sábado 11 de mayo de 2019 - 12:00 AM

“Mató a Astrid porque ella quería alejarse de él”: familiares de joven asesinada en Rionegro

Sergio Andrés Quintero, de 21 años, aceptó ayer su responsabilidad en el feminicidio de su novia, Astrid Mariana Páez Mendoza, ocurrido en zona rural de Rionegro, Santander.
Escuchar este artículo

Querer terminar una relación sentimental de dos años fue el motivo que le costó la vida a Astrid Mariana Páez Mendoza, de 18 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado jueves a un costado de la carretera entre Rionegro y Bucaramanga.

El responsable de este repudiable feminicidio, que nuevamente enluta a Santander, fue Sergio Andrés Quintero Jaime, oriundo de Ocaña, Norte de Santander.

El asesino, de 21 años de edad, horas después de que las autoridades encontraron el cadáver de su novia, decidió entregarse en las instalaciones de la Sijín de la Policía de Santander.

Quizá llevado por el arrepentimiento o la presión, Sergio Andrés le confesó a los investigadores su responsabilidad en el crimen, incluso entregó el arma homicida y el celular de la víctima.

Con estas y otras evidencias, en audiencia desarrollada ayer sobre las 10:00 a.m. en Rionegro, la Fiscalía Primera de la Unidad de Vida le imputó cargos por el delito de feminicidio agravado y porte ilegal de armas, a los cuales se allanó. Enseguida, un Juez de Control de Garantías lo envió a la cárcel, bajo medida de aseguramiento.

El crimen

Astrid Mariana era oriunda del municipio de Cáchira, Norte de Santander, y desde hace cerca de tres años había llegado a vivir a Bucaramanga, con el fin de adelantar sus estudios de Tecnología en Gestión Industrial en la Universidad de Santander, Udes.

La joven residía con su hermana mayor en un apartamento del barrio Girardot, en el occidente de la ciudad. Su novio, a pesar de vivir en Ocaña, constantemente viajaba a la capital santandereana a visitarla.

José Agustín Mendoza, tío de la víctima, informó a Vanguardia que su sobrina ya estaba cansada de los comportamientos posesivos de Sergio Andrés, por lo que quería alejarse de él.

“Ella (Astrid) llamó a la mamá el miércoles y le dijo que iba a salir a hacer las vueltas de reclamar la cédula y luego debía encontrarse con él (Sergio), porque iban a terminar. Ya quería irse retirando de esa relación”, relató el familiar.

Esa noche, la joven no regresó a su casa y solo hasta el jueves al mediodía volvieron a tener noticias, cuando la Policía informó del asesinato. De inmediato todas las sospechas recayeron en contra de la pareja.

Aunque en un principio se especulaba que la estudiante había sido asesinada en otro lado y luego el cadáver fue abandonado a la entrada de una finca en la vereda Vega Carreño, la Fiscalía reveló durante la audiencia que el crimen se cometió en este mismo lugar, distante a 35 minutos de Bucaramanga.

Según las autoridades, sobre las 4:45 p.m. de ese mismo miércoles, Quintero Jaime le propinó un tiro en la cabeza a su novia y luego cubrió el cadáver con una chaqueta.

Los investigadores de la Policía hallaron, además de un bolso con las pertenencias personales de la víctima, un casquillo de un revólver calibre 38.

“No sabemos si fue que él la citó por allá o qué, lo cierto fue que en el bolso le hallaron hasta un vestido de baño”, agregó el tío.

La relación

Astrid y Sergio iniciaron una relación sentimental hace dos años, tras contactarse por redes sociales.

“Ellos empezaron por las redes, ya luego él viajó y se conocieron. Al principio le abrimos las puertas de la familia y se portaba muy bien, se metía hasta a la cocina a ayudar, también era muy detallista con mi sobrina”, afirmó José Agustín.

Con el pasar del tiempo, la familia Páez Mendoza empezó a desaprobar la relación, al notar comportamientos en el hoy procesado.

La situación se volvió crítica hace unos días cuando Astrid Mariana descubrió que su pareja tenía un arma de fuego. Tras contarle esto a su progenitora, esta le dijo que terminara con ese noviazgo.

“La mamá le dijo de una vez que lo dejara y le preguntamos a la familia de él (Sergio), pero la mamá salió diciendo que era una calumnia, que no tenía armas”, sostuvo el familiar.

Y justamente todo parece indicar que con esta arma fue ultimada la joven de 18 años.

“Ahora que le caiga todo el peso de la ley, si yo pudiera hacer justicia por uno mismo lo haría. Lo que duele, duele”, concluyó el familiar entre lágrimas.

Feminicidios en Santander
1. Audelith del Carmen Ávila Martínez (Bucaramanga, febrero)
2. Duleini Yused Moreno Mateus (Landázuri, febrero)
3. Wendy Pinzón Orozco (Girón, marzo)
4. Mari Cris Aguilar (Chipatá, marzo)
5. Sandra Lorena Durán Reyes (Cimitarra, marzo)
6. Luisana Geraldine Polo González (Bucaramanga, abril)
7. Ilse Amory Ojeda González (Rionegro, marzo)
8. Mercedes Palomino (Santa Helena del Opón, abril)
9. Yurley Silva Celis (Los Santos, mayo)
10. Astrid Mariana Páez Mendoza (Rionegro, mayo)
*Cifras entregadas por el Observatorio Ciudadano de Feminicidios en Santander.
dato
Las honras fúnebres de la estudiante de la Udes se llevarán a cabo hoy en el municipio de Cáchira, Norte de Santander, de donde era oriunda.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad