jueves 18 de julio de 2019 - 12:00 AM

Las historias de dolor que dejó el accidente en La Españolita, Piedecuesta

Sandra Elizabeth Rueda y Jhon Jairo Duarte Forero murieron luego de que la motocicleta en la que se movilizaban chocó contra un bus padrón de Metrolínea.
Escuchar este artículo

Como una persona alegre, servicial y que a pesar de las adversidades siempre buscó la forma de trabajar para sacar adelante a sus 10 hijos es recordada por sus familiares Sandra Elizabeth Rueda, una de las dos víctimas fatales que dejó el grave accidente ocurrido en La Españolita, Piedecuesta.

Humberto Rueda Romero, padre de esta mujer de 42 años, resignado y aferrándose a Dios, ayer se acercó a las instalaciones de la Morgue de Medicina Legal, seccional Bucaramanga.

Allí explicó a Vanguardia que su hija laboraba para la empresa de aseo Sinco, residía en Girón y desde días atrás había empezado a realizar un curso en el centro recreacional Cajasan.

Le puede interesar: Así fue el grave choque que dejó un muerto y un herido en Piedecuesta

“No hay nada que hacer, así fue el destino y Dios lo quiso así, no podemos hacer nada. Lo que puedo decir es que la muerte fue de sorpresa para mí... Tengo entendido que del trabajo la habían mandado a Cajasan a hacer un curso, una capacitación obligatoria, para que no le bajaran el sueldo”, reveló el padre.

Para transportarse desde el centro recreacional, ubicado sobre la autopista Floridablanca - Piedecuesta, a su vivienda en el barrio Paraíso Alto, en Girón, la mujer había contratado los servicios de un mototaxista conocido, identificado como Jhon Jairo Duarte Forero, de 18 años.

El accidente

Hacia las 8:50 de la noche del martes, como era habitual, Jhon Jairo recogió a Sandra Elizabeth en su motocicleta Sigma, de placas WZC-12D, y emprendieron el viaje. Tan solo recorrieron unos kilómetros cuando se presentó la tragedia.

Al llegar al retorno de la Españolita, frente a Mulatas, la moto colisionó de forma lateral izquierda con un bus padrón de Metrolínea, de matrícula SSX-866, que cubría la ruta P8, el cual se movilizaba en sentido norte - sur.

El impacto fue tal que el conductor y la parrillera perdieron la vida en el lugar de los hechos, mientras que la moto quedó incrustada en la defensa del bus.

De nada sirvieron las maniobras de reanimación efectuadas por los paramédicos que arribaron al lugar, Sandra y Jhon ya habían muerto.

Lea también: Murió tras 16 días de sufrir grave accidente

La hipótesis que cobra fuerza es una omisión de semáforo por parte del motorizado, sin embargo, se adelantará una investigación para establecer con total certeza lo ocurrido.

“Lamentamos el fallecimiento de estas dos personas que se movilizaban en una motocicleta y en el sector de La Españolita colisionaron con un bus, en hechos que son investigados”, expresó el subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, coronel Edinson Daza.

De las víctimas

Esta redacción conoció que Duarte Forero era un joven que creció en el área rural de Lebrija, y que hace tan solo 15 días había llegado a probar suerte al área metropolitana.

“Siempre hemos trabajado en fincas, hace como dos semanas Jhon Jairo se vino de la finca para trabajar aquí en la ciudad, pero mire lo que pasó, ese era el destino. Él manejaba moto desde los 14 años, era muy precavido, no sabemos qué pasó, solo queremos que se esclarezca qué fue lo que ocurrió”, informó Pablo Duarte, familiar del occiso.

En cuando a Sandra Elizabeth, sus familiares informaron que deja huérfanos a 10 hijos, entre los que se encuentran 6 menores de edad.

“Era madre cabeza de hogar, por eso trabajaba tanto, para sostener a sus hijos. Ella laboró un tiempo en la Alcaldía de Bucaramanga y ahora estaba en esa empresa”, dijo un pariente.

En el mismo punto

Kelly Gómez, secretaría de Tránsito de Piedecuesta, explicó que el retorno de La Españolita es uno de los puntos más críticos en accidentalidad del municipio.

“Este año llevamos ahí 11 accidentes, tres personas han muerto y cinco resultaron lesionadas”, dijo la funcionaria.

El 16 de junio de 2016, Solanghy Solano Vargas y su esposo Carlos Henao Isaza, quienes iban en una motocicleta, se vieron involucrados en un accidente similar al acaecido este martes.

Lea además: Hombre fue asesinado por robarle $400 mil en un aparente fleteo, en Girón

Tras el impacto con un articulado de Metrolínea, ella murió en el lugar de los hechos, mientras que su compañero falleció 16 días después en un centro médico. La pareja era oriunda de Barrancabermeja y dejaron huérfanos a dos niños.

Cabe destacar que los semáforos del retorno siempre permanecen en verde para los vehículos particulares, pero solo cambia a rojo cuando el sensor, ubicado a unos metros del semáforo, detecta que se acerca un bus por el carril exclusivo.

Conductores afirman que en la zona algunos vehículos del sistema masivo disminuyen la velocidad, pero no paran.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad