viernes 26 de abril de 2019 - 9:50 AM

Medicina Legal trata de establecer si restos incinerados hallados en Rionegro son o no de la ciudadana chilena desaparecida en Santander

El operativo fue realizado por la Policía, en el sector de El Portachuelo, en Rionegro
Escuchar este artículo

Los uniformados habrían llegado hasta ese lugar, por información puntual, derivada de las investigaciones realizadas desde el momento en que se reportó la desaparición de Ilse Amory Ojeda, la mujer chilena que llegó a Colombia desde el pasado 5 de marzo y a la cual se le perdió el rastro el 29 del mismo mes, según manifestó su novio Juan Guillermo Valderrama Amézquita.

Luego de rastreos y labores de campo, efectivamente fue hallado un cuerpo incinerado; solo restos óseos, por lo que aún no se puede determinar que sean los de una mujer, debido a que no fueron halladas pertenencias ni prendas de vestir.

Sin embargo, a pesar del hallazgo, las autoridades no han dado a conocer detalles al respecto, manifestando que hasta el sábado se podría confirmar alguna información.

Lea también. Habla el novio de la chilena desaparecida en Santander

Los restos fueron trasladados al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en Bucaramanga, donde expertos forenses establecerán la identidad.

Vanguardia.com también pudo conocer que familiares de la mujer desaparecida y medios de comunicación chilenos, posiblemente podrían arribar al país en las próximas horas.

Lea también. Amplios operativos para buscar a la chilena desaparecida en Santander

Discusión en una tienda: el último rastro

La última persona que tuvo contacto con la ciudadana chilena fue su compañero sentimental, el santandereano Juan Guillermo Valderrama Amézquita, de 28 años, quien asegura que el pasado 29 de marzo tuvieron una discusión en una tienda en la calle 60 carrera 17D del barrio Ricaurte, en Bucaramanga.

Allí, el joven afirmó a Vanguardia que ella al parecer se disgustó por una llamada que él recibió de una mujer norteamericana con la que él tenía una relación en paralelo (Becky Evans).

“Puse mi celular en la mesa, me entró una llamada de una mujer, entonces ella se levantó muy enojada, despechada, con una cara de rabia, molesta, intenté detenerla, pero me manoteó y me dijo que la dejara en paz. Yo me devolví a pagar la cuenta y mientras me dieron el cambio se fue”, relató el joven.

Blanca Gómez, propietaria del establecimiento comercial, confirmó la presencia de Valderrama Amézquita en el lugar, pero jamás vio a la persona que lo acompañaba, ni mucho menos escuchó una discusión.

“Él vino, me compró una gaseosa y una cerveza y ya. Llegó a decirme que cuánto me debía que se había ido sin pagarme, estaba tan ocupada que no me había fijado. Le cobré $3.500 y listo, no supe más”, explicó la comerciante.

La mujer agrega que si la hubiera visto a la extranjera, de 51 años, ya hubiera colaborado con la búsqueda.

“A ella no la vimos, ni siquiera los escuchamos pelear, si yo hubiera escuchado algo hasta hubiese salido a ver qué pasaba”.

Aquel día, Juan se fue y no lo volvieron a ver hasta el Miércoles Santo, cuando regresó a pegar un cartel con la foto de Ilse y contó que estaba desaparecida.

“Después volvió en Semana Santa a pegar un cartel y preguntó si la recordábamos, pero le dijimos que no. Acá viene mucha gente, es un negocio”, finalizó Blanca.

Los habitantes del sector explicaron que a diario las autoridades buscan información en la zona e indagan entre los vecinos qué fue lo que vieron durante la estancia de la pareja en la tienda.

De igual forma, la Policía también está analizando el contenido de las cámaras de vigilancia del área con el fin de contrastar la versión de Juan Guillermo.

“Policía y Fiscalía vienen a diario a buscar cámaras, pero por acá casi no hay. Solamente un restaurante de la esquina tiene y parece que ya se habían borrado las imágenes”, reveló un residente de la zona.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad