jueves 09 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Un hombre fue asesinado en Piedecuesta

El hombre le había llamado la atención al motociclista para que evitara hacer ruido y maromas peligrosas en el sector. Esto desató la ira del agresor, quien le disparó dos veces.

Mientras cientos de personas celebraban la tradicional Noche de Velitas, la familia de Néstor Alonso Bello Castellanos lloraba su muerte en Piedecuesta. Fue infame, absurdo, habría primado la ira y no la razón.

Ocurrió a pasadas las 9:00 de la noche en la diagonal 2W con calle 2C del barrio Portal del Talao.

Néstor se encontraba ‘cobijado’ por la tranquilidad de su hogar cuando fue sorprendido de forma abrupta por un molesto ruido.

Afuera, un sujeto a bordo de una potente máquina hacía peligrosas maniobras sobre la vía. Iba y venía mientras el motor ‘revolucionado al 100’ comenzaba a fastidiar a los vecinos.

Cansados por lo que pasaba, salieron a la calle para pedirle a aquel motociclista que se alejara del sector residencial. Néstor habría tomado la vocería. Todo no terminó ahí.

Aquel joven que exponía su vida en dos llantas reaccionó de manera violenta y arremetió contra todos. Después de varios insultos se retiró y lo que para muchos sería el final de una ‘pesada discusión’, resultó apenas el comienzo de la tragedia.

Minutos después cuando volvía la calma, aquel motorizado regresó y le propinó dos disparos mortales a Néstor.

Las balas se le incrustaron en el ojo derecho y el tórax. Fue un ataque salvaje.

Néstor se fue al piso; de inmediato sus seres queridos lo levantaron y trasladaron hasta el Hospital Local de Piedecuesta, pero Bello Castellanos, de 35 años, agonizaba.

Debido a la gravedad de las heridas, fue remitido hasta el Hospital Internacional de Colombia, HIC, donde se ‘apagaron todas las esperanzas’. Murió antes de la medianoche.

Lea también: Joven fue asesinado con arma blanca, en Piedecuesta.

Se desató la furia

Perplejos y confundidos por lo que acababa de pasar, los vecinos no dejaron que el agresor huyera, lo atraparon, lo desarmaron y quisieron hacer justicia por sus propias manos; sin embargo, la Policía hizo presencia para salvarlo de la golpiza, pero no del encierro.

Lo llevaron capturado y ahora debe responder ante la justicia por el delito de porte ilegal de armas de fuego y homicidio; sin embargo, nada pagará este infame crimen.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad