martes 27 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Las muertes violentas que marcan un sector en el Norte de Bucaramanga

Gerson Arley Ayala murió baleado en un sector del asentamiento humano Nuevos Horizontes de la Mano de Dios. A principios del mes, lo habían intentado asesinar y un hombre murió al defenderlo. En agosto su hermano menor se disparó accidentalmente. Las tres muertes fueron en el mismo sitio.
Escuchar este artículo

Un grafiti sobre un muro de ladrillo en el asentamiento humano Nuevos Horizontes de la Mano de Dios se ha convertido en una marca de dolor que embarga a sus habitantes: “Muerte” se lee justo en el sector donde tres vidas se han perdido de forma violenta en los últimos tres meses.

Ahora, en la carrera 27 con peatonal 12BN, en el norte de Bucaramanga, también conocida como ‘Los Ranchos de José María Córdoba’, fue asesinado Gerson Arley Ayala Varela, alias ’Pancho’, en una balacera donde otro hombre resultó herido el domingo.

Ahí mismo, el pasado 15 de agosto, murió el hermano menor de Gerson, de tan solo 17 años, mientras manipulaba un arma de fuego, se presume, jugando a la ruleta rusa.

Y a pocos metros, el 1 de octubre, balearon a Argemiro Gutiérrez Salcedo, justamente por defender a ‘Pancho’ de una muerte segura. Con sólo 22 años, ya la tenía anunciada.

Esta vez sí le dieron

Aquel lugar marcado por la tragedia es conocido como ‘El Kiosko’ o ‘Los Bambúes’, un pedazo de tierra en donde instalaron una especie de garita y bancas de madera para departir, comercializar y consumir estupefacientes.

Por ahí frecuentaba Gerson, quien tendría estrechos vínculos con las bandas de traficantes, según labores de inteligencia de la Policía.

Pero no sólo las autoridades lo tenían fichado, también los enemigos que se disputan el control del tráfico de drogas sabían que permanecía por allí y ya le habían hecho un intento de homicidio.

Al amanecer del primero de octubre, un sicario en moto trató de matarlo, pero se le encasquilló el arma y no pudo.

Mientras forcejeaban, Argemiro Gutiérrez llegó de redentor en su auxilio y recibió un tiro que le quitó la vida de inmediato.

Pero ya habían fichado a ‘Pancho’, y pese a que por algunos días no lo vieron, regresó.

Eran las 11:35 de la mañana del domingo 25 de octubre cuando tres sujetos en un taxi se detuvieron frente al grupo de personas que departía y sin bajarse dispararon en contra de Ayala Varela, quien fue alcanzado por cuatro tiros en el pecho.

Otro sujeto a quien conocen como ‘Ñoño’ fue impactado en la espalda.

Nuevamente la tierra se manchó de sangre, otra vez los vecinos corrían por sus vidas.

Los heridos fueron trasladados al Hospital Local del Norte, mientras los asesinos escapaban sin dejar rastro, pues pese a que la Policía inició la búsqueda no los hallaron.

Mientras era atendido en el Hospital, ‘Pancho’ perdió la batalla y murió, a ‘Ñoño’ alcanzaron a remitirlo al Hospital Universitario de Santander, HUS, en donde permanecía estable.

Por drogas
El crimen estaría relacionado con disputas por el tráfico de drogas, pues la banda de Villa Rosa está interesada en controlar la venta de alucinógenos en ‘José María Córdoba’, por lo que han querido quitar del camino a quien se lo impida. “Pancho vende droga y hay otro combo que quiere empezar a hacerlo; esa es la guerra. Ese muchacho está curtido y la Policía viene mucho a molestar. No están dejando vender a ninguno”, relató un testigo anónimo el pasado 1 de octubre, en el primer atentado contra Gerson.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad