jueves 10 de marzo de 2022 - 12:00 AM

Reclusos de Cómbita dedicados a la extorsión carcelaria serían trasladados a la Palogordo

Santander podría volver a revivir el terror de un delito que fue neutralizado hace unos años, luego de cobrar varias víctimas entre comerciantes, ganaderos, empresarios y funcionarios: se trata de la extorsión carcelaria.

Y no es para menos, si fue precisamente aquí, en Santander, donde se ‘gestó’ esta modalidad extorsiva que luego se propagó como un ‘virus’ por todos los centros penitenciarios del país.

José Mauricio Dorzan León alias ‘Labio’ o ‘El Ingeniero’, un criminal que purgaba condena en la cárcel de mediana seguridad Palogordo, en Girón, fue ‘la mente maestra’ que maquinó la manera de hacer billete estando tras las rejas.

Desde el patio 2 del centro de reclusión solo necesitó de un celular y acceso a Internet para ingeniarse la manera de extorsionar a personas con información que lograba averiguar previamente para poder usarla en su contra.

Junto con otros sujetos empezaron a ejecutar dos modus operandi.

La primera modalidad conocida como ‘tío tío’, es la más popular. Los delincuentes se hacen pasar por el sobrino de la víctima y asegurando que están pasando por una situación de extrema urgencia en la que necesitan un favor de dinero- que por lo general, son gruesas sumas-, logran generar presión psicológica en la persona y salirse con la suya.

La otra modalidad es identificarse como cabecillas de grupos armados, pero previamente consiguen bases de datos de sus víctimas, de las que obtienen nombres y documentos para hacer más creíble la extorsión o en otros casos, contactan gente de afuera para identificar a las ‘presas’ potenciales y buscar datos precisos de ellos o sus familiares. Luego llaman a pedir cuotas en apoyo a la causa de la revolución o dinero por la liberación de supuestos familiares secuestrados o retenidos.

Alias ‘El Ingeniero’ junto con otros nueve sujetos fueron sorprendidos en un exhaustivo operativo que realizó el Gaula en el 2015.

De acuerdo con las investigaciones, su accionar delictivo se extendió hasta Villavicencio, Meta, donde infundieron miedo en varias personas para cobrarles ‘vacunas’ a cambio de no atentar contra sus vidas. Por cada llamada cobraban entre $500 mil y $ 3 millones de pesos.

‘El Ingeniero’ luego fue trasladado a Cartagena donde se encargó de enseñar sus tácticas y fue consiguiendo más secuaces para seguir en sus andanzas.

Tres peligrosos extorsionistas de Cómbita llegarían a la Palogordo

Vanguardia pudo conocer, de manera extraoficial, que altos mandos del Inpec en Bogotá, habrían autorizado el traslado de tres reos que permanecen recluidos en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, Boyacá, la cual figura dentro de las dos más peligrosas junto con la de Valledupar.

Aún no es claro cuándo se realizaría dicho traslado, pero representaría un gran riesgo al poderse reactivar la extorsión carcelaria en el departamento. Según informó el periódico El Diario de Boyacá, en un operativo que se realizó en la cárcel de Cómbita, hallaron equipos de alta tecnología que superan a los de la Policía. De ese calibre criminal son.

Vanguardia averiguó que, a la fecha, en Santander, este delito no tiene gran influencia como tiempo atrás.

Con el desmantelamiento de la banda de ‘Labio’ en el 2015, se empezó a ver una reducción progresiva a partir de mediados del 2018. En los últimos años los casos no superan las cinco llamadas extorsivas y en lo que va del 2022 la cifra está en cero. Hay temor porque se desate de nuevo la ‘ola’ de extorsión carcelaria.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad