jueves 09 de abril de 2009 - 10:00 AM

Tres horas en las entrañas del Norte patrullando con la Policía

Un escuadrón de 60 uniformados que se movilizan en 20 motocicletas, un camión y dos patrullas, al mando del mayor de la Policía Metropolitana, William Quintero Salazar, patrulla las 24 horas del día, desde hace una semana, los lugares neurálgicos en materia de seguridad en la zona Norte de Bucaramanga.

 

El pasado martes en la noche un equipo periodístico de Vanguardia Liberal acompañó por tres horas al Escuadrón en sus patrullajes por el sector Norte de la capital santandereana.

Barrios como Comuneros, La Juventud, La Transición, La Esperanza, Villa Helena, Kennedy y Villa Rosa, donde hace dos semanas se presentó el homicidio de un hombre y una mujer, fueron revisados palmo a palmo por la Policía.

El operativo empezó a las 8:00 de la noche en el CAI la Virgen. Allí el Mayor dio las instrucciones para que los hombres a su mando cumplieran con rigurosidad la primera fase del plan, que consistió en la requisa y control a expendios clandestinos de sustancias alucinógenas.

A las 8:15 de la noche, los 60 policías parecían pocos para requisar y pedir antecedentes a las 100 personas que encontraron consumiendo y en posesión de marihuana y bazuco en la llamada ‘casa del humo’, ubicada en calle 5ª con carrera 17 del barrio Comuneros.

Pese a que este inmueble se encuentra sellado y en proceso de extinción de dominio por parte de la Dirección Nacional de Estupefacientes de la Fiscalía General de la Nación, los ‘jíbaros’ de la zona se las ingenian para ingresar.

Mujeres, hombres, menores de edad y ancianos fueron encontrados en la ‘casa del humo’ donde predominan los olores nauseabundos y las condiciones de abandono. Ellos acuden allí para consumir droga, prostituirse, pasar la noche, y esconderse de la Policía.

En ese lugar encontraron un kilo de bazuco y marihuana escondidos en zapatos, recovecos de la abandona edificación y hasta en peluches. 

Ver video: Una noche en las 'ollas´de Bucaramanga


Control en las calles


A las 9:00 de la noche el Escuadrón se tomó el barrio La Transición. Tras notar la presencia de los uniformados, decenas de jóvenes que a esa hora se encontraban en las calles corrían despavoridos.

'Porque estamos en Semana Santa la situación se calma un poco. Espere que bajemos a La Esperanza, allí si es complicado', dijo un policía.

Para evitar que nadie se escapara los uniformados hicieron un cerco y fueron llevando a cuanta persona encontraran en la calle, al parque del barrio La Esperanza.

Predominó durante la requisa la detención de jóvenes entre los 12 y 17 años con marihuana y cuchillos en su poder.

-¿Para qué carga ese cuchillo?, le preguntó un oficial a un adolescente de 13 años, quien además al notar la presencia de la Policía arrojó al pasto un pucho de marihuana.

-Para defenderme o ¿qué quiere? que me deje dar.
Esa noche, en tres horas, la Policía incautó 37 cuchillos y navajas que portaban, en su mayoría, menores de edad.

'Soy el presidente de la Junta'

A las 9:30 de la noche el despliegue de los uniformados se trasladó al barrio Villa Helena. Allí encontraron en el parque a un grupo de niños, jóvenes y adultos. Unos jugaban cartas, otros fútbol y hasta un adolescente de 13 años fue sorprendido mientras armaba un cigarrillo de marihuana en compañía de un niño de 9 años.

De pronto, mostrando algo de molestia e incomodidad, un hombre que se encontraba en el parque jugando cartas y que fue requerido para una requisa hizo una pregunta que dejó perplejo al propio mayor Quintero, ya que el contenido de la misma, lejos de mostrar reconocimiento por ver la presencia de las autoridades en su barrio, estaba cargada de enojo y amargura.

-Disculpe, ¿me puede decir con qué fin o para qué ustedes están haciendo estos operativos?
-¿Cómo por qué cree?, contrapreguntó el Mayor.

-Yo soy el presidente de la Junta del barrio y necesito saber, dijo el disgustado hombre.
-La Policía está en obligación de garantizar la seguridad y eso estamos haciendo, le respondió el Mayor.

Minutos después, cuando terminó la requisa, en forma jocosa uno de los patrulleros le pidió disculpas al presidente de la Junta por haberle interrumpido el juego de cartas. Lejos de mostrarse complacido por el operativo el hombre se retiró refunfuñando y volvió al juego.

'Hay un niño con un revólver'
Eran las 10:15 de la noche cuando la Central de Comunicaciones de la Policía reportó la presencia de un niño de 10 años que según la denuncia de la comunidad portaba un revólver calibre 38.

-Unidades del Norte por favor ubiquen a este menor que se encuentra en la zona de la quebrada, tengan en cuenta las medidas de seguridad, señaló el comunicado radial.

Minutos después el joven fue aprehendido con una pistola calibre nueve milímetros pero de juguete.

El acompañamiento del equipo periodístico de Vanguardia Liberal concluyó a las 11:00 de la noche con el registro a un billar y una taberna.

Las 20 motocicletas, el camión y las dos patrullas, continuaron hasta la madrugada de ayer, pasado revista por los diferentes barrios del Norte de la ciudad donde en lo que va del año han sido asesinadas 6 personas.

 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad