viernes 06 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Un joven de 16 años habría sido asesinado por su novia

Dos puñaladas en el pecho acabaron con la vida de un joven de 16 años, quien según las autoridades murió en medio de una riña que habría sostenido con quien fuera su novia, otra joven de 20 años.

El hecho de sangre se presentó ayer a la 1:20 de la madrugada en la carrera 17 con calle 23 del barrio Alarcón, en Bucaramanga. De acuerdo con la investigación que adelantan las autoridades, la víctima se encontraba en el sector consumiendo sustancias alucinógenas en compañía de su novia.

Al parecer y según la información suministrada por la Policía, al sitio habría llegado otra mujer con la que el hoy occiso se apartó a consumir marihuana.

Esto habría desatado la furia de la novia del joven de 16 años, quien de acuerdo con relatos que testigos le dieron a las autoridades, se acercó a donde estaba su novio y le propinó dos puñaladas en el pecho.

El joven herido alcanzó a caminar, pero ante la gravedad de las heridas se desgonzó frente a un camión de carga que estaba parqueado en el sector y murió.

A las 2:00 de la mañana, agentes de la Unidad Móvil de Criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, practicaron el levantamiento del cadáver, el cual trasladaron a la morgue de Medicina Legal.

Minutos después de que la Policía encontró el cuerpo sin vida del joven de 16 años, las autoridades desplegaron un amplio operativo para dar con el paradero de la responsable del crimen.

Tras entrevistarse con varios testigos del hecho, la Policía logró establecer que la presunta homicida había huido en un taxi, el cual minutos después fue ubicado por las autoridades.

Tras entrevistarse con el conductor del vehículo de servicio público, los uniformados llegaron a una vivienda del barrio La Concordia, donde el conductor del taxi aseguró haber dejado a la sospechosa del crimen.

En efecto, cuando la Policía llegó a la casa señalada por el taxista, la sospechosa abrió y accedió a acompañar a los policías para una verificación de datos.

La joven, quien según las autoridades era la novia del occiso, fue conducida a la Unidad de Reacción Inmediata, URI, de la Fiscalía, donde el fiscal de turno no la recibió, argumentado tras analizar el informe policial que durante el procedimiento de captura no hubo flagrancia, requerida en el Código Penal como norma para este tipo de casos.

'Estamos pendientes porque si en las próximas horas la joven no se presenta de manera voluntaria ante la Fiscalía, procederemos a solicitar la orden de detención contra la presunta homicida', indicó el brigadier general Yesid Vásquez Prada, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.


Hoy será sepultado

El joven muerto era natural del municipio de San Gil, Santander, y residía en el barrio Los Trinitarios, en Floridablanca, donde había cursado estudios hasta octavo grado. Los despojos mortales de la víctima son velados en la funeraria San Pedro y hoy serán sepultados en un cementerio del área metropolitana. Según los familiares del joven muerto, él tenía una hija de dos meses con su novia, la principal sospechosa de su asesinato. El bebé está bajo el cuidado de la familia de la joven. El occiso y su novia llevaban dos años de noviazgo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad