jueves 13 de junio de 2019 - 12:00 AM

Padre que abusaba de sus 4 hijas fue enviado a la cárcel

Tres semanas después de revelarse una serie de agresiones sexuales a las que fueron sometidas cuatro menores de edad a manos de su padre, en Piedecuesta, el presunto responsable fue capturado y enviado a prisión.

La espesura de la selva en el departamento del Cesar no fue impedimento para que agentes del CTI Santander, con apoyo de la Quinta Brigada del Ejército Nacional, lograran la captura de un hombre de 46 años, investigado por acceder carnalmente a sus cuatro hijas, menores entre los 10 y 17 años.

Si bien estos abusos sexuales se habrían presentado desde por lo menos hace cuatro años en un asentamiento humano de Guatiguará, Piedecuesta, solo hasta finales del mes pasado el caso llegó a oídos de las autoridades judiciales, quienes de inmediato iniciaron la investigación.

A sabiendas de que las agresiones sexuales salieron a la luz y fueron divulgadas en diferentes medios de comunicación, el progenitor decidió huir a la vereda Caño San Juan, una apartada zona del municipio de La Gloria, Cesar, en límites con Pelaya, para evadir el cerco de la justicia.

Sin embargo, hasta allí arribaron los investigadores del CTI y el Ejército, el pasado martes en horas de la tarde, para efectuar una orden de captura que previamente un juez había expedido en su contra.

“Prácticamente el sujeto se internó en una selva, una zona boscosa, a más de tres horas del casco urbano del municipio”, reveló una fuente judicial que participó en el arresto.

El señalado violador fue detenido por los delitos de actos sexuales con menor de 14 años, demanda y explotación sexual con menor de 18 años y acceso carnal abusivo con menor de 14 años, en concurso homogéneo y sucesivo.

Ayer, al cierre de esta edición, el hombre de 46 años fue presentado en audiencias concentradas en el Centro de Servicios Judiciales de Piedecuesta.

Ante las evidencias presentadas por el ente acusador, un juez determinó recluir al acusado, bajo medida de aseguramiento, en la cárcel.

Los abusos

Leticia Tirado Ariza, comisaria de Familia de Piedecuesta, reveló a Vanguardia el pasado 27 de mayo que el caso salió a luz luego de que al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, ingresó una llamada en la que se advertía sobre los atentados en contra de la integridad de las niñas.

“Nos llegó un oficio del Icbf y junto con la Policía procedimos a retirar de ese hogar a un total de siete menores de edad, seis niñas y un niño (todos hijos biológicos del presunto violador)”, afirmó la funcionaria.

Cuatro de estas menores de edad, de 10, 12, 15 y 17 años, manifestaron en entrevistas que su padre las venía accediendo carnalmente desde hace cuatro años.

“Las niñas preferían que les hiciera de todo a ellas con tal de que no tocara a las hermanitas y el hermanito menor (de 2, 5 y 8 años)”, agregó Tirado Ariza.

Las víctimas fueron llevadas al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, seccional Bucaramanga, donde tras ser valoradas y sometidas a rigurosos exámenes, se corroboraron las agresiones.

Estos resultados médicos hacen parte del material probatorio que fue recopilado por la Fiscalía para sustentar la inferencia razonable de autoría.

Esta redacción conoció que la investigación continúa para analizar el compromiso de la madre de las menores en estos hechos, puesto que durante todos estos años tuvo conocimiento de los abusos y jamás los denunció.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad