miércoles 04 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Un muerto y cuatro heridos dejó accidente en Coromoro

Serían las 5:45 de la tarde del pasado martes, cuando el vehículo de marca Lada, modelo 97 y de placas FTP 126, rodó por un abismo de 30 metros en el ramal que conduce a la vereda San José del municipio de Coromoro, Santander, exactamente en el sector conocido como Lagunetas.

En el interior del vehículo se movilizaba José Sacramento Peña Arias, de 56 años de edad, natural de Bucaramanga y quien perdió la vida de manera instantánea.

La víctima residía en el barrio Dangond de la capital santandereana y había llegado al municipio de Coromoro en compañía de su esposa, María Hilda Rivero, para visitar la finca ‘Puerta de Hierro’, de propiedad de su suegra.

De hecho, la madre de su cónyuge, Abelina Merchán, de 64 años de edad y ama de casa, resultó herida en el accidente, al igual que Luis Enrique Bernal, de 51 años.

Al interior del vehículo también viajaban María Hilda Rivero Merchán y su hermana Gladys.

Los heridos fueron atendidos inicialmente en el centro de salud de Coromoro y luego remitidos al hospital regional de San Gil al presentar cada uno trauma craneoencefálico leve.

Causas del accidente

Según el comandante de estación de esa localidad, subintendente Pedro Jesús Rivera, la primera hipótesis que se tiene sobre la causa del accidente es una posible  'falla mecánica', toda vez que se trata de un terreno empinado, 'muy crítico y con varias curvas'.

Hacia las 11:30 de la noche del pasado martes, personal del CTI arribó al lugar del accidente para realizar el levantamiento del cadáver.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad