jueves 05 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Murió conductor que fue atacado por un celador

En la Clínica Bucaramanga murió un joven de 27 años que respondía al nombre de Miguel Ángel Sánchez, quien el pasado 24 de octubre recibió tres disparos por parte de un celador con el que se trenzó en una riña.

Tras las heridas que sufrió en la pelea con el vigilante, Sánchez, quien trabajaba como conductor de un camión que transportaba pollos, permaneció diez días luchando contra la muerte en una Unidad de Cuidados Intensivos, UCI.

No obstante, uno de los disparos que recibió se alojó en su abdomen, comprometiendo órganos vitales. En las últimas horas el estado de salud de la víctima empeoró y murió mientras recibía atención médica.


La pelea

De acuerdo con los testimonios entregados por los familiares de la víctima, el pasado 24 de octubre a las 6:30 de la tarde Miguel Ángel Sánchez llegó al parqueadero de un taller ubicado en el Palenque, en  Girón, a reclamar su camión, al cual le estaban haciendo unas reparaciones.

Sin embargo, al momento de salir no lo pudo hacer porque detrás del pesado vehícu-

lo habían parqueado una carreta, por lo que Sánchez fue en busca del vigilante para que la retirara.

Fue ahí cuando se suscitó la riña que empezó con palabras. Al vigilante al parecer no le agradó el tono en el que Sánchez le pidió que corriera la carreta y se fueron a los puños.

Luego de un corto intercambio de golpes el vigilante se fue para la parte trasera del taller por un arma de fuego y justo cuando Sánchez se iba a subir al camión le propinó dos tiros, uno en el brazo y otro en la pierna.


Otro tiro

Testigos aseguraron que la víctima cayó al piso y mientras se quejaba el vigilante se le acercó y le volvió a disparar esta vez en el abdomen.

Sánchez fue llevado en un taxi al servicio de urgencias de la Clínica Bucaramanga, donde diez días después de su ingreso murió.

Del vigilante que disparó contra Sánchez se dice que minutos después fue capturado por la Policía. Sin embargo, tuvieron que dejarlo en libertad pues no le encontraron el arma de fuego y además no fue arrestado en flagrancia.

Agentes de la Unidad Móvil de Criminalística de la Sijín, adscritos a la Policía Metropolitana de Bucaramanga, practicaron el levantamiento del cadáver, el cual fue entregado ayer a sus familiares, quienes lo pusieron en velación en la funeraria San Pedro.


La víctima

Miguel Ángel Sánchez, de 27 años, era el segundo de tres hermanos y desde hace varios años trabajaba como conductor de uno de los camiones de su padre. 'Exigimos que se haga justicia. Las autoridades deben dar con ese vigilante que acabó con la vida de mi hijo', indicó el papá de la víctima. Hoy en la mañana los despojos mortales de Sánchez serán sepultados en un cementerio del área metropolitana.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad