que le causó la mortal herida, fue capturada y los familiares de la víctima esperan que sea enviada a prisión.

Según se pudo conocer, Johan sufre de ataques de epilepsia por lo que la vinculación a una empresa ha sido imposible, pero se gana la vida en la labores de plomería, pintura y limpieza. Además vendía comida y realizaba trabajos de ebanistería.

“No tiene vicios y no es callejero. Le gustaba ayudar a las personas y predicar la palabra. Es una persona muy querida”, comentó la familiar, quien hizo una llamado a la ciudadanía para que les colaboren con los pañales talla XL, pañitos, crema para el cuerpo y con la donación de sangre tipo O-. Las personas interesadas pueden comunicarse con el 310 7779559.

“Esperamos que el Señor lo levante, porque fue muy grande la herida que le causaron en el corazón”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad