miércoles 06 de mayo de 2020 - 10:00 AM

Los detalles nunca antes revelados del atroz crimen de la ciudadana chilena

Vanguardia tuvo acceso a los documentos del proceso y conoció detalles de la investigación.
Escuchar este artículo

Vanguardia.com tuvo acceso al proceso que se adelanta en contra de Juan Guillermo, en el cual se narran detalles hasta ahora desconocidos del caso; desde el inicio de la historia en Santiago de Chile hasta el hallazgo del cadáver incinerado en el sector de Portachuelo, zona rural de Rionegro, Santander.

El documento de ocho páginas al que Vanguardia tuvo acceso relata en detalle los pormenores de cómo respondieron la relación sentimental, su llegada a Bucaramanga obtenido de Chile, la misteriosa desaparición de la víctima, los registros de allanamiento, y el relato del testigo clave que finalmente dejó en evidencia el asesinato.

De acuerdo con el documento, la historia entre Juan Guillermo Valderrama, de 28 años y la ciudadana chilena comenzó en el año 2017.

“Los hechos tienen que ver con que para el año 2017 el aquí imputado Juan Guillermo Valderrama viajó a Chile y estuvo trabajando como mesero. Estando en la ciudad de Santiago de Chile conoce a la señora Ilse Amory Ojeda González, entablando una amistad. Ella le colaboró ​​y le ayudó a ingresar como empleado en el casino de oficiales de carabineros de la Policía de aquel país ”, dice el documento.

De acuerdo con el expediente la amistad fue creciendo al punto de que ella le ofreció su apartamento para que vivieran juntos.

“Ilse Amory le ofrece su apartamento y es cuando inicia una relación sentimental entre los dos, teniendo una duración en aquel instante entre 7 y 8 meses que es el tiempo que este señor tiene permanencia en Chile, siendo extremadamente dependiente de ella, quien era la persona que laboraba y velaba económicamente por la relación ”, dice el documento de la Fiscalía.

Pasados ​​los ocho meses, Juan Guillermo tuvo que regresar a Colombia porque se venció su permanencia en Chile.

Esta distancia no fue motivo para terminar la relación, ya que la mujer se hizo a la idea de una vida con Valderrama, así que le manifestó su deseo de pensión para poder estar juntos.

"Igualmente le sigue enviando dinero al aquí imputado. Cada 15 días, en cantidades que oscilan entre los 300 mil pesos chilenos a través de consignaciones bancarias en entidades como Bancolombia", se lee en el expediente.

Los detalles nunca antes revelados del atroz crimen de la ciudadana chilena

Juan Guillermo se regresa para Chile

En octubre de 2018, luego que Ilse le enviara el pasaje, Valderrama se regresó a Chile para continuar la convivencia. Durante cerca de cinco meses planearon el que, supuestamente, sería el futuro juntos. La idea era viajar a Colombia y ‘montar’ un negocio de comida chilena.

“En esas condiciones salen del país vecino e ingresan a Colombia el día 5 de marzo de 2019, arribando a la ciudad de Medellín.

Allí la ciudadana chilena adquiere un vehículo Mazda 6 de placas NAH-685. “Días después arriban a Bucaramanga y continúan la relación sentimental en la casa del padre de Valderrama, ubicada en el barrio Cristal Bajo”, explica la Fiscalía en el documento.

En el barrio, muchos describieron a Ilse como una mujer solidaria que le daba comida a los animales de la calle y les enseñaba a los niños tareas como leer y escribir.

De acuerdo con el expediente, en marzo, la pareja realizó un viaje que dejó en evidencia una infidelidad.

“En el curso de estos días del mes de marzo realizan diferentes actividades juntos como viajar al municipio de Curití, Santander, a visitar a su señor padre. Amory se queda en la finca del señor José Guillermo Valderrama Parra, padre del procesado, mientras Juan Guillermo se desplaza a Bucaramanga y se reúne con la ciudadana estadounidense de nombre Becky Evans con quien también mantenía otra relación amorosa”, dice el documento.

Los detalles nunca antes revelados del atroz crimen de la ciudadana chilena

La desaparición de Ilse

A finales de marzo, de nuevo Amory regresó a Bucaramanga. El 28 de ese mes fue la última vez que los familiares en Chile tuvieron noticias de ella: no volvió a contestar llamadas, ni redes sociales, a pesar de que el teléfono permanecía encendido.

Extrañados por su desaparición, los familiares de Ilse comenzaron una dura tarea para encontrarla, Valderrama solo manifestaba que habían tenido una pelea y que ella se había marchado.

Muchos días después de la desaparición, y quizá llevado por la presión que ya ejercían los familiares desde Chile, el 17 de abril de 2019, Juan Guillermo Valderrama instauró la denuncia.

“Hasta el día 17 de abril de 2019, el aquí imputado, Valderrama Amezquita formula la denuncia ante la Fiscalía de esta ciudad por la presunta desaparición forzada de la ciudadana Ilse Amory Ojeda”, explica el documento.

La primera versión que Valderrama le entregó a las autoridades sobre la desaparición de la ciudadana chilena, quedó registrada así en el documento: “El 5 de abril, aproximadamente a las 10:50 de la mañana, me encontraba con mi pareja Ilse Amory en una tienda ubicada en la Puerta del Sol cuando entró una llamada a mi celular, era Becky Evans. Amory se levantó de la silla, se puso agresiva y se fue caminando”.

Manifestó entonces que la llamó varias veces al celular para saber dónde estaba, pero permanecía apagado.

Tras la denuncia, los investigadores realizaron un allanamiento en la vivienda del Cristal Bajo, encontrando dentro del vehículo documentos de Ojeda, tarjetas bancarias y el celular de la mujer: este último fue pieza clave en la investigación ya que contenía videos en los que Amory manifestaba estar cansada de los maltratos y su intención de regresarse para Chile; videos que nunca envió a su familia.

Seis días después de la denuncia, Valderrama acude nuevamente a la Fiscalía con el fin de ampliar su denuncia por la desaparición de la ciudadana chilena.

“El día 23 de abril de 2019 se presenta nuevamente ante la Policía Judicial y rinde nueva entrevista en la que expresa fehacientemente que hace presencia para aclarar las fechas desde que arribaron a Colombia y señala que su padre lo hizo caer en cuenta que se estaba equivocando y que no fue el viernes 5 de abril sino el viernes 29 de marzo el día que ella le vio el celular y desapareció por un ataque de celos”, dice el documento.

Ese día, Valderrama agregó ante la Policía Judicial que “al irse ella dejó todas las cosas, sus pertenencias, como el celular, el porte documentos y demás. Además agregó que estando en Chile Ilse Amory adquirió varios seguros de vida, tanto para ella como para su pareja y sus nietas”, señala el expediente.

Los detalles nunca antes revelados del atroz crimen de la ciudadana chilena

El testigo clave

Para entonces la Policía tenía serios indicios de que Valderrama, al parecer, estaría vinculado con la desaparición de quien fuera su pareja. Sin embargo, no existía una evidencia contundente para poder capturarlo.

Fue entonces cuando apareció el testigo clave, cuya actuación se explica en el documento al que tuvo acceso Vanguardia., “Mediante información de fuente humana, testigo, se señala que tiene ubicación sobre el lugar o ubicación de un cuerpo.

Este señalamiento testimonial hace que las autoridades se dirijan hasta un sitio ubicado en la vía rural que conduce desde la carretera Nacional Rionegro-El Playón en el que las autoridades logran encontrar restos óseos humanos”, indica el informe.

Efectivamente, en una zona pendiente y de difícil acceso, hallaron la prueba del macabro crimen; en total 19 elementos materiales probatorios.

“Realizando diligencia de inspección a lugares e inspección técnica a cadáver, se encuentran 19 elementos materiales probatorios. Un cartílago, una argolla, un maxilar inferior con piezas dentales, huesos que conforman la columna vertebral, un zapato de pie derecho, un hueso de pelvis, fragmento de bóveda craneana, el húmero con dos incrustaciones metálicas, un platino, un maxilar superior, la tibia y el peroné, para un total de 22 huesos”, dice el expediente.

Los elementos materiales encontrados fueron de inmediato sometidos a las pruebas de rigor con el fin de establecer la identidad. Tras ser entregados a Medicina Legal, los expertos forenses lograron corroborar que los restos correspondían a Ilse Amory Ojeda.

El cráneo tenía fracturas, determinando como causa de muerte un trauma craneoencefálico severo, muerte violenta, homicidio.

Se cree entonces que Ilse fue llevada con vida a este lugar, golpeada en la cabeza y luego lanzada al abismo donde su cuerpo fue incinerado.

Los detalles nunca antes revelados del atroz crimen de la ciudadana chilena

Las imágenes del peaje

Otra prueba clave en la investigación, fue las imágenes del peaje de Rionegro donde quedó registrado el paso del Mazda 6, propiedad de Amory.

El 31 de marzo de 2019 a las 11:38 de la mañana, el carro pasó por el peaje, en sentido Bucaramanga-Rionegro; a la 1:20 de la tarde se registró el paso de regreso.

A las 2:20 de la tarde del mismo día, el vehículo pasó de nuevo hacia Rionegro y a las 3:08 de la tarde se registró de nuevo el retorno hacia Bucaramanga.

El testigo en la escena del crimen

El testigo les contó a las autoridades que camino a Portachuelo, Valderrama compró 15 mil pesos de leña, además de un poco de gasolina en una estación de servicio del municipio de Rionegro.

“El testigo expresó que fue contratado por el acusado para que le ayudara a quemar un semoviente por lo cual le pagaría $50 mil y seguidamente arreglaron por $200 mil para que esta persona hiciera solo el trabajo contratado”, señala el documento.

Con el trato cerrado los dos hombres se dirigieron al sitio conocido como Piedra de Moler.

“Una vez allí se pudo observar una casa abandonada de madera. Manifestando el testigo que el señor del carro lo dejó frente a la casa y que allí descargaron la madera y la gasolina, indicándole el señor del automóvil Mazda dónde se encuentra lo que hay que quemar. Habiendo arrojado desde la parte alta la madera y la gasolina iniciando el fuego con palo que ya se encontraba prendido”, se lee en el informe.

Durante el proceso investigativo se logró establecer que Ilse Amory estuvo privada de la libertad desde el 28 de marzo hasta el 31, cuando finalmente fue asesinada de un golpe en la base del cráneo. El cuerpo fue hallado casi un mes después, el 26 de abril de 2019.

La captura

El 27 de abril de 2019, luego de recopilar pruebas suficientes se emitió una orden, Juan Guillermo Valderrama fue capturado en su casa, en el barrio Cristal Bajo, bajo un fuerte despliegue de seguridad.

Firma del preacuerdo

Luego de más de un año desde el día de la captura, este miércoles se dará a conocer el preacuerdo hecho con la Fiscalía, donde la pena total fue tasada en 36 años y medio de cárcel, por los delitos de feminicidio agravado y desaparición forzada.

Según Flor Alba Cely de Vera, abogada defensora, “El fiscal lee el preacuerdo, la juez pregunta a la defensa si está de acuerdo, lo mismo al procesado le pregunta si no fue obligado y si acepta o no los cargos. La diligencia termina una vez la juez lo mira y si lo encuentra ajustado a derecho le da aprobación”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad