miércoles 06 de abril de 2022 - 12:00 AM

Piden justicia para la abogada que fue arrollada

Era abogada egresada en 2019 de Uniciencia Bucaramanga y se desempeñaba como litigante en temas generales del derecho. Sus amigos y compañeros la recuerdan por su tenacidad, perseverancia y por su solidaridad.

Seis meses no han sido suficientes para calmar el dolor que carcome por dentro a la familia Torres Uribe. A Doris Zulay le arrebataron la vida de una manera vil, el pasado 13 de septiembre, a las 8:56 de la noche cuando un conductor, sin compasión, la arrolló en el parque principal de Floridablanca.

Y aunque saben que nada les devolverá a su ser querido, esperan que se haga justicia y que el responsable de acabar con los proyectos de esta abogada pague por el crimen.

Desde que ocurrieron los hechos, el proceso no ha avanzado y, al parecer, el hombre que la embistió de manera mortal sigue campante por las calles del ‘municipio dulce’.

“La investigación no avanza. No sé qué se tiene qué hacer para que se haga justicia, todo lo hemos dejado en manos de las autoridades pero vemos que ese hombre sigue libre. Mi mamá está desvaneciéndose con todo esto. Además dejó un hijo de 17 años sin madre”, manifestó su hermana, Edilia Yaneth Torres Uribe, quien recordó que el día de los hechos ellas estaban hablando por teléfono segundos antes de que se desatara la tragedia.

Lea también: Los detalles de la trágica muerte de la abogada que fue arrollada en Floridablanca

Lamentable final

Doris Zulay Torres Uribe, de 46 años, se encontraba en compañía de su sobrino en el parque principal de Floridablanca. Estaban estacionados por la calle sexta, frente a la plaza de mercado esperando su pedido de comida cuando de repente una camioneta los golpeó por detrás. Los dos salieron y al ver que habría causado daños en su carro, esperaron que Tránsito llegara para adelantar la respectiva diligencia; sin embargo, aquel afanado conductor no estaba dispuesto a esperar.

Y en un ‘abrir y cerrar’ de ojos, dio reversa, luego aceleró llevándosela por delante y ‘desapareció’.

Horas después la camioneta fue hallada abandonada en la carrera 7 con calle 10 del casco antiguo.

Varias personas se percataron de lo sucedido e intentaron auxiliarla, pero las heridas fueron tan graves que su deceso fue inevitable mientras era trasladada a un centro asistencial. El hombre estaría evadiendo a las autoridades porque no contaba con los documentos al día.

“He callado todo este tiempo esperando justicia, han pasado seis meses en los que la Fiscalía no ha dado ni si quiera una orden de captura a su agresor. Solo busco que el peso de la ley recaiga sobre su asesino y su muerte no quede impune, para seguir creyendo en los entes de justicia de mi país, además de esto mi hermana como litigante en vida creyó, representó y defendió las leyes, por ende, la justicia no debe, ni puede ser burlada por nada, ni nadie”, comentó su hermana.

Agregó que “no solo le quitó la vida a mi hermana sino también le quito la vida a mis padres, su hijo y a toda la familia y nos negamos a que el asesinato de mi hermana quede sin castigo”.

Dijo además que quizá aprendan a vivir sin ella, pero muy difícil será superar esta pérdida, porque era una mujer especial que se desvivía por los demás, una buena madre. Muy disciplinada. Me quitaron media alma y la otra la utilizaré para luchar y buscar justicia”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad