jueves 25 de abril de 2019 - 12:00 AM

“Yo siento que Amory sigue viva, está escondida en alguna casa”

Juan Guillermo Valderrama, el novio de Ilse Amory Ojeda González, reveló detalles de la desaparición y se defendió de las acusaciones lanzadas por los familiares de la extranjera.

Yo siento que Amory sigue viva, está escondida en alguna casa y le está ayudando a alguna familia necesitada. Quizás ella no se atreve a parecer porque le da pena que en Chile su familia le diga te lo advertimos”.

Estas fueron las palabras que Juan Guillermo Valderrama Amézquita, de 28 años, repitió ayer una y otra vez cuando los medios de comunicación le preguntaron sobre el paradero de su pareja, Ilse Amory Ojeda González, una ciudadana chilena que desapareció el pasado 29 de marzo luego de discutir con el joven.

27 días después de haberse originado este misterioso caso, el cual ha acaparado la atención de la opinión pública tanto en Colombia como en Chile, el señalado sospechoso afirmó que no atentó contra la vida de la mujer y está colaborando con la Policía para hallarla pronto.

Lea también. El perfil del joven santandereano, novio de la chilena desaparecida

“Yo siento que Amory sigue viva, está escondida en alguna casa”

La discusión

Juan Guillermo, oriundo de Puerto Parra, Santander, informó a Vanguardia que la última vez que tuvo contacto con Ilse Amory fue el 29 de marzo en un establecimiento comercial de la calle 60 con carrera 17, en Bucaramanga. Ella lo acompañaba a comprar unos materiales para la remodelación de la casa en donde la pareja se estaba quedando, en el barrio El Cristal Bajo.

“Íbamos a conseguir unos materiales, primero pasamos por una tienda. Puse mi celular en la mesa, me entró una llamada de una mujer (la estadounidense Becky Evans, con quien Juan mantenía otra relación amorosa), entonces ella se levantó muy enojada, despechada, con una cara de rabia, molesta, intenté detenerla, pero me manoteó y me dijo que la dejara en paz. Yo me devolví a pagar la cuenta y mientras me dieron el cambio se fue”, relató el joven.

Creyendo que quizás la chilena regresaría en unas horas al inmueble antes mencionado, Valderrama Amézquita dijo que se marchó a esperarla allá. “Pensé que se había ido para la casa (en el barrio El Cristal Bajo, sur de la ciudad), pero en la casa tampoco estaba. Supuse que por el dolor se había devuelto para Chile”, agregó el ciudadano colombiano.

Días después, el sospechoso expresó que se empezó a preocupar luego de que una nuera de la excarabinera chilena le manifestó que al país Austral ella no había llegado.

“Me fui para la URI, allá puse el primer denuncio, le saqué copias y los pegué por el sector donde estábamos, hablé con los vecinos. Luego nos entrevistamos con la Sijín e iniciamos la búsqueda así como va”, dijo Juan.

Ojeda González, según la versión de su pareja, tras la discusión se habría ido solo con 10 mil dólares que tenía en ese momentos (cerca de 35 millones pesos colombiano) y la ropa que llevaba puesta en ese momento.

“No se llevó el celular, la ropa, ni nada. Solo los dólares que tenía. En estos momentos está dolida y tiene dinero para aguantar un tiempo escondida”, agregó el hombre, quien insistió en que ella se encuentra escondida.

El triángulo amoroso

Ilse Amory descubrió que su novio sostenía una relación en paralelo con una mujer norteamericana: Becky Evans.

Durante el tiempo en que la estadounidense estuvo en Colombia, aproximadamente del 12 al 24 de marzo, Valderrama Amézquita dejó a la chilena en la finca de su padre en Curití, Santander, con la excusa que debía viajar a Bogotá a estudiar, pero en realidad iba a compartir con la otra mujer.

“Soy un hombre y cometo errores”... “Me siento culpable por mantener dos relaciones, porque uno no puede tener a dos mujeres, una total barbarie”, expresó el joven aceptando su infidelidad.

Lea también. Amplios operativos para buscar a la chilena desaparecida en Santander

“Pido perdón”

Consciente de que este engaño originó la desaparición de la ciudadana chilena, el joven de 28 años pidió perdón a ella, a su familia y hasta al pueblo chileno.

“Mi conciencia está tranquila e intranquila a la vez por no saber del paradero de ella por una de mis inmadureces. Mi única culpa es la infidelidad, por eso fue que ella tuvo el ataque de celos, se molestó y se fue. Ofrezco mis disculpas por haber intentado sostener dos relaciones a la vez”, sostuvo el señalado.

Con el fin de ayudar al hallazgo de la chilena, Juan Guillermo sostiene que ha colaborado con las autoridades colombianas con allanamientos voluntarios y está dispuesto a comparecer cuando lo requieran, inclusive a las autoridades chilenas.

Precisamente investigadores de la Sijín encontraron el celular de Ilse Amory y la ropa de esta en poder de su pareja. Estos elementos fueron incautados y hacen parte del proceso investigativo.

Lea también: Habla el novio de la chilena desaparecida en Santander

¿Hubo maltratos?

Alejandra Ojeda González, hermana menor de Ilse Amory, reiteró en múltiples entrevistas que el ciudadano colombiano maltrataba a su pariente y que por este motivo ningún familiar estaba de acuerdo con la relación.

“Yo siempre desconfíe de él, nunca tuve buenas vibras. Más aún cuando me enteré de unos episodios de violencia en contra de mi hermana, como lo fue la vez que le fracturó un dedo”, reveló Alejandra.

Sobre este episodio el acusado no dudo en decir que se trató de un juego: “Nos pusimos a jugar un juego de kung fu y se lastimó un dedo, luego intenté arreglarlo y le hice una mala fuerza, por lo que terminé lastimándolo”.

Y agregó que los familiares Ojeda González siempre han estado en contra de esta relación que sostenían, por la diferencia de edad y otros motivos.

Amory en Colombia

Vanguardia visitó el barrio El Cristal Bajo, localizado en un sector popular de Bucaramanga, en donde la extranjera permaneció gran parte de su estadía en este país.

“A ella le gustaba salir y darle de comer a los gatos, saludaba a las niñas. De resto se la pasaba era tomando y escuchando música. Casi la mayoría del tiempo la veíamos sola”, relató una vecina del sector, quien dijo que solo se enteró de la desaparición cuando los medios de comunicación propagaron la noticia.

Por su parte, Juan Guillermo concluyó diciendo que “en la casa la pasábamos muy bien, nos reíamos, nos gustaba tomar y fumar, lo que toda persona comparte, los carretes que llaman en Chile. Nosotros carreteábamos en la casa”.

$!“Yo siento que Amory sigue viva, está escondida en alguna casa”
Cronología de los hechos
5 de marzo:
La pareja llega a Colombia en un vuelo con la ruta Santiago de Chile - Medellín. Allí permanecen tres días.
8 de marzo:
Ilse y Juan visitan el municipio de Puerto Parra, Santander, para conocer a la mamá de este último.
9 de marzo:
Ambos llegan a la vivienda del barrio El Cristal Bajo, Bucaramanga, propiedad del padre de Valderrama Amézquita.
12 de marzo:
Viajan a una finca en Curití, Santander. Enseguida, Juan dice que tiene que viajar a una capacitación a Bogotá, pero después confesó que el verdadero motivo era verse con Becky Evans.
24 de marzo:
El joven llega de Bogotá. Al día siguiente retorna con su novia a Bucaramanga, alojándose nuevamente en el barrio El Cristal.
29 de marzo:
La pareja discute e Ilse Amory desaparece.
13 de abril:
Valderrama interpone el primer denuncio por la desaparición en la URI de la Fiscalía.
17 de abril:
Hombres de la Sijín entrevistan al joven e inicia la investigación rigurosa.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad