jueves 26 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Señalado homicida de abogados fue capturado cuando salía de Clínica en Bucaramanga

Wilmar Giraldo Úsuga el presunto asesino de Ómar Alberto Quintero Villegas y Maira Liceth Carreño, fue interceptado por agentes de la Sijin y del CTI cuando salía del Hospital Psiquiátrico San Camilo, en Bucaramanga. ¿Quería evadir a la justicia alegando sufrir algún trastorno mental?. Vanguardia habló con familiares de Maira Liceth, la joven de 24 años además de abogada, era cantante en un grupo de mariachis.

Wílmar Giraldo Úsuga, el cabo pensionado del Ejército Nacional y abogado, señalado de asesinar en Ocaña a los también litigantes Ómar Alberto Quintero Villegas y Maira Liceth Carreño, fue capturado en la capital santandereana.

El hombre fue interceptado por agentes de la Sijin y del CTI cuando salía del Hospital Psiquiátrico San Camilo, en Bucaramanga. ¿Quería evadir a la justicia alegando sufrir algún trastorno mental?

Desde el pasado 3 de mayo, cuando se perpetró el doble homicidio, Wílmar Úsuga, ex pareja sentimental de Maira, desapareció de Ocaña y figuraba como el principal sospechoso del macabro crimen.

Sería Wílmar quien ese martes a las 9:45 de la noche, en la carrera 14, en un parqueadero cercano a la Plaza de Mercado de Ocaña, les disparó indiscriminadamente a Maira y a Wilmar hasta matarlos. Solo una mente irracional, ‘cegada’ por la locura, es capaz de tomar potestad sobre una vida y arrebatarla a su antojo.

Ayer, en horas de la tarde, se realizaba la audiencia de legalización de su captura y la imputación de cargos por feminicidio y homicidio agravado.

Familiares y comunidad de Ocaña exigen a las autoridades ninguna consideración contra el hombre, esperan que reciba la máxima condena.

¿Los mató por sus celos enfermizos?

Maira y Wilmar estudiaron Derecho en la Universidad Francisco de Paula Santander de Ocaña.

Allí se conocieron y sostuvieron una relación sentimental por tres años que se terminó al parecer, por los constantes maltratos que recibía la joven abogada por parte de Úsuga.

El padre de la víctima contó que después de su muerte se enteró de que en una ocasión Wilmar encerró a Maira en una habitación y la amenazó con un revólver.

Maira quiso ponerle fin a su martirio pero aún después de terminar con Wílmar, siguió acosándola, incluso golpeándola.

La joven encontró apoyo en Ómar Alberto Villegas, quien trabajaba en la Defensoría Regional de Ocaña y la orientaba en su demanda contra Wilmar por maltrato. Ambos se enamoraron y entablaron una relación lo que hizo enardecer a Wílmar, se negaba a aceptarlo.

Lo que se sabe de ese martes de 3 de mayo es que, según testigos, Maira y Wílmar estaban discutiendo. En ese momento se apareció Ómar y luego se escucharon las detonaciones de arma de fuego.

Calló su dulce voz y ‘apagó’ sus sueños

Maira, de 24 años, era oriunda del municipio de Convención, Norte de Santander.

Era un joven que admiraban por su disciplina y su motivación de salir adelante. Con esfuerzo se estaba abriendo paso en su carrera profesional que impulsaba con su vocación de cantante. De día era abogada, de noche era la voz principal de un grupo de mariachis.

“Mi hermana salía de trabajar en la Alcaldía, en Familias en Acción y luego se iba a cantar hasta la madrugada. No descansaba. Se graduó en diciembre del año pasado. Soñaba con tener su propio consultorio jurídico, era una líder y su aspiración más grande era llegar a ser Alcaldesa de Ocaña. Yo estoy segura que sí lo hubiera logrado”, contó a Vanguardia Andrea Carreño entre sentimientos de orgullo y desolación.

La familia está devastada, perdieron a su mayor orgullo. “Han arrancado un pedazo de mi alma y dejo en manos de Dios para que se haga justicia por esa tragedia. No puedo perdonar a una persona que ha causado tanto daño a dos familias. Es un peligro para la sociedad”, expresó Jorge Carreño, padre de Maira.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad