lunes 13 de octubre de 2008 - 10:34 PM

Por un disparo accidental murió agente de la Policía

Un agente de la Policía adscrito al departamento de Santander, murió de un disparo en la cabeza luego de que a uno de sus compañeros se le disparara su arma de fuego, al parecer, de manera accidental.

Según las autoridades, los trágicos hechos se presentaron el sábado a las 5:30 de la tarde en la estación de Policía del municipio de Zapatoca, Santander.

Las primeras versiones de lo sucedido indican que un patrullero de la Policía llegó al comando y puso su arma de dotación sobre una superficie lisa. Al parecer, el arma se iba a deslizar y para evitarlo el patrullero intentó cogerla. Justo en ese instante, el arma se disparó.

La bala hizo blanco en la cabeza de un agente, al que las autoridades identificaron como Jaime León Hernández, de 41 años, quien acababa de llegar a la estación para recibir su turno como comandante de guardia.

El agente, fue llevado de urgencia al hospital del municipio donde a pesar de los esfuerzos que hicieron los médicos por salvarle la vida, el uniformado falleció.

'Es un hecho lamentable que desde ya estamos investigando. Le enviamos un saludo de condolencia a los familiares del agente que murió en tan desafortunada situación', señaló el comandante del departamento de Policía de Santander, coronel Omar González Aguilar.
18 años en la institución

León Hernández tenía 18 años y ocho meses en la Policía Nacional, y siempre prestó sus servicios en el departamento de Santander.
En su hoja de vida están registradas cinco distinciones por su excelente servicio.

Ayer su cuerpo fue trasladado desde el municipio de Zapatoca al instituto de Medicina Legal de Bucaramanga. En horas de la tarde, los despojos mortales del uniformado fueron conducidos a Riosucio, Caldas, donde será sepultado.

Entre tanto, según las autoridades, la investigación de los hechos quedó en manos de la Justicia Penal Militar que determinará si por la muerte del agente León Hernández abre un proceso disciplinario contra el patrullero al que se le disparó el arma de fuego, o un proceso penal, el cual iría desde una sanción hasta la destitución de la Policía.

'Es un proceso largo y que requiere tiempo. Sin embargo, la investigación de este lamentable caso ya está en manos de la Justicia Penal Militar, que a su entender determinará las responsabilidades del caso', señaló el coronel González Aguilar.

Antecedentes


El 26 de junio el patrullero de la Policía de Carreteras de Santander, William Quesada Torres, de 28 años, recibió un disparo en la cabeza en momentos en que su compañero se encontraba manipulado su arma de dotación.  

Los hechos se presentaron dentro de una patrulla de la Policía de Carreteras, cuando los policías transitaban por la autopista que de Floridablanca conduce a Bucaramanga.

El patrullero fue conducido de urgencia a la Clínica Carlos Ardila Lülle, donde murió mientras recibía atención médica.

línea de tiempo
Policías muertos en 2008


Junio 12
El agente Helí Moncada Laguado, de 46 años, adscrito a la estación del municipio de Piedecuesta, Santander, murió tras dispararse en la cabeza con un revólver de su propiedad, con el cual le disparó antes a su ex esposa en la cara, al parecer en medio de una discusión pasional.

Junio 23
El patrullero Juan Carlos Rueda Guerrero fue asesinado durante un operativo encubierto contra una banda de traficantes de estupefacientes, en una vivienda del barrio Alfonso López de Bucaramanga. En los hechos otro agente resultó herido.

Junio 26
El agente William Quesada Torres, de 28 años, murió luego de recibir un disparo en la cabeza de forma accidental, por parte de su compañero, quien recargaba el arma de dotación.

Octubre 11
El agente de la Policía Jaime León Hernández, de 41 años, adscrito al departamento de Santander, murió de un disparo en la cabeza luego de que a uno de sus compañeros se le disparara su arma de fuego, al parecer, de manera accidental. Los hechos se presentaron en Zapatoca.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad