jueves 04 de julio de 2019 - 12:00 AM

Murió joven que recibió un tiro durante un operativo de la Policía, en Girón

Mientras la Policía informó que la muerte de Anderson Smith Leones Bustamante, como fue identificada la víctima, se dio en el marco de la legítima defensa, sus familiares denunciaron irregularidades. La Fiscalía abrió una investigación para esclarecer lo sucedido.

Distintas versiones acerca de los hechos que rodean la muerte violenta de Anderson Smith Leones Bustamante, de 23 años de edad, tienen a la Policía y a los familiares de la víctima enfrentados.

Este joven, oriundo del municipio de Maicao, La Guajira, recibió un impacto de bala en la cabeza el pasado miércoles 26 de junio, cuando agentes del Grupo de Operaciones Especiales, Goes, adelantaban un operativo contra el microtráfico en el barrio Convivir, en Girón.

A pesar de librar durante seis días una batalla contra la muerte en la UCI del Hospital Universitario de Santander, HUS, el pasado martes se produjo su deceso.

¿Un expendedor?

El comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, Mebuc, brigadier general Manuel Vásquez Prada, informó a Vanguardia que todo se originó cuando una patrulla del Goes inició una persecución para capturar a Anderson Smith, quien sería un presunto expendedor de estupefacientes de la zona.

“La semana anterior iban en la persecución de un expendedor y desde el interior de una vivienda este lanzó un canino de raza peligrosa (pitbull), el cual atacó en los genitales a un uniformado”, reveló el General.

El vocero de la institución agregó que haciendo uso de la legítima defensa, “el agente accionó su arma de dotación y ese mismo impacto rebotó en contra de la humanidad del expendedor, que lamentablemente falleció”.

La Policía sostiene que ocurrida la emergencia tanto el joven como el uniformado fueron trasladados de inmediato a centros médicos.

“Estaba en el lugar equivocado”

Los familiares del hoy fallecido le salieron al paso a las declaraciones de las autoridades, argumentando que Leones Bustamante no tenía ningún pendiente con la justicia y hace menos de dos meses había llegado a vivir a Girón, en busca de un mejor porvenir.

“Él es de La Guajira y había llegado a Santander a trabajar en lo que le saliera porque la situación por allá está muy dura. Ese día (el 26 de junio) estaba trabajando en un taller y se fue a esa casa a darle de comer al perro, los dueños no estaban y le habían encomendado esa tarea a él”, expresó Enrique Parra, primo del occiso.

Justo cuando el joven guajiro se encontraba en el inmueble con el canino, según sus allegados, irrumpió la Policía en busca de sustancias alucinógenas.

“El muchacho fue el que les abrió la puerta a los policías para que entraran y el perro, por su mismo instinto, salió a defender la propiedad, no fue porque mi familiar le hubiera dado órdenes, como dice la Policía”, agregó el pariente de la víctima.

Contrario a lo que asegura la institución, tanto residentes de la zona como parientes del joven expresaron que en ningún momento el pitbull mordió en los genitales al uniformado.

“No encontraron droga, no hubo capturas, ni ningún policía resultó herido. Lo único cierto fue que el muchacho se tiró al piso, ya estaba reducido, y por matar al perro terminaron asesinándolo a él. Estaba en el lugar equivocado, que revisen los antecedentes y verán que Anderson no tenía problemas”, agregó Enrique Parra.

Otra irregularidad que los familiares denunciaron fue que solo una hora y 20 minutos después de ocurrido el hecho, el afectado fue evacuado hacia la Clínica de Girón y luego remitido al HUS.

“No dejaban ingresar a ningún familiar, solamente decían que le habían disparado al perro. Eso fue como a las 10:00 a.m. y lo sacaron a las 11:20 a.m., no le prestaron los primeros auxilios, todo fue muy inhumano”, dijo una residente del sector.

El impacto de bala causó graves daños a nivel cerebral, por lo que el personal médico del HUS desde un principio entregó un pronóstico desalentador.

Finalmente, el pasado martes sobre las 5:00 p.m. Anderson Smith murió.

Fiscalía investigará
El comandante de la Mebuc, brigadier general Manuel Vásquez Prada, expresó que para garantizar la trasparencia en la investigación, le solicitó al CTI de la Fiscalía que se encargará de todos los pormenores del asunto.
“Desde el primer momento yo le pedí a la Fiscalía que adelantara el procedimiento para nosotros no interrumpir una situación que mañana venga a tener algún cuestionamiento”, explicó.
Es de recalcar que ayer se adelantaron nuevamente allanamientos en el mismo barrio donde sucedieron los hechos. Tres personas fueron capturadas en flagrancia cuando comercializaban sustancias alucinógenas.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad