jueves 23 de enero de 2020 - 12:00 AM

Investigan muerte de un joven en una quebrada en Piedecuesta

El joven fue hallado al mediodía a orilla de la quebrada en la vereda Barroblanco, a la que al parecer cayó accidentalmente.
Escuchar este artículo

Los ladridos de un perro al fondo en una quebrada en la Vereda Barroblanco de Piedecuesta hicieron que un caminante se asomara a ver qué ocurría y divisó una tragedia.

A la orilla, en las poco profundas aguas del riachuelo, yacía Miguel Fernando Hernández Caballero tendido boca arriba mientras su perrito ‘Pirulo’ ladraba con fuerza a su lado. El joven de 24 años había sido visto desde una hora antes en la parte alta del barranco y nadie sabe cómo cayó al vacío.

“Se asomó como tres veces y miraba, el perrito era el que estaba ahí abajo, no sé si estaba mirando la forma de bajar para recoger el perrito pero el caso es que después lo vieron ahí tirado”, aseguró una residente de la zona.

Eran las 12:15 del mediodía cuando fue visto y la Policía bajó hasta la quebrada, aún vivía y respondía con la cabeza y la mirada a los llamados que los uniformados le hacían. Los Bomberos venían en camino para rescatarlo, pero no pasaron muchos minutos para que dejara de respirar. Cuando los socorristas llegaron solo pudieron confirmar su muerte y cubrir el cuerpo con una sábana azul. Y ‘Pirulo’ no se despegaba del cadáver.

“Mientras que él estaba vivo y los policías estaban tratando de auxiliarlo, el perrito no se les mandó ni nada, pero después de que murió se puso muy agresivo”, agregaron los vecinos.

Le puede interesar: Vehículo que se quedó sin frenos provocó grave accidente en el norte de Bucaramanga.

El pequeño perrito criollo ladraba con agresividad y no permitía que se acercaran al cuerpo de su amo que permaneció allí hasta que hombres de Criminalística de la Sijín acudieron para realizar el rescate y el levantamiento.

Inseparables

Miguel Fernando vivía en el barrio Paseo del Puente II, su perrito y él eran inseparables y ayer temprano salieron de la casa, en donde no los echaban de menos, pues con frecuencia el joven salía durante varias horas.

Sin embargo, una fotografía difundida en redes sociales en donde se veía el cuerpo cubierto y a ‘Pirulo’ acostado a un lado, alertó a su familia sobre la tragedia que había ocurrido.

Su hermana vio la fotografía en Facebook y aunque inicialmente no prestó atención, al fijarse con detenimiento reconoció el perro junto al cuerpo, ¡era Pirulo y por lo tanto el muerto sería Miguel!, rápidamente fue hasta el sitio y al llegar comprobó lo que temía.

Hoy el cadáver será entregado a sus familiares en Medicina Legal, mientras las autoridades investigan en qué circunstancias Hernández Caballero cayó al precipicio.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad