lunes 23 de noviembre de 2020 - 4:30 PM

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

Los principales mecanismos de muerte son la asfixia, elemento contundente y arma cortopunzante.
Escuchar este artículo

¡No callar más el feminicidio! es el objetivo de la exposición que se lleva a cabo desde este lunes en la Plaza Cívica Luis Carlos Galán Sarmiento, que le dará ‘rostro’ a las víctimas de ese flagelo en el país.

Santander no es ajeno a esta tragedia, este año serían más de 15 las mujeres asesinadas, cuyo crimen está asociado con el feminicidio.

En la mayoría de los hechos, el agresor es la pareja, seguido de la expareja, amigo, conocido y desconocido. En otros casos, el agresor está sin identificar.

Los principales mecanismos de muerte son la asfixia, elemento contundente y arma cortopunzante.

El año pasado se detectaron por lo menos 24 casos. Sin embargo, solo 12 de ellos habrían sido tipificados como tal, lo que se entiende como un 50% de ocultamiento de los registros.

Del mismo modo, en el año 2018, se habrían producido 17 casos de feminicidios, pero solo 6 habrían sido expuestos como tal.

Según Gina Pineda, directora del Observatorio Ciudadano del Feminicidio, las cifras que manejan las autoridades son menores debido a que muchos de los casos no son tipificados con este delito.

Para Pineda, una de las razones por las que se ‘oculta’ este tipo de crimen puede ser el desconocimiento frente a las normativas o el eficientismo para culminar prontamente los casos.

Algunos hechos han causado más resonancia en los medios, sin embargo, todos tienen la misma importancia. Estos son algunos de los casos ocurridos este año en Santander.

1. Anaylet Alexandra Marcano Marcano, de 23 años, fue asesinada el 27 de septiembre en Girón.

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

Marcano fue hallada en un clóset en una casa del barrio Puerto Madero. Según los primeros exámenes forenses practicados en Medicina Legal Anaylet fue golpeada de manera brutal, y el agresor sería Jesús David Abello Abello, su compañero sentimental.

Se presume que, una vez cometió el crimen, Abello le cambió de ropa al cadáver, la metió en el armario y luego escapó llevándose consigo algunas herramientas de valor.

La pareja residía en la zona desde el año pasado, se rebuscaban la vida cuidando las obras de construcción, en otras oportunidades él descargaba material y ella hacía aseo. Algunas personas que compartieron con ambos aseguran que él siempre fue posesivo, celoso y violento, pues varias veces lo vieron agredirla.

Día después del asesinato Jesús David fue capturado en el municipio de El Rubio, Venezuela. Para salir de Colombia habría vendido varias herramientas que robó del edificio en construcción donde cometió el crimen.

2. 30 de agosto de 2020, Karina Moreno, una venezolana de 30 años, fue asesinada por su pareja en Bucaramanga

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

Moreno recibió un golpe en la cabeza en una vivienda del asentamiento humano Milagro de Dios.

La mujer, oriunda de Caracas, fue hallada sin vida en su habitación cerca de las 7:30 de la mañana, luego de que su esposo saliera y le informara a una familiar que le había quitado la vida.

“¡Tía Fina, maté a Karina!”, le dijo el agresor a una tía de la mujer que vivía con ellos. Luego de avisar a la tía, el sujeto salió y buscó a la Policía, a quienes les confesó lo ocurrido y se entregó. Las patrullas llegaron y acordonaron mientras el CTI acudía a realizar el levantamiento.

La pareja convivía hace más de cinco años y desde hacía tres residían en el sector. Karina tenía dos hijos de 10 y 13 años, a quienes su compañero quería como propios. Incluso ella se había ido a trabajar a Barranquilla y los menores habían quedado bajo su cuidado en Bucaramanga.

3. 17 de julio de 2020, María Angélica Polanco Miranda fue asesinada en Barrancabermeja.

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

María Angélica salió el pasado 17 de julio, a las 6:00 de la tarde a cumplir una cita y desde ese día no volvieron a saber nada de ella. Solo hasta el 21 de julio, cuando los pobladores del corregimiento El Llanito reportaron el hallazgo de un cuerpo sin vida en inmediaciones de un campo petrolero.

Días después Medicina Legal confirmó que el cadáver correspondía a la docente desaparecida.

Su expareja y uno de los principales indiciados en este asesinato, Arlington Polo Ariza insistió en su inocencia y denunció que tanto él como su familia han sido víctimas de constantes amenazas de muerte.

Arlington Polo Ariza
Arlington Polo Ariza

El hombre, quién se mantuvo en silencio durante más de 15 días luego de haber sufrido quebrantos de salud durante el interrogatorio de la Fiscalía, se mostró públicamente a través de un vídeo en el que lamentó una vez más la muerte de la madre de uno de sus hijos. “Confío en cada uno de los entes investigativos para que den con el verdadero autor intelectual y material de este atroz crimen. Tengo plena confianza en la justicia y sé que van a llegar a los verdaderos culpables. Pondré mi cara a través de mis abogados para que así se pueda esclarecer este macabro asesinato”, manifestó Polo Ariza.

Familiares de Polanco piden celeridad en este proceso para que este asesinato no se quede en la impunidad.

Contra Arlington fue emitida la orden de captura desde comienzos de noviembre, sin embargo, no se ha podido hacer efectiva porque no se conoce su paradero.

4. 8 de junio de 2020. Arly Johana Girón González, de 22 años, fue asesinada en el barrio El Llanito de Bucaramanga.

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

La constante calma en que viven decenas de familias en el asentamiento humano El Llanito, sur de Bucaramanga, se rompió cuando en la casa 10 un sujeto asesinó a su compañera sentimental.

Arly Johana habría recibido más de 20 puñaladas. Luego, el homicida se acuchilló en el pecho en dos oportunidades.

Hacia las 11:30 de la noche, los gritos de auxilio de Arly Johana, su cuñada y otra familiar, alertaron a los vecinos. “¡Ayúdenme, ayúdenme!” se escuchaba entre la algarabía de las tres mujeres.

Instantes después ‘El Chato’, como conocen al asesino, salió de la residencia y corrió hacia la casa de su hermano, a pocas cuadras y minutos después se regresó.

La Policía arribó minutos después y logró ingresar. Encontró al hombre herido de gravedad, arrodillado junto a su esposa agonizante. Los uniformados y los vecinos sacaron a la mujer, que aún tenía signos vitales, pero al llegar al Hospital Universitario de Santander, HUS, estaba muerta.

Por su parte, el agresor fue intervenido quirúrgicamente y se salvó para responder por el feminicidio.

Johana y ‘El Chato’ sostenían una relación desde hacía siete años, fruto de su amor nació un pequeño que ahora tiene 3 años. Ambos eran oriundos de la zona rural del municipio de El Carmen de Chucurí y un mes atrás habían llegado a vivir a El Llanito.

Un día antes de la tragedia, ambos habían compartido con los vecinos en una fiesta, bailaron y tomaron, aseguran que se les veía felices, pero un comentario que el hombre le hizo a un amigo podría ser la clave para conocer los móviles del crimen.

“Él nunca le había pegado, eso estuvieron contando. Pero en un momento él me dijo que Johana le había dicho que se separaran, que si quería podían seguirse viendo, pero que no quería seguir la relación”, puntualizó el amigo de la pareja.

5. 1 de enero de 2020. Luz Helena Ortiz fue asesinada por su excompañero sentimental en un hotel de Girón.

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

Tres meses antes de su muerte, Luz Helena había decidido terminar una relación sentimental que durante un año y medio sostuvo con Milton Alfredo Gualdrón.

Quienes compartían con ella aseguran que la ruptura amorosa se debió a los maltratos físicos, acosos y episodios de celos a los que este hombre continuamente la sometió.

Pese a la separación, tal parece que Milton Alfredo, oriundo del municipio de Villanueva, Santander, seguía buscando la forma de acercarse a su expareja quien por su parte intentaba rehacer su vida.

El hombre se dio sus ‘mañas’ para el pasado 31 de diciembre lograr convencerla y tener una cita con ella, previo a la llegada del Año Nuevo.

A las 11:00 de la noche, según información aportada por la Fiscalía, Luz Helena llegó a la habitación 404 de un hotel ubicado en la carrera 26 con calle 43 del barrio El Poblado, en Girón, en donde su excompañero se hospedaba desde las 2:00 de la tarde de ese mismo día.

Al poco tiempo, ambos salieron a dar una vuelta en busca de comida. Quince minutos después la pareja regresó.

A las 7:00 a.m. del 1 de enero, el personal del establecimiento vio únicamente a Gualdrón Gómez, también de 38 años, cuando salió supuestamente a buscar el desayuno. Pero su verdadera intención era huir tras haber acabado con la vida de Luz Helena.

El crimen solo quedó al descubierto cuando en horas de la tarde una camarera del hotel se acercó a la habitación a preguntar si iban a pasar otra noche.

Luz Helena yacía tendida bocabajo sobre la cama, estaba en ropa interior y en su cuello se reflejaban las huellas de la violencia.

En la inspección técnica al cadáver, que adelantó el Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, se halló una cuerda con la que la mujer había sido estrangulada por su pareja, al parecer, después de tener relaciones sexuales.

Después de asesinarla, Gualdrón Gómez fue a una terminal de transportes y tomó un bus con destino a Villanueva. Estando allí empezó a mandar mensajes de Whatsapp, pidiendo perdón a los seres queridos de la víctima.

Con el crimen a cuestas, no aguantó más la culpa y se presentó voluntariamente en la Estación de Policía.

Con todo el material probatorio recopilado por los investigadores, la Fiscalía decidió que el señalado agresor debía responder inmediatamente.

Le imputaron cargos por feminicidio agravado, a los cuales se allanó y hasta indicó que cometió el asesinato por celos. 32 años de cárcel deberá pagar por el crimen.

6. 7 de febrero de 2020. Angie Paola Cruz Ariza y Manuela Betancourt Vélez, dos jóvenes universitarias de la UIS, fueron asesinadas en un apartaestudio de Bucaramanga.

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

La tragedia se comenzó a tejer en un bar en la calle 52, cerca de la carrera 27, en donde las dos jóvenes departían junto a Argemiro Urrego, novio de Paola, y otros amigos.

Argemiro sostenía una relación formal con Paola desde hacía cuatro años y de acuerdo con las investigaciones también tendría un vínculo sentimental con Manuela, a quien socialmente presentaban como su mejor amiga.

En el establecimiento comercial la pareja comenzó a discutir y el novio le gritaba a Cruz que se calmara. De un momento a otro, según testigos, Argemiro “golpeó con fuerza en la cara a Angie y la lanzó lejos”, por lo que Manuela se metió a defenderla, pero a ella también la empujó.

Al ver lo que ocurría los demás intentaron agredir a Urrego para defender a las mujeres, pero para evitar más problemas, Manuela, Angie y el novio salieron del lugar y se dirigieron hasta la residencia estudiantil ubicada en ‘la Redoma del Caballo Bolívar’. Allí Angie Paola vivía en la habitación 304 y Manuela en la 308.

Los tres ingresaron a la 304 y no se sabe a ciencia cierta qué ocurrió en ese lugar para desatar el doble homicidio. Una vez cometido el crimen, Urrego llamó a un amigo para confesarle lo que había hecho.

E cadáver de Angie Paola fue hallada sobre la cama, Manuela estaba en el piso a un lado de la cama. Cada una tenía entre 30 y 50 puñaladas ocasionadas con un cuchillo, que fue en la escena del crimen.

El 15 de mayo, el Juez 12 del Circuito Penal de Bucaramanga avaló el preacuerdo entre el joven y la Fiscalía y condenó a Argemiro Alberto Urrego, a 45 años de cárcel. El joven que no ha alcanzado los 28 años, estaría tras las rejas casi hasta los 70 años.

7. 12 de febrero de 2020. Hilda Abaunza Mateus, de 59 años, fue asesinada por su esposo en Güepsa, Santander.

Más de 15 víctimas fatales se han registrado este año en Santander por feminicidio

El crimen ocurrió en la vereda San Isidro, sector Las Minas, donde Reyes golpeó con un palo a Hilda, hasta acabar con su vida.

Tras escuchar los gritos de la víctima, un vecino llegó a la vivienda para ver qué ocurría y se encontró de frente con Luis Eduardo Reyes quien le habría manifestado que acababa de matar a su esposa porque no se la aguantaba más.

A pesar de que intentó huir, Luis fue capturado por la Policía cuando se dirigía al casco urbano de Güepsa. El agresor, no se allanó a los cargos imputados pero lo enviaron a la cárcel.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad