miércoles 24 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Las incógnitas que rodean la muerte de la estudiante de medicina en Bucaramanga

Al parecer, hay muchas inconsistencias en el trágico deceso de la estudiante de Medicina de la Unab . Las autoridades recolectan todas las pruebas para determinar qué pasó.
Escuchar este artículo

Su espíritu filantrópico, la buena ‘vibra’ y su risa contagiosa serán algunas de las virtudes que quedarán grabadas en la mente de todas las personas que conocieron a Paula Andrea Martínez Rojas la estudiante de Medicina que murió al caer de una edificación en obra negra en Bucaramanga. Pero sobre su deceso se ciernen muchas dudas y dolor.

Las investigaciones tendrán que esclarecer si es cierto que se habría quitado la vida o si se trataría de un homicidio.

Paula Andrea dejó un vacío muy grande entre sus familiares y amigos, quienes aún no salen del impacto que les causó la trágica noticia. Los suyos permanecen en silencio.

“Era una persona alegre, siempre dispuesta a ayudar a los demás. Estaba comprometida con todo lo que se proponía.

“La recuerdo con una gran risa. Era muy dulce y amable”, manifestó una de las compañeras de estudio. Tenía una personalidad arrolladora, era líder y dejaba huella en todo lo que hacía.

Su amor por la medicina era tan grande que lideró un programa Semillero de Cirugía en la Unab y era la organizadora de los congresos de la facultad.

Las investigaciones

Por todas esas cualidades es que tanto para sus allegados como para las autoridades hay muchas inconsistencias en lo que se habría planteado de manera inicial como un posible suicidio.

Uno de los grandes interrogantes es si Paula Andrea tenía alguna razón para acabar con su vida.

Sus allegados les habrían comentado a las autoridades que nunca manifestó intención de suicidarse, tampoco tenía motivos, era una estudiante brillante y apasionada con su carrera. Por su profesión quizá no elegiría ese mecanismo al fatalismo.

“Una persona con el estudio de ella y los conocimientos, no hace tanto alboroto, como colarse en un edificio, subir al piso 29 y lanzarse, es raro cómo y por qué entró a ese lugar. ¿Motivos? La familia asegura que no tenía”, manifestó una persona cercana a la investigación.

En la escena donde terminó, junto a su menudo cuerpo hallaron sus documentos y un celular.

“Había papeles y cuestiones de medicina, citas que tenía con pacientes, un Iphone que está en estudio y se demora unos días porque esos aparatos no son fáciles de abrir, ahí puede haber información que ayude a esclarecer este hecho. Aún hay información vaga.

“El domingo ella habría solicitado el servicio de un vehículo en una plataforma virtual para que la llevara hasta el Hospital Universitario de Santander, donde desde febrero había iniciado su internado. Desde entonces, los familiares le perdieron el rastro.

“Ante la masiva búsqueda que se generó, la aplicación también se pronunció y señaló que “nuestro equipo de soporte se encuentra en contacto con los familiares de la pasajera, se les brindó toda la información respecto al viaje completado con nosotros y se encuentran disponibles para cualquier otra información que requieran”.

Aún así, Paula no llegó al HUS y el servicio de transporte la dejó en el Hospital Psiquiátrico San Camilo, en la calle 45... Pero, de acuerdo con la investigación, allí no se registró el ingreso de la médico. Ya se están ubicando al conductor para conocer más detalles.

Y hay muchísimos más interrogantes: ¿Cómo ingresó a la obra?, ¿con quién iba?, por qué habría escogido ese sitio?, ¿le dijo a alguien más?, ¿qué tenía que hacer en el psiquiátrico? Ya se sabrá...

¿Llegó a San Camilo?
Esta es una de las primeras dudas de los investigadores. Si fue dejada en San Camilo y si su intención era acabar con su vida ¿por qué no caminó hasta el puente de la Novena que tenía muy cerca, y sí lo hizo hasta la Puerta del Sol para lanzarse desde un edificio?. Hay muchos cabos sueltos, circunstancias que no encajan.
Cómo pudo ingresar Paula Andrea a una obra privada, la fuente asegura que de haber entrado por su propia voluntad, quizá aprovechó la ronda de vigilancia del guarda.
“Esa edificación es de más de una manzana, de pronto el vigilante al hacer una ronda dejó escueto el resto. Cualquiera se puede subir por la reja, tal parece que se coló por la reja, porque allá solo se entra mostrando cédula y cumpliendo los protocolos de bioseguridad”.
dato
El Observatorio Ciudadano del Feminicidio exigió realizar análisis de toxicología, por si tomó algo que le anulara la voluntad.
UN EJEMPLO PARA SU HERMANA
En cuanto a motivaciones de tipo amoroso, Paula habría terminado una relación en 2019. Luego habría tenido otra pareja con quien también acabó, pero habrían quedado en buenos términos.
La joven de 24 años vivía en el barrio Diamante 2 con sus padres y una hermana, quien también habría seguido sus pasos, cursa quinto semestre de Medicina.
“Yo sé que es una niña con mucha bondad, muy cariñosa. Sacrificada para sus metas. Amorosa, respetuosa, con la sonrisa más grande de la familia y un corazón puro” , comentados sus conocidos.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad