jueves 28 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Joven fue asesinado con arma de fuego en Girón

Jeison Uriel Velazco Moreno murió de un tiro en la cabeza en la entrada al sector de Convivir, en límites entre Bucaramanga y Girón.
Escuchar este artículo

Las polvorientas calles de entrada al asentamiento humano Convivir, en el sector de Chimitá entre Bucaramanga y Girón, se mancharon de sangre ayer al amanecer. Jeison Uriel Velázco Moreno, de 25 años fue asesinado de un tiro en la cabeza.

‘Yeyo’, como era conocido, caminaba hacia el Anillo Vial para tomar un colectivo que lo llevara a su trabajo como ayudante de soldadura. Pero dos sujetos en moto se le acercaron y el parrillero, quien llevaba un pasamontañas puesto, le disparó en la parte de tras de la cabeza. Ya lo habían amenazado con acabar con su vida.

“Él como que alcanzó a correr, pero le dispararon desde atrás, acababa de salir de la casa y llegaron a tocarme muy duro. De una vez me dio miedo, presentí que algo malo había ocurrido. Me dijeron: ‘le dispararon a Yeyo’, pero yo creí que por ahí en un pie”, narró a Vanguardia Fernanda Marín, compañera sentimental de la víctima.

Corrió hasta donde había ocurrido el crimen y encontró al padre de sus hijos tendido en la mitad de la carretera, acostado de lado, con el morral puesto y abrazado a una camiseta del Atlético Bucaramanga que al parecer se iba a poner cuando fue atacado. Fernanda lo agarraba, lo tocaba y lo llamaba pero no respondía, no había vida en el cuerpo. Una patrulla de la Policía que llegó rápido, lo llevó a la Clínica Girón, pero al llegar confirmaron que estaba muerto.

Lea también: Hombre ocultó el cadáver de su mamá en el Norte de Bucaramanga

Amenaza real

Aunque a esa hora eran pocas las personas en el sector donde funcionan talleres de mecánica, los pocos que presenciaron el asesinato fueron enfáticos en señalarle a Fernanda quienes fueron.

“Me dijeron que ‘Perico’ manejaba la moto y ‘Rafa’ iba atrás, él fue quien disparó. Ellos nos habían amenazado, el 16 de mayo vinieron hasta la casa a amenazarnos y por eso mi esposo compró una escopeta”.

Un robo que ‘Perico’, ‘Rafa’ y ‘Culo’ habrían cometido en su vivienda y que Jeison fue a reclamar, habría desencadenado la tragedia.

“Ellos ya habían dicho que nos iban a matar, que a él lo iban a dejar tirado en la mitad de la autopista y en eso fue lo que pensé cuando me tocaron a la puerta en la mañana. Ya sabían a qué hora salía a trabajar y a qué hora llegaba”, agregó Fernanda.

Se supone que por esas amenazas ‘Yeyo’ había comprado una escopeta y la tenía en su poder el pasado 17 de mayo cuando fue sorprendido junto a un amigo por la Policía, que lo capturó por porte ilegal de armas, pero 24 horas después recobró su libertad y con eso una amenaza más directa llegó por redes sociales.

“Crearon un Facebook falso y ahí escribieron que ya había salido libre, pero que la esposa tenía que irlo a visitar al cementerio”, narró ella, quien ahora pide a las autoridades que se haga justicia, al tiempo que suplica porque sus hijos sean protegidos.

“A mí también me amenazaron, temo que me hagan algo y me dejen tirada como a él, los niños se quedarían solos.

“Yo sólo tenía a mi marido a nadie más, estábamos buscando para doóde irnos pero no habíamos podido”. Ahora tendrá que hacerlo sola, sin ‘Yeyo’ y con sus dos pequeños.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad