domingo 15 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Sicarios asesinaron a dos personas en el Café Madrid

A las 6:00 p.m. del viernes Fernely Sepúlveda Ramírez se despidió de los suyos en el corregimiento Pueblo Nuevo, de La Esperanza Norte de Santander y cogió camino para Bucaramanga.

Era algo que hacía de manera rutinaria cada 15 días, traer a Centroabastos la cosecha de maracuyá y luego regresaba cargado de verdura para vender en el pueblo, por eso la despedida nada tuvo de especial, ni anormal, todos esperaban que regresara como siempre.

Ferleny Sepúlveda Ramírez de 42 años fue asesinado el mismo viernes a las 10:40 p.m. en la entrada de Bucaramanga por dos sicarios, que también mataron a Félix Orlando Vergel Ropero de 21 años, conductor del camión en el que transportaba la carga. Su padre, Orlando Vergel Ramírez de 41 años, sobrevivió al ataque y está herido.

Hipótesis de un viaje sin regreso

Norbey Sepúlveda, hermano de Fernely, relató ayer que como de costumbre su hermano emprendió el viaje junto con sus amigos, el dueño del camión y el hijo, y de éste último.

Los tres viajaban a bordo de un NPR color vinotinto de placas TLA-107.

'Ellos eran unos muchachos buenos, sanos', aseguró este hombre que junto con una gran cantidad de amigos, esperaba en la entrada de Medicina Legal que le entregaran el cuerpo para llevarlo de regreso a Pueblo Nuevo, donde será sepultado.

De acuerdo con las primeras informaciones recogidas por los investigadores tanto de la Policía como del Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI de la Fiscalía, los tres viajeros al parecer se detuvieron en la vía a Chimitá, en la entrada del barrio Café Madrid.

En ese momento sería cuando dos hombres a bordo de una motocicleta, abrieron fuego contra los viajeros.

Seis de los disparos quedaron registrados en el vidrio panorámico del pequeño camión, mientras que los ocupantes de la cabina quedaron atrapados por las balas.

En el lugar del hecho, murió de manera inmediata Fernely Sepúlveda.

Félix y su padre Orlando Vergel, alcanzaron a ser trasladados hasta el Hospital del Norte, pero ahí murió el conductor de 21 años.

Su padre fue remitido al Hospital Universitario de Santander, HUS, donde hasta ayer estaba fuera de peligro, pero con un impacto de bala en el mentón y otro en el hombro.

Aunque de manera oficial la Policía informó que los móviles y agresores son materia de investigación, los investigadores contrastan una hipótesis: durante la inspección del camión, habrían detectado rastros de alguna sustancia alucinógena, pero esto es apenas un indicio que tendrá que ser confirmado o descartado. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad