jueves 12 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Un muerto dejó ataque de sicarios en La Concordia en Bucaramanga

José David Pico Jaimes fue asesinado en su local comercial. Hasta allá llegó un delincuente, preguntó por la polarizada de la visera de un casco y le disparó. Hace 4 meses su hermano fue asesinado por equivocación en Piedecuesta.
Escuchar este artículo

Más que deseos de polarizar su casco de sicario, la intención del asesino que ingresó al local donde trabajaba José David Pico Jaimes, era dejarlo sumido en la ‘oscuridad’ por siempre.

La cotización que hizo fue solo un pretexto para tener a Pico más cerca, para no fallar, para dispararle a la cabeza con la certeza de que su tarea criminal estaría cumplida. Hace casi 4 meses, Sergio Andrés Romero Jaimes, hermano de José, fue asesinado en Piedecuesta.

El sicario lo engañó

A las 5:50 de la tarde del martes dos hombres en moto llegaron hasta la carrera 19 con calle 49, donde José David y un hermano tenían un local de estampados, calcomanías y polarizados. Mientras el conductor se quedó en la máquina, oculto tras un carro parqueado, el parrillero descendió y abordó a Pico Jaimes, quien estaba en la puerta. “Le preguntó por un polarizado para la visera del casco, él entró para mostrarle y el tipo se fue detrás, sacó el arma y le disparó. Dos tiros en la cabeza...”, contó un testigo.

Mientras el sicario corría, se montaba en la moto y junto con el cómplice escapaban por la calle 48, José David era auxiliado por sus familiares y otros testigos quienes lo trasladaron a la Clínica Chicamocha de La Rosita.

¿Por qué él?

El asesinato tomó por sorpresa no sólo a los familiares de José David, también a los comerciantes del sector, quienes aseguran que Pico era trabajador y nunca lo vieron en malos pasos.

Lo mismo indicó un familiar, quien explicó que no tenía problemas con la justicia, no le conocían enemigos, ni amenazas.

“Él no tenía problemas con nadie, nunca fue conflictivo. No tenía antecedentes, sólo se dedicaba a trabajar con el hermano”, añadió el allegado.

José David tenía una hija y es descrito como una persona alegre, responsable y cariñosa. Ahora su familia pide justicia, sumando otro dolor.

“Que no quede así, que se haga justicia y ubiquen a los responsables pronto. En las cámaras se ve cuando escaparon”, insistió el familiar quien explicó que ninguna de las personas que estaban en el local reconoció al asesino, quizá José tampoco, porque se confió, ingresó, le dio la espalda...

Según el más reciente informe de Medicina Legal, 39 de los 82 homicidios que ocurrieron en Bucaramanga entre enero y septiembre de este año, fueron cometidos con arma de fuego.

La muerte de su hermano

El 21 de julio de este año, Sergio y Bryan Romero Jaimes salieron de una audiencia de conciliación en la Comisaría de Familia de Piedecuesta, el

segundo pedía que lo dejaran visitar a su hijo.

Caminaron varios metros cuando Brayan Alexis Yépez Acevedo, (compañero sentimental de la exmujer de Bryan), llegó en una moto RX Roja, los abordó y les

disparó en cuatro oportunidades.

Los tiros hicieron blanco en el cráneo y abdomen de Sergio Andrés; a su hermano en una pierna y el brazo de una mujer que pasaba de casualidad. Fueron trasladados a un centro asistencial, pero Sergio murió la noche siguiente.

En septiembre, Yépez Aceveco fue capturado y enviado a prisión por homicidio agravado, porte ilegal de armas y tentativa de homicidio.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad