jueves 05 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Ocupantes de avioneta siniestrada no han podido ser rescatados

Aunque por tierra avanza una comisión de la Defensa Civil y los Bomberos que partió el martes en la tarde desde Socorro, Santander, nadie ha podido llegar aún a la Serranía Los Cobardes donde se estrelló la avioneta tipo Piper Seneca, con dos tripulantes.

Desde las 6:00 de la mañana de ayer un grupo de rescatistas de la Defensa Civil estuvo en el aeropuerto Palonegro de Lebrija a la espera de un helicóptero Black Hawk de la Fuerza Aérea, para ir al sitio del siniestro ubicado entre los municipios de Chima y Simacota, al sur del departamento.

Sin embargo, las difíciles condiciones climáticas reinantes en la Serranía Los Cobardes impidieron que el helicóptero despegara para intentar llegar a la zona.

Por ahora sigue siendo incierta la situación de los dos tripulantes que iban en la avioneta de matrícula HK-3957 de la Línea Aérea de Norte de Santander, Lans, que chocó contra un cerro en la provincia Comunera.

'La zona donde ocurrió el accidente es de difícil acceso por lo que por tierra es imposible llegar. Esperamos que con el apoyo aéreo logremos estar en el sitio lo antes posible', señaló el coronel Omar González Aguilar, comandante de la Policía.

El alto oficial añadió que las causas que provocaron el siniestro aún son desconocidas y que será una comisión de la Aeronáutica Civil la encargada de la investigación.

Se espera que a las 6:00 de la mañana de hoy la comisión de rescate parta del aeropuerto Palonegro de Lebrija.

Familiares a la espera

Desde tempranas horas de ayer los familiares de Miguel Ángel Chaparro, copiloto de la avioneta siniestrada, llegaron a las oficinas de Lans en el aeropuerto Palonegro en busca de información.

El copiloto de 24 años es hijo único y reside en el barrio La Universidad. Sus familiares se enteraron del accidente el mismo martes a las 8:00 de la noche a través de una llamada telefónica hecha por un empleado de la aerolínea.

Desde ese momento la incertidumbre, pero al mismo tiempo la esperanza de que los tripulantes aún estén con vida, los han embargado.

Los familiares del piloto Mauricio Bejarano, de 54 años, también afrontan el mismo drama. Ayer ellos viajaban desde Cali de donde es oriundo el capitán de la aeronave.

Una primera hipótesis sobre las causas del accidente indica que la avioneta no iba con la suficiente altura para sobrepasar uno de los cerros de la Serranía Los Cobardes.

El sobrevuelo hecho por un helicóptero el mismo día del accidente, permitió ver los restos de la aeronave a la cual le faltaron escasos metros para superar el cerro.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad