martes 18 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Por resistirse a un atraco, hombre fue asesinado a puñal en el Norte de Bucaramanga

Un hurto es el móvil del más reciente crimen ocurrido en la Capital Santandereana. Un hombre de 62 años se resisitió a que lo atracaran en el sector de Omagpa II y los delincuentes lo apuñalaron.
Escuchar este artículo

Por aferrarse con todas sus fuerzas a sus pertenencias, don Ramón Ordóñez Torres perdió lo más preciado; el hombre de 62 años fue asesinado por dos ladrones la noche del domingo en el norte de Bucaramanga.

La tragedia ocurrió hacia las 7:20 de la noche en la carrera 12 con calle 29AN, entre los barrios Omagá II y Hamacas por donde Ordóñez Torres caminaba hacia su casa en Villa Alegría II, como lo hacía de costumbre luego de ver partidos de fútbol en la cancha del barrio Kennedy.

“Él siempre bajaba por ahí y es un sector muy solo, yo le decía que no lo hiciera que era peligroso. Siempre bajaba más tarde pero ayer (el domingo) no se por qué se vino más temprano”, contó a Vanguardia Daisy, su hija.

Según testigos, Ramón caminaba por la solitaria vía cuando fue abordado por dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta Eco Deluxe rojo y negro, cubrían su rostro con cascos y con un arma blanca lo amenazaron para que entregara sus pertenencias, pero él se opuso.

“Forcejeó y se aferró al bolso, incluso se alcanzó a romper el morral. Como se opuso lo apuñalaron e igual lo robaron, porque le quitaron el celular, la billetera y el reloj”, añadió la familiar.

Herida mortal

En el forcejeo, la víctima recibió una puñalada en el pecho. Mientras los delincuentes emprendieron la huida, él caminó varios metros hacia abajo, como hacia su casa, y a su paso dejó rastros de sangre que ayer aún permanecían sobre el pavimento. Sin embargo, media cuadra más allá no pudo más y cayó.

Algunos consumidores de estupefacientes que se encontraban cerca corrieron a su auxilio; mientras uno fue hasta su casa a avisar a la familia, los otros detuvieron a un motociclista y lo obligaron a llevarlo.

“Yo corrí y cuando llegué ya estaba desgonzado y lo llevaban en la moto”, añadió Daisy.

Al llegar al Hospital Local del Norte, Ordóñez pudo incluso caminar para ingresar a urgencias, pero la herida era tan grave que a los pocos minutos murió.

Ayer en la mañana, Daisy llegó al sitio y entre lágrimas recorrió los últimos pasos de su padre. Además, pidió sabiduría y celeridad a los investigadores para que se haga justicia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad