martes 14 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Las historias de muerte que dejó el Día de la Madre en Bucaramanga y Floridablanca

Entre las 7:30 de la noche del domingo y la 12:30 de la madrugada de ayer, tres personas fueron asesinadas en hechos aislados. La intolerancia y un presunto ajuste de cuentas serían los móviles de estos crímenes.

A pesar del robusto operativo desplegado por la Policía para garantizar la seguridad durante el Día de la Madre en Bucaramanga y su área metropolitana, tres hechos violentos opacaron esta celebración.

Las autoridades atribuyeron la mayoría de estos crímenes a la intolerancia social.

El primer asesinato ocurrió sobre las 7:30 de la noche del pasado domingo, cuando en el interior de una vivienda del barrio Zapamanga lV etapa, en Floridablanca, se desató una riña entre dos hombres, en la cual Pedro Caballero Vargas, de 29 años, perdió la vida.

De acuerdo con la Policía Metropolitana de Bucaramanga, Mebuc, la víctima departía en la residencia con su compañera sentimental. Al lugar arribó un sujeto conocido como ‘Carlitos’, expareja de la mujer, quien mediante reclamos pedía ver a su hija de 4 años, fruto de una relación del pasado.

Molesto por la forma en la que ‘Carlitos’ irrumpió, Pedro Caballero empezó a discutir con él.

Luego de intercambiar insultos, el exnovio esgrimió un arma blanca y atacó al hombre de 29 años, quien, según afirmaron testigos, intentó huir al recibir la primera puñalada.

Pese a esto, su verdugo lo persiguió por la vía pública hasta que logró interceptarlo para finalmente rematarlo con una puñalada en el pecho.

Ocurrida la agresión, la víctima fue subida a un taxi y llevada a la Clínica Bucaramanga, a donde llegó sin signos vitales.

“Pedro era como mi hijo, una persona excelente. Trabajaba conmigo en construcción y tenía una hija de cinco meses. Lo que pido ahora es que se investigue hasta las últimas consecuencias”, reveló Dionisio Vargas, tío del occiso, quien agregó que el presunto responsable está en libertad.

Baleado en el Gaitán

Otro episodio de violencia se vivió en la carrera 10 con calle 13 del barrio Gaitán, en el occidente de Bucaramanga, en donde Sergio Andrés Tique Ardila, de 27 años, fue atacado a tiros por dos hombres que se movilizaban en moto.

Sobre las 9:20 p.m., la víctima, según reportaron sus familiares, acababa de llegar de una cancha de fútbol del sector cuando fue interceptado por dos sujetos que vestían de negro y llevaban cascos cerrados.

“El parrillero se bajó, dio dos pasos y disparó como cuatro veces. Logró pegarle un tiro en la cabeza y otro en el tórax”, relató Brayan Tique, hermano del fallecido.

Los pistoleros lograron darse a la fuga mientras que Tique Ardila fue trasladado en una moto al Hospital Universitario de Santander, HUS. A este centro médico llegó sin vida.

Los familiares de Sergio Andrés aseguraron que los posibles responsables del crimen serían alias ‘José’ y otro individuo de nacionalidad venezolana, quienes tienen en la zona una ‘olla’ de microtráfico.

“Hubo un robo por allá en la ‘olla’ del ‘Veneco’, unos pelados que se la pasan en la cancha fueron a robar anoche (domingo). El dueño se vino y la agarró contra Sergio, que no tenía nada que ver en eso”, agregó un familiar del occiso.

De Sergio Andrés Tique Ardila se conoció que dejó huérfano a un niño de cinco años y se ganaba la vida como vigilante.

Riña entre amigos

La racha de homicidios terminó en la carrera 20 occidente con calle 36 del barrio La Joya, en Bucaramanga, sobre las 12:30 de la madrugada de ayer.

Allí, Julián Andrés Velásquez Portillo, más conocido como alias ‘Pollo’, departía en la residencia de alias ‘Simpson’, un amigo suyo.

Testigos afirmaron a Vanguardia que ambos hombres estaban tomando bebidas embriagantes desde la noche del viernes.

En hechos que son investigados por la Policía, dentro del inmueble se presentó una riña entre estos dos. Producto de la confrontación, ‘Pollo’ fue apuñalado en el cuello y en el pecho, por lo que salió a la calle pidiendo ayuda.

La víctima caminó unos metros hasta que se desplomó cerca de una alcantarilla.

‘Simpson’, de quien se conoció tiene detención domiciliaria, se dio a la fuga. Sin embargo, ayer en la mañana decidió presentarse voluntariamente en la Fiscalía.

Velásquez Portillo trabajaba en El Carrasco y dejó un hijo de siete años.

dato
La Policía aseguró que durante el Día de la Madre se atendieron más de 1.000 riñas y 15.000 llamadas a la línea de emergencia 123.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad