miércoles 26 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

La Aeronáutica investigará el siniestro aéreo en Vetas

Una comisión de investigadores de la Aeronáutica Civil llegará en las próximas horas al municipio de Vetas, Santander, para inspeccionar las piezas y el lugar donde cayó el helicóptero Bell-206 donde perdieron la vida tres personas, incluyendo el piloto de la aeronave.

Según las autoridades, el helicóptero despegó el lunes a las 7:15 de la mañana desde el aeropuerto Palonegro, en el municipio de Lebrija, contratado por la empresa transportadora de valores Brinks.

El siniestro se presentó una hora después, a las 8:15 de la mañana, luego de que el helicóptero despegara de la cancha de fútbol del municipio de Vetas, donde había aterrizado para dejar una cuantiosa suma de dinero del banco Agrario. De allí saldría al municipio de Tona, también en el departamento de Santander, a llevar $270 millones para la misma entidad financiera.

Aunque aún no hay una versión oficial sobre las causas que originaron la caída del aparato, al parecer una fuerte corriente de aire habría causado que el piloto perdiera el control de la aeronave, la cual se enredó con cables del tendido eléctrico antes de precipitarse contra una montaña.

En el trágico accidente perdieron la vida el capitán José Nelson Gnecco Medina, y dos empleados de la Brinks identificados como Pablo Contreras Villarreal y Juan Miguel Quintero.

Entregaron los cuerpos


Los cuerpos de las tres víctimas fueron trasladados el mismo lunes en la noche a Bucaramanga. Ayer en la mañana las familias de las víctimas fatales se reunieron en Medicina Legal, donde se registraron dolorosas escenas.

A las 10:30 de la mañana Lilibeth Carrillo, esposa del capitán José Nelson Gnecco Medina, quien piloteaba el helicóptero, llegó acompañada de sus dos hijos.
 
Familiares, vecinos y amigos de la familia Gnecco Carrillo, quien era el menor de cuatro hermanos, esperaron por varias horas en la puerta de la morgue a que les entregaran el cuerpo, el cual fue trasladado a las 4:00 p.m. a Santa Marta, de donde era oriundo el polito.

Igual situación de dolor viven los familiares de Pablo Contreras Villarreal y Juan Miguel Quintero, empleados de la empresa transportadora de valores Brinks, víctimas del fatal accidente.

Sus cuerpos fueron entregados en Medicina Legal en horas de la tarde de ayer y permanecen en velación en una funeraria de la ciudad.

línea de tiempo
Paso a paso de la tragedia


-7:15 a.m.
El helicóptero Bell-206 despegó del aeropuerto Palonegro, en Lebrija, con el piloto y un funcionario de la Brinks, para el municipio de Vetas.
-7:40 a.m.
La aeronave aterrizó en la cancha de fútbol del municipio para dejar una fuerte suma de dinero en el Banco Agrario.
-8:10 a.m.
El piloto despegó esta vez acompañado por dos funcionarios de la Brinks, rumbo al municipio de Tona, donde entregarían $270 millones de pesos.
-8:15 a.m.
Al parecer, una corriente de viento hizo que la nave perdiera el control y se precipitara contra una montaña, a pocos metros del área rural de Vetas.
-7:00 p.m.
Los cuerpos de las tres víctimas fueron rescatados del lugar de la tragedia y trasladados a la morgue de Medicina Legal de Bucaramanga.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad