jueves 30 de noviembre de 2023 - 4:57 PM

Obrero que murió al caer de un tercer piso en Bucaramanga no contaba con la ‘línea de vida’

En el Instituto de Medicina Legal de Bucaramanga se esperaba la presencia de familiares para identificar al obrero que murió al caer de un andamio en el barrio Ricaurte. Lo conocían con el nombre de ‘Esneider’.
Compartir

Aunque fueron algunas horas las que permaneció sin vida en el andén de la carrera 17 con calle 57 del barrio Ricaurte de Bucaramanga, sus familiares no aparecieron para identificarlo y ni siquiera la persona que lo acompañaba en los trabajos de remodelación de una fachada sabía su verdadero nombre, lo llamaba: ‘Esneider’.

El testigo de su muerte, precisamente, fue su compañero de trabajo que se identificó a las autoridades como ‘Jimmy’, un hombre de 39 años que es maestro de construcción.

Él le manifestó a la Sijin de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, que el hoy occiso lo contrató para realizar la remodelación de una fachada, que fue en el lugar donde perdió la vida.

‘Jimmy’ les dijo a los investigadores que ya en varias ocasiones habían trabajado los dos, pero no sabía su verdadero nombre, “sabía que su nombre era ‘Esneider’, pero no su apellido”.

$!Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA
Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA

En horas de la mañana, de este jueves 30 de noviembre, iniciaron los trabajos de remodelación y armaron el andamio. Cuando los dos estaban sobre la estructura, una de las tablas se partió, ‘Esneider’ se fue de espalda y se trató de sujetar de ‘Jimmy’.

“Nos dice el testigo que el compañero intentó agarrarse de su ropa, pero no alcanzó. Cayó desde el tercer piso al suelo y se golpeó la cabeza. Mientras tanto él quedó colgando de algunos cables y se fue contra la ventana. Luego se bajó para auxiliarlo”, señaló la Policía.

Paramédicos de una ambulancia llegaron a prestarle los primeros auxilios, pero ya no tenía signos vitales.

La Sijin se encargó de recolectar pruebas y el levantamiento del cadáver. En el lugar no se halló un responsable de la obra para identificar a la víctima ni tampoco apareció algún familiar. El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Bucaramanga en el barrio Campohermoso a la espera de conocer su identidad.

$!Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA
Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA

No tenían las líneas de vida

Las líneas de vida, en trabajos en altura, son sistemas ‘anticaídas’ homologados y certificados por los expertos para prevenir accidentes. Son sistemas de anclaje flexibles que utilizan elementos resistentes como arnés, cuerdas, entre otros.

Los dos obreros que adelantaban la obra civil no contaban con este sistema. De acuerdo con Freddy Ragua, experto en gestión del riesgo y exdirector de la Oficina de Prevención de Desastres de Bucaramanga, existen códigos y normas para los trabajos en altura.

“En muchas obras se exige que los empleados tengan un certificado de trabajo en alturas. En obras de barrio, por lo menos se pide que después del metro y medio de altura cuenten con la línea de vida para adelantar estos trabajos. Muy lamentable porque a veces la confianza, al creer que no es tan alto, ocasiona estas tragedias”, explicó Ragua.

Se esperaba también el pronunciamiento de la Alcaldía de Bucaramanga sobre los permisos que debían tener los encargados de la obra de remodelación de la fachada en el barrio Ricaurte.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad