miércoles 25 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Riña dejó un muerto al Norte de Bucaramanga

Jhonatan Darío Delgado García fue apuñalado en el barrio Colorados por un joven a quien, al parecer, había agredido días atrás.
Escuchar este artículo

Hubo gritos. Desespero. Dolor profundo. Una madre suplicaba por auxilio para su hijo agonizante, mientras lo sostenía entre sus brazos como cuando lo recibió hace 22 años.

Fue un lamento funesto, casi de despedida, porque su corazón sabía que Jhonatan Darío Delgado García se le iba...

Había corrido de forma desesperada varias cuadras, desde el barrio Campestre Norte, porque le habían dicho que al ‘Mono’ se lo habían apuñalado.

El pánico empeoró cuando lo encontró tendido en un andén, frente a una panadería en la calle 54 Norte con carrera 20 del barrio El Rosal, en la zona de Colorados. Tenía pocos alientos, la sangre salía a chorros.

“La señora gritaba que por favor la ayudaran y de pura casualidad pasaba una ambulancia, ella se les atravesó y les pidió que lo ayudaran, ellos lo montaron pero al hospital llegó muerto”, narró un testigo.

¡Se vengó!

En Colorados y sus alrededores conocían muy bien a Delgado García quien, por problemas de consumo de estupefacientes, frecuentaba las calles y les pedía dinero a muchos. Aseguran que en ocasiones, cuando no le daban, se ponía violento.

Pero la calle y las drogas le ‘casaron’ varios pleitos, hacía una semana incluso había agredido a otro joven y lo habían arrestado.

Sin embargo, lo que le habría costado la vida fue la agresión a otro hace casi un mes.

“Hace un mes le había cortado la cabeza a otro muchacho, y ese mismo se la había sentenciado, le dijo que no se dejara ver, porque donde lo viera lo picaba, ¡y vea!”, contó un residente del barrio.

Los últimos pasos

Muchos residentes de El Rosal hablaban de lo ocurrido, contaban que lo habían atacado entre dos jóvenes, otros aseguraban que eran tres.

Lo confirmado es que a las 9:00 de la noche, Jhonatan llegó hasta El Tapón -en la parte alta de Colorados, entrada al barrio Campestre-, rumbo a su casa cuando un sujeto con quien tenía problemas, con otros dos, lo emboscaron.

“En la mala” le dijo y le clavó una puñalada en el pecho, luego lo corretearon varias cuadras.

‘El Mono’ salió a toda velocidad por la calle 54 Norte, atravesó la vía al mar y justo al llegar frente a una droguería, cuando tuvo tiempo de respirar, se dio cuenta que la herida era grave.

Se miró al pecho, su ropa ensangrentada, tiró la gorra a un lado y se sentó en el andén. Allí estuvo un minuto mientras con sus últimos alientos se levantó, cogió la gorra de nuevo, caminó unos metros hasta que no pudo más y cayó desgonzado en la esquina de una panadería. De ahí lo recogió su mamá.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad