lunes 14 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Pasajero desconocido asesinó a un taxista en La Cumbre

La versión que tiene la Policía, es que pudo ser un acto de furia e intolerancia, pero la de la familia es incertidumbre, sólo tristeza pues uno de los suyos fue asesinado.

El taxista Eliécer Gómez Prada de 64 años, murió ayer en la madrugada a manos de un pasajero desconocido, que enfurecido porque creía que le estaba cobrando de más por el servicio, le asestó dos mortales puñaladas en el pecho.

Los parientes del conductor del taxi de placas SUE-170 sólo saben que el salió a las 3 p.m. de su casa como todos los días, a cumplir con la jornada que se prolongaba hasta las 3 a.m.

Esa era la misma rutina que a diario cumplía Eliécer desde hace cuatro años, cuando optó por conducir el taxi de un primo suyo.

El sábado no fue excepción y se despidió de los suyos, para emprender la jornada.

De acuerdo con la versión de la Policía, a la 1 a.m. aproximadamente el taxista habría recogido a un hombre en el barrio Lagos I de Floridablanca quien le habría pedido que lo transportara hasta Quintas de Santa Sofía en el barrio La Cumbre, de Floridablanca.

Al parecer al llegar al destino, el pasajero se enfureció cuando el conductor trató de cobrarle por el servicio, pues consideraba que le estaba exigiendo más de lo que costaba.

En medio de la pelea que se suscitó, aquel desconocido le propinó dos puñaladas en el tórax y luego se escapó.

Quiso salvarse


Según el relato de algunos de los allegados de Eliécer, él a pesar de sus heridas habría intentado buscar ayuda por eso condujo hasta donde una amiga que vive cerca de donde habrían ocurrido los hechos.

Dicen que le pitó varias veces, de manera desesperada pero cuando ella abrió la puerta él ya no estaba.

El taxista herido insistía en salvarse la vida y habría seguido el recorrido, hasta que se encontró con otro colega suyo, este dio aviso al resto del gremio y entre todos lo trasladaron al Hospital Universitario de Santander, donde murió.

Ayer los taxistas se preparaban para despedir a uno de los suyos. La inconfundible cinta morada, cruzaba de nuevo sus carros.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad