jueves 04 de abril de 2019 - 12:00 AM

Una segunda oportunidad, tras un grave accidente de tránsito en Bucaramanga

A sus 17 años, Jhopser Damián Delgado Barajas logró ganarle una batalla a la muerte, luego de haber resultado herido en un accidente en la Curva del Diablo, en Bucaramanga. Hoy cuenta como este hecho le cambió la vida para bien.

Jhopser Damián Delgado Barajas era considerado por sus familiares como un joven rebelde y altanero. No le interesaban sus estudios, ni tampoco ocupaba su tiempo libre en actividades sanas, incluso había comenzado a consumir estupefacientes con el fin de encajar en un grupo social.

Hoy, cuatro meses después de un accidente de tránsito en el que este joven de 17 años libró una batalla contra la muerte, su vida ahora es otra y tiene más claro su futuro. Anhela culminar su bachillerato y enseguida estudiar alguna ingeniería para así enorgullecer a su mamá, Sol Danelly Barajas.

Le puede interesar: Ciclista herido en imprudencia vial en Bucaramanga continúa en estado de coma

Precisamente esta mujer, a pesar de pronósticos médicos que auguraban lo peor, nunca perdió la fe. Acompañó a Jhopser en los 28 días que permaneció en estado de coma en la UCI de la Clínica La Merced y en las tres intervenciones quirúrgicas a las que fue sometido.

Una temeraria práctica

Quizás la rebeldía y la altanería que caracterizaban a este adolescente antes del accidente, hicieron que tomara la decisión de vincularse a un grupo de jóvenes ciclistas que arriesgan permanentemente sus vidas en una osada práctica de colgarse a los vehículos de carga que se movilizan por las principales vías del área metropolitana.

El 3 de diciembre de 2018, Jhopser salió de su casa en el barrio Campo Hermoso y junto a otros cuatro jóvenes emprendió un viaje en bicicleta hasta el norte de Bucaramanga.

Como era costumbre, durante varios tramos del recorrido los ciclistas se colgaban a la parte trasera de vehículos de carga. Aproximadamente a las 2:00 de tarde, en la carrera 15 el joven perdió el control de su cicla y cayó, sin embargo, logró ponerse de pie rápidamente.

“Iba agarrado de la volqueta, y creo que fue por los pies que perdí la estabilidad y me fui de lado”, es lo poco que recuerda Delgado Barajas de aquella tarde.

A pesar de la caída, la cual quedó registrada en un video que se volvió viral en redes sociales, el menor continuó con su recorrido y tan solo uno metros adelante, en la conocida Curva del Diablo, en el norte de Bucaramanga, se presentó el hecho más grave.

“Yo bajaba a gran velocidad, iba a toda, cuando apareció una moto y no me acuerdo más”, agregó Jhopser.

Lea también: “Mató a mi hija porque no quiso seguir con él”: madre de venezolana asesinada en Bucaramanga

El ciclista colisionó de frente con una motocicleta que subía por la mencionada vía. El impacto fue tal que el menor, quien no llevaba casco ni ningún elemento de protección, quedó tendido en el pavimento con un trauma craneoencefálico severo, con exposición de masa encefálica. Jhopser no volvió a reaccionar. Entre tanto, el motociclista se dio a la fuga; solo dejó en el lugar una chancleta.

La noticia del accidente se propagó tanto por las redes sociales como por los medios de comunicación, hasta que llegaron a oídos de los familiares de la víctima.

“La primera en enterarse fue una hermana de él que está en Rusia. Buscaron datos de la familia y dieron con ella, luego los que estaban acá supieron. Yo estaba trabajando en San José del Guaviare (Guaviare) y allá no hay señal, después supe”, dijo Sol Danelly, la madre del joven.

Días críticos

Desde la fecha del siniestro vial hasta el 10 de enero del año en curso, Delgado Barajas permaneció internado en la UCI de la Clínica La Merced. Su estado de salud siempre fue crítico.

“Sufrió un trauma craneoencefálico severo, una astilla del hueso del cráneo le estaba perforando una capa del cerebro, donde le rompa ya no había nada que hacer. Su cabeza estaba muy inflamada. Los médicos no nos daban esperanza pero confiábamos en Dios”, expresó la madre.

La mujer agregó que su hijo fue sometido a “una traqueotomía y gastrostomía, esta última cirugía para que se alimentara por sondas”.

Fue hasta el 31 de diciembre de 2018, como si se tratara de un regalo de Año Nuevo, que Jhopser Damián finalmente despertó del coma profundo en el que se encontraba.

“Ese día llegamos a verlo y estaba dormido, cuando lo vi que abrió los ojos y me miraba fue algo increíble. Al principio no hablaba nada, pero sí nos conoció. Hacía ruidos para intentar comunicarse”, reveló la madre.

En los días posteriores, el adolescente de 17 años fue recuperando la movilidad y los sentidos, comenzó a hablar y a caminar. También empezó a pedir ciertos alimentos, como tinto o yogur. Finalmente, el 10 de enero fue dado de alta para que continuara su recuperación en la casa.

“Él todavía sigue en recuperación. Tiene un problema en la mandíbula y en los dientes. Quizás necesite otra cirugía, pero no tenemos recursos para eso”, aseguró Sol, quien agregó que la permanencia en el centro médico fue costeada por la EPS, dado que el motociclista jamás respondió con el Soat.

Mensaje para los jóvenes
Jhopser Damián, con su pausado tono de voz, al igual que sus pasos, envió un mensaje a la juventud santandereana para que ocupen el tiempo en cosas que realmente valgan la pena.
“Dejen de estar ocupando su tiempo en esas cosas tan peligrosas, jueguen fútbol u otros deportes más seguros. No expongan sus vidas colgándose a las mulas, solamente causan dolor a sus familiares”, expresó el afectado.
La vida de Jhopser dio un giro de 180 grados después del accidente, regresó a estudiar y está validando el grado décimo en las noches en el Colegio El Pilar.
“Yo antes creía que no debía estudiar, que aprendía de mecánica y trabajaba por ahí en eso; ahora quiero estudiar como una ingeniería y ser alguien para que mi mamá se sienta orgullosa”, concluyó, al tiempo que caminaba con ella de la mano por un parque de Campohermoso.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad