martes 13 de enero de 2009 - 10:00 AM

'No sabemos por qué lo mataron'

'A mi papá lo mataron', repetía ayer con inocencia el hijo menor de Gustavo Rivera Jaimes, el hombre que fue asesinado a las 7:30 p.m. del sábado en pleno centro del municipio de Floridablanca.

Ayer desde la casa donde vivía la víctima y minutos antes de que comenzaran el funeral, un amigo contó cómo sucedieron los trágicos hechos.

'Me lo encontré en el parque y le pregunté que para dónde iba. Gustavo me dijo que iba para la casa del hermano… Eso fue lo último que hablamos. Seguí caminando y fue al poco tiempo que escuché dos disparos. Me devolví', explicó.

El amigo, quien ayudó anoche a sacar el féretro del carro fúnebre, indicó que llegó de inmediato a auxiliar a Gustavo, quien yacía en toda la esquina de la carrera 6 con calle 7.

'Le dispararon. Enseguida lo subimos a un taxi y él llegó con vida al Hospital Universitario de Santander. Luego nos dijeron que había muerto'.
Según las versiones de algunos familiares, la víctima fue abordada por dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta tipo RX de color rojo, desde donde le dispararon. La bala impactó contra la parte occipital de su cabeza.

En la esquina donde ocurrieron los hechos, ayer todavía había rastros de sangre y la marca de un posible impacto de bala en la esquina.
'A los dos tipos que mataron a Gustavo los cogieron, pero por falta de pruebas los dejaron libres', comentó un vecino del sector.

Nadie sabe la causa

Los familiares reiteraron ayer que desconocen la causa de por qué Gustavo Rivera fue asesinado.
'No sabemos nada. Hemos tenido más datos por la prensa que por lo que nosotros podemos averiguar', indicó uno de los hermanos.

Gustavo Rivera Jaimes, de 38 años, tenía seis hermanos, se desempeñaba como constructor y desde que se separó de su esposa vivía con su mamá en el casco antiguo de Floridablanca.

Su muerte deja huérfanos a cuatro hijos, todos menores de edad.

línea de tiempo
1 de enero 2009


• Óscar Germán Mendoza, de 17 años, fue asesinado de una puñalada en el pecho en la calle 16 con carrera 52 del barrio Miraflores, comuna de Morrorrico.
-Carlos Eduardo Villamizar murió en el barrio Río Prado, de Girón, después de recibir una puñalada en el pecho.
• Neil Galeano Mejía, de 33 años, fue encontrado muerto en una cañada aledaña al barrio Nariño, con un disparo en la frente.
• Fabio Castro López, de 29 años, recibió un disparo en la cabeza mientras transitaba por la calle 1 con carrera 22 del barrio Transición, al norte de la ciudad.
• John Alexánder Oviedo, de 19 años, falleció después de recibir un disparo mientras caminaba por una de las vías peatonales del barrio La Independencia, al norte de la ciudad.
• Luz Marina Durán, de 36 años, fue asesinada hacia las 10:00 p.m., después de recibir un impacto de bala en la cabeza y una herida en el tórax, producida por arma blanca.  El hecho ocurrió e el barrio Transición, al norte de la ciudad.
3 de enero 2009
• Ana Cristina Peña, de 45 años, murió después de recibir varios impactos de bala cuando caminaba en inmediaciones a la Cárcel Modelo de Bucaramanga. El hecho ocurrió cuando la guardia del Inpec disparó hacia la calle para evitar la fuga de un preso.
9 de enero de 2009
• Verónica Estefanía Carreño, de 17 años, y su bebé en gestación de cuatro meses, fueron asesinados en la calle 30 con carrera 17, después de que su compañero sentimental le propinara una puñalada a la altura del corazón.
10 de enero 2009
• Germán Javier Álvarez, de 27 años, murió en el barrio Villa Candado, al sur de la ciudad, después de unos sujetos lo intimidaran y le disparan, en un intento por robarlo.
11 de enero de 2009
• Gustavo Rivera Jaimes, de 38 años, fue asesinado en pleno centro de Floridablanca, después de que dos sujetos lo abordaran en una motocicleta y le propinaran un disparo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad