jueves 07 de enero de 2010 - 10:00 AM

'Surcaron 50 metros de vía con el cuerpo de mi hijo'

Irregularidades en materia de asistencia médica y de tipo policial denunciaron los padres de Javier Alejandro Pinzón, el joven de 17 años que el pasado domingo murió tras ser arrollado por un vehículo en la vía entre Charalá, Santander y Duitama, Boyacá.

En primera instancia, los padres están seguros de que su hijo fue arrollado desde atrás por el conductor del vehículo Nissan Patrol de placas IBD-332, quien arrastró el cuerpo del joven 50 metros, antes de que pudiera ser auxiliado.

'Mi hijo quedó conciente, pidió ayuda e incluso se estaba ahogando en su propia sangre. Con todo y eso el conductor del vehículo se negó a llevarlo al hospital porque decía que no era su culpa', señaló el padre del joven muerto.

Frente a esta situación, los familiares de la víctima no entienden cómo la Policía de Tránsito no lleva ningún control sobre este tipo de vehículos ‘mochileros’ como el involucrado, que además de tener llantas desgastadas y problemas mecánicos, presentaba problemas de frenos.

'Acá y en estos pueblos transportar gente en esas condiciones es normal, pero para mi no… y como si fuera poco el tipo quedó libre y muchas horas después tuvo que ser recapturado para que le realizaran la prueba de alcoholemia, cuando la gente asegura que donde dejaba a un pasajero se bajaba a tomarse una cerveza', sostienen  los familiares de la víctima,


Acciones legales

Pero lo más delicado de la situación, asegura Ingrid Sereny Ruiz, madre del joven muerto, es que fueron evidentes las falencias médicas en el  Hospital Luis Carlos Galán del municipio de Charalá, Santander.

Los padres de la víctima anunciaron que interpondrán las demandas respectivas contra la institución hospitalaria.

Vanguardia Liberal habló con Estrella Rodríguez Pereira, directora del Hospital de Charalá, quien dio su versión de los hechos.

'El paciente ingresó a las 5:00 de la tarde y acá le brindamos toda la atención médica que requirió. Ante su grave estado fue remitido en la ambulancia con nuestro médico y la enfermera al municipio de San Gil donde el joven murió. Es falso que no le brindamos los cuidados necesarios al herido porque todo lo que estuvo a nuestro alcance lo hicimos. Es más, de esto son testigos dos agentes de la Policía que estuvieron durante el procedimiento', señaló Rodríguez Pereira.

La directora del Hospital agregó que toda la ayuda médica que se le brindó al paciente quedó consignada en la historia clínica.


Así fue el accidente

A las 3:45 de la tarde del pasado domingo Javier Alejandro Pinzón, de 17 años, regresaba en compañía de su amigo John Carlos Rincón Pico, de la finca de su familia ubicada sobre la vía Charalá- Duitama, donde habían estado almorzando. Ambos jóvenes se transportaban en sus respectivas bicicletas cuando fueron arrollados por Gerardo Sanabria Balaguera, conductor del campero Nissan de placas IBD-332.

Testigos del hecho aseguraron que el accidente se habría producido por una falla mecánica o un posible exceso de velocidad del campero, teniendo en cuenta que las víctimas conducían a la orilla de una vía bastante amplia.

'A mi hijo le reventaron los pulmones, se le fracturaron las costillas y la mandíbula… él se alcanzó a levantar con la bicicleta aún en las piernas para pedir que lo ayudaran', relató su madre.

Antes de llegar al Hospital Regional de San Gil, a donde fue remitido, Javier Alejandro murió. Su amigo, quien también fue atropellado, se recupera de las heridas causadas.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad