viernes 30 de enero de 2009 - 10:00 AM

Murió el policía que se propinó un disparo en la cabeza

Al mediodía de ayer, los médicos de la Clínica Chicamocha certificaron la muerte del agente de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, Jorge Helí Esteban Ochoa, de 43 años, quien el pasado 25 de enero se propinó un disparo en la cabeza.

Aunque el equipo médico de dicho clínica intentó salvar la vida del uniformado, el disparo que el agente alojó en su cabeza comprometió el cerebro, por lo que su estado de salud siempre fue reservado.

A las 12:30 del mediodía de ayer, y luego de que los médicos agotaron todas las posibilidades de tratamiento por su recuperación, Esteban Ochoa murió.

Agentes de la Unidad Móvil de Criminalística de la Sijin de la Policía Metropolitana de Bucaramanga realizaron el levantamiento del cadáver en la morgue de dicha Clínica. En medio del dolor, los familiares del policía se reunieron ayer en la tarde en las afueras de Medicina Legal a la espera de que les entregaran sus despojos mortales para darles cristiana sepultura.

Un disparo fatal


El pasado 25 de enero, el agente Esteban Ochoa se encontraba de descanso en su residencia. Sin embargo, la calma y la tranquilidad de ese domingo terminó cuando en la vivienda del uniformado, ubicada en el barrio La Victoria, se escuchó un disparo.

Algunos vecinos del sector reaccionaron cuando escucharon los gritos provenientes de la casa del agente. Minutos después policías que llegaron al lugar de los hechos, lo encontraron con un disparo en la cabeza y aún empuñando el arma de fuego.

El agente fue trasladado de inmediato a la Clínica Chicamocha, donde cuatro días después murió.

Sobre los móviles que llevaron al policía al suicidio, las autoridades han sido muy reservadas.

Sin embargo, por estos hechos la Fiscalía ya inició una investigación.

Esteban Ochoa perteneció por 20 años a la Policía Nacional y antes de su muerte estaba adscrito al CAI San Francisco, jurisdicción de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Dentro de su hoja de vida se destaca una condecoración por servicios distinguidos la cual recibió cuando cumplió 15 años en la Policía.

El uniformado muerto, natural del municipio de Suratá, Santander, dejó huérfanos a tres hijos.

línea de tiempo
Últimos policías muertos


2008
Junio 12
El agente Helí Moncada Laguado, de 46 años, adscrito a la estación del municipio de Piedecuesta, Santander, murió tras dispararse en la cabeza con un revólver de su propiedad, con el cual le disparó antes a su ex esposa en la cara, al parecer en medio de una discusión pasional.

Junio 23
El patrullero Juan Carlos Rueda Guerrero fue asesinado durante un operativo encubierto contra una banda de traficantes de estupefacientes, en una vivienda del barrio Alfonso López de Bucaramanga. En los hechos otro agente resultó herido.

Junio 26
El agente William Quesada Torres, de 28 años, murió luego de recibir un disparo en la cabeza de forma accidental por parte de su compañero, quien recargaba el arma de dotación.

Octubre 11
El agente de la Policía Jaime León Hernández, de 41 años, adscrito al departamento de Santander, murió de un disparo en la cabeza luego de que a uno de sus compañeros se le disparara su arma de fuego, al parecer, de manera accidental. Los hechos se presentaron en Zapatoca. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad